Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escuela pública lidera la vuelta a las aulas

La demanda de centros públicos se consolida con 124 grupos nuevos

Alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.
Alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.

El curso escolar arranca hoy en Cataluña con más docentes en las aulas y un protagonismo en alza de la escuela pública. Los centros de primaria y secundaria contarán este año con 71.175 maestros y profesores, un 7% más que en el curso pasado. Además, la demanda al alza de plazas en centros públicos se consolida con 124 grupos más que el año pasado: 52 más en el primer curso de educación infantil (P3) y otros 72 en primero de ESO. La escuela concertada, que este año abrirá 41 grupos nuevos, acogerá al 32,5% del alumnado (el año pasado era el 33%).

Pese a la bajada de alumnado en casi todas las etapas (excepto secundaria, que aumenta en 18.000 alumnos), el Departamento de Enseñanza ha abierto más aulas “para bajar las ratios”. La más beneficiada es la escuela pública, que dispondrá este curso de 2.191 grupos de P3 y otros 1.867 en primero de ESO; en total, 124 más que el año pasado. La concertada, por su parte, tendrá 953 aulas en P3 y 968 en el primer curso de la ESO, esto es, 41 grupos más que el año pasado.

Con este saldo positivo de aulas abiertas, Enseñanza calcula que la ratio de alumnos en P3 bajará ligeramente de 21,7 alumnos por clase el curso pasado a 21,03 este año. La evolución de la ratio en primero de ESO también pasará de 28,4 estudiantes por clase a 27,7, según las estimaciones del Departamento.

El incremento de docentes que se ha producido este año también favorecerá la bajada de la ratio de alumnos por docente (12,9 por profesor en infantil y primaria y 10,6 en ESO y bachillerato). Los centros de primaria y secundaria contarán este año con 71.175 maestros y profesores, un 7% más que en el curso pasado. El Govern, que pretendía ampliar las dotaciones en 2.011 docentes, terminó claudicando ante las demandas de la CUP y la comunidad educativa en la negociación de los Presupuestos —de que se aprobaran dependía la convocatoria del referéndum— e inyectó 140 millones más a las cuentas de Enseñanza, que se tradujeron en 3.500 docentes más.

Con estas dotaciones adicionales se supera este curso el número de profesores que había antes de la crisis (70.726 docentes). De los nuevos profesores, 800 forman parte de la bolsa de sustitutos, 463 se incorporan para atender el incremento de alumnos, 200 para la escuela inclusiva y 350 para reforzar centros de alta complejidad. Más de 2.500 profesores entrarán a la rueda para compensar la reducción de una hora lectiva. Durante la negociación de los Presupuestos, la Generalitat también se comprometió “a tomar en consideración” la rebaja de la segunda hora lectiva que demandaban los sindicatos, aunque, eso sí, a partir del curso 2018-2019.

Este nuevo curso arrancará también con 15 nuevos centros escolares, aunque 11 de ellos serán en módulos prefabricados. De hecho, pese al balance positivo que hace Departamento sobre el inicio de curso, el número de barracones en los que se imparte clase, uno de los temas más controvertidos cada año, vuelve a crecer. Si el año pasado se cruzaba la barrera psicológica de los 1.000 módulos prefabricados (había 1.011), este curso serán 1.017. El Departamento matizó, no obstante, que dos centros que estaban en barracones ya están en construcciones fijas y otros han pasado a espacios reconvertidos en centros escolares.

Los retos del curso


Pese a la “valoración positiva” que comulgan, por primera vez desde el inicio de la crisis, Departamento y sindicatos, todavía quedan muchas cuestiones pendientes a resolver este curso. Por ejemplo, el decreto de la escuela inclusiva, que está “a punto de aprobarse”, según Enseñanza y ordenará las medidas de atención educativa y continuidad formativa del alumnado.

En el tintero también queda el decreto que regula los comedores escolares, una controvertida actualización de la norma que ha levantado suspicacias en toda la comunidad educativa.

En cuanto a las becas comedor, el Departamento confirmó que, como el año pasado, la bolsa para solicitar esta prestación permanecerá abierta todo el curso. Por orden del Parlament, Enseñanza flexibilizó el acceso a las becas comedor rebajando los criterios e implantando progresivamente el baremo del umbral de riesgo de pobreza, que permitiría, según el Govern, cubrir a 12.000 beneficiarios más. Falta saber si este año el Departamento continuará con esa progresión anunciada y rebajará, hasta alcanzar el umbral de la pobreza, el acceso a estas prestaciones.

Las cifras del inicio de curso

Alumnos. Hay 1.562.780 alumnos matriculados, 2.700 más que el curso pasado.

Menos en P3 y más en ESO. El número de estudiantes cae en todas las etapas educativas excepto en la ESO, que crece en 18.000 alumnos.

Matrículas públicas. El 66,1% de los estudiantes están matriculados en centros públicos. Se trata de un aumento con respecto al año pasado (65%).

Más grupos. Pese a la caída de la natalidad, el Departamento aumenta grupos en la escuela pública y la concertada para reducir las ratios. Este curso habrá 124 aulas más en los centros públicos y 41 grupos más en los concertasdas.

Ratios. El número de alumnos por clase pasa de 21,7 en P3 a 21,03. En primero de ESO pasa de 28,4 a 27,7, según estimaciones de Enseñanza. 

Más docentes. Habrá 71.175 profesores, un 7% más que el año pasado.

Escuelas nuevas. Este curso habrá 15 centros nuevos, 11 de ellos en módulos prefabricados.

Barracones. Los módulos prefabricados siguen al alza y pasan de 1.010 el curso pasado a 1.017 este año.