Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se derrumban dos balcones del cuartel de la Guardia Civil de San Lorenzo de El Escorial

La Asociación Unificada había denunciado su estado ruinoso hace más de dos años

Estado en que quedaron los balcones tras el derrumbe.
Estado en que quedaron los balcones tras el derrumbe.

Dos de los balcones de la casa cuartel de la Guardia Civil en San Lorenzo de El Escorial se han venido abajo esta semana, sin que se produjeran heridos. Los daños materiales afectaron a una parte del edificio, que presentaba ruina desde hacía más de un año, según denunció la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), que ha denunciado el lamentable estado del inmueble y la falta de respuesta por parte de la dirección del cuerpo. Fuentes de la Comandancia del instituto armado en Madrid informaron de que la zona estaba acotada y que ya se había aprobado el presupuesto para su reforma cuando se vino abajo.

Para la AUGC, este derrumbe representa un ejemplo del lamentable estado en el que se encuentra los edificios de la Guardia Civil en la región madrileña y que necesitan inversiones urgentes para evitar situaciones de riesgo tanto para los agentes como para los usuarios y visitantes de los mismos. Este colectivo lleva años denunciando esta situación sin que se hayan tomado medidas para solucionarlo y han elaborado detallados informes que han remitido a la Dirección General de la Guardia Civil para que tomara medidas al respecto.

Los dos balcones de la casa cuartel, situada en la calle de Monte del Fraile, 8, se vinieron abajo pese a que ya se había expuesto el estado de ruina que presentaba parte del edificio hace más de un año. Según la AUGC, la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, a pesar de tener conocimiento desde entonces de que existía peligro de derrumbe de dichos balcones, no ha hecho nada al respecto en todo este tiempo.

Caída de ladrillos

La denuncia partió hace dos años cuando se produjeron los primeros desprendimientos de ladrillos hace unos dos años, según recuerda el colectivo profesional. En aquella ocasión, acudieron los bomberos al lugar, en donde informaron a los guardias civiles que habitaban el pabellón (nombre que reciben las casas cedidas a los agentes) de que el estado de estos era ruinoso y de que corrían peligro de derrumbe.

Hace un año, los problemas del inmueble se volvieron a repetir y los moradores de las viviendas se quejaron ante la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid de la situación del edificio. Según el sindicato del instituto armado, la única actuación que se llevó a cabo fue acotar con una cinta el espacio de los balcones para que nadie pasara por debajo.

“Como era de esperar, los balcones han cedido por fin, derrumbándose el superior, llevándose en su caída también al inferior. Aunque, por fortuna, no ha habido que lamentar ningún daño personal, para la AUGC en Madrid es inaceptable que los guardias civiles tengan que vivir con la inseguridad que supone habitar un pabellón ruinoso sin que la jefatura del cuerpo haga nada por solucionarlo”, se quejan desde este colectivo profesional.

“Lo más grave del asunto, y como ya ha denunciado AUGC en reiteradas ocasiones, es que el de San Lorenzo de El Escorial no es el único caso de pabellón o cuartel en malas condiciones y cuya reparación se deja en suspenso durante años. En muchas ocasiones, son los propios guardias civiles que habitan en ellos los que se encargan de pagar de su bolsillo las reparaciones, ante la impasividad de la jefatura del cuerpo”, añaden fuentes de este colectivo.

El sindicato del instituto armado critica que esto resulta “más sangrante”, sobre todo, si se compara con “la adjudicación a dedo” hace unos meses de un piso de la Guardia Civil al Director de la Dirección General de Tráfico (DGT), en el que se pensaban invertir más de 50.000 euros. “Esto resulta aún más llamativo cuando los guardias civiles que realizan una labor de servicio al ciudadano se encuentran viviendo en condiciones vergonzosas”, critican desde AUGC.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid confirmaron que tienen conocimiento del estado que presentaba el edificio de San Lorenzo de El Escorial desde finales de noviembre de 2016. Este organismo abrió un expediente sobre el estado de ruina que presentaban los dos balcones que ahora se han derruido. “Al no tener partida presupuestaria para abordar la obra, se procedió a acotar la zona para evitar que pasasen personas que pudieran resultar lesionadas en caso de desprendimientos o de derrumbe”, explican desde el instituto armado en Madrid. “Cuando se ha derrumbado, ya estaba aprobado el presupuesto para abordar la remodelación”, añaden.