Un sector de los comunes critica la ambigüedad de Domènech y pide no votar

El colectivo de los 300 crítica la confusión de la pregunta de la consulta de Catalunya en comu sobre el 1 de octubre

Xavier Domènech, coordinador de Catalunya en comú, junto a Ada Colau en el mitin de la Diada.
Xavier Domènech, coordinador de Catalunya en comú, junto a Ada Colau en el mitin de la Diada.Joan Sanchez

Un sector de los comunes, el grupo promotor del manifiesto de los 300, está haciendo campaña favor de votar “no” en la consulta interna que está celebrando Catalunya en comú para dilucidar si deben implicarse en el 1 de octubre. La pregunta a debate es: ¿Catalunya en comú debe participar en la movilización del 1 de octubre? El sector, formado por miembros de las bases de Iniciativa y de Barcelona en comú, cree que la dirección aumenta la “confusión política” al identificar el referéndum como una protesta cuando en realidad, si se celebra, se acabarán contando votos.

Más información
La Diada visualiza la ruptura entre Pablo Iglesias y Podem
Colau recrimina a la Generalitat que deje fuera a la mitad de Cataluña
La indefinición sobre la consulta desdibuja el futuro del partido de Colau

La consulta interna, de carácter telemático, empezó a celebrarse ayer y concluirá mañana. Los resultados se divulgarán el viernes y reflejarán la correlación de fuerzas de un partido muy plural y dividido ante la postura que debe adoptar ante el referéndum. El grupo de los 300 surgió en julio al difundir un manifiesto titulado Yo no iré a votar, que ha sido actualizado tras la aprobación de la ley del referéndum y la de la desconexión. El texto original trascendió después de que el grupo se sintiera desconcertado con la postura de la dirección: la coordinadora decidió en julio no apoyar el 1 de octubre aunque sí respaldar las movilizaciones en favor de avanzar “el derecho a decidir”. Horas después sus dirigentes, empezando por Xavier Domènech y la portavoz Elisenda Alamany, mostraron su disposición a ir a votar.

El colectivo dice que ha reunido 700 firmas con la versión actualizada del manifiesto, que arremete contra el plan de Junts pel Sí. “Tenemos que ser consecuentes. [EL 1-O] es una justificación no homologada democráticamente para tirar adelante el procés, la DUI, la desconexión y el encontronazo suicida contra el muro del Estado”. El grupo está haciendo campaña por el no con un mensaje que ha enviado a sus afines. Su postura se basa en tres ejes: que no se debe incrementar la “confusión política” yendo a votar a votar a un referéndum diciendo que es una movilización; segundo, que no se puede ignorar que ir a votar es colaborar “activamente” con “la hoja de ruta de los convocantes del referéndum”; y, tercero, que no deben tener “miedo” de demostrar su opinión en una consulta en que tanto el como el no son opciones igualmente legítimas. “Por eso”, dicen, “te animamos a votar no y a hacer campaña activa en tus espacios”.

Otro grupo de ICV apoya la movilización

À. PIÑOL

Otro grupo de militantes de Iniciativa ha elaborado un manifiesto pidiendo el sí. El texto lo firman, entre otros, los diputado Josep Vendrell y Jaume Moya y la senadora Sara Vila (En Comú Podem) o Jaume Bosch, exdiputado y miembro del Pacto nacional por el referéndum. El documento sostiene que el referéndum no reúne las garantías democráticas para ser vinculante pero señalan que la "actitud reaccionaria y represiva del PP merece una respuesta contundente (...) Al día siguiente del 1-O, seguiremos trabajando para lograr el referéndum que Cataluña merece".

Los comunes acordaron en julio celebrar una consulta a la militancia para consensuar la posición final del partido. a consulta en el futuro a los afiliados. José Luis Atienza, coordinador del grupo federal de ICV y uno de los promotores del manifiesto de los 300, cree que ya no se debería haber convocado porque el referéndum es unilateral e incumple las garantías que aprobaron los comunes en su asamblea fundacional del 8 de abril, esto, es que fuera efectivo, con garantías y reconocimiento internacional. Atienza agrega, además, que genera confusión hablar de “movilización” y no de referéndum. “Es que no es una movilización. Hay urnas. Se le podría llamar consulta”, agrega.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Acosado por las críticas de los independentistas y de PP y Ciudadanos, Catalunya en comú ha apurado al máximo su posición final. En su espacio, conviven desde el sector de los 300 — que cuenta con el apoyo de Eulàlia Vintró, Marc Bertomeu, exlíder de Podem Barcelona o el ex secretario general de CCOO José Luis López Bulla— y otro partidario del sí y de la independencia. Jaume Asens, teniente de alcalde de Barcelona, divulgó que votará sí. Atienza lamentó que el discurso del diputado Joan Coscubiela, muy celebrado por los contrarios a la secesión, apenas ha tenido impacto en el seno del partido. “Cuando pasa eso, es que la organización tiene un problema”, afirma.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS