Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Patrimonio

El paseo del Prado revive con el rescate de la fachada del Botánico

Recobrados la bancada y el zócalo bicentenarios del vergel madrileño, cuya Puerta Real, reservada a los Reyes, será abierta al público

Reparaciones de la valla del Jardín Botánico de Madrid. Ampliar foto
Reparaciones de la valla del Jardín Botánico de Madrid.

El paseo del Prado, axial bosque urbano madrileño, asiste a la culminación de las obras que han rescatado gran parte del llamado canapé del Jardín Botánico. Se trata de una bancada de piedra de dos siglos y medio de antigüedad y hasta 280 metros de longitud, que jalona la fachada principal del vergel madrileño, frente al andén del Paseo. La hilera continua de bancos, considerada entre las de mayor longitud de Europa, permanecía soterrada desde el pasado siglo a 50 centímetros de profundidad junto a su zócalo, también pétreo. Ahora, una y otro han sido hechos aflorar y recobrados, de manera que conservan su disposición bicentenaria y podrán ser asentados por el público.

Del mismo modo, ha sido tratada y restaurada el enrejado tolosano de hierro que guarece la bancada, erguida entre columnas de granito y caliza a lo largo del perímetro del jardín, donde permanece desde finales del siglo XVIII. En cuanto a la Puerta Real del Jardín Botánico, llamada de Carlos III, que mira al paseo y a Poniente, y que históricamente solo se abría al paso de la Familia Real, ha sido adecentada, readoquinada la placita que la precede y eliminado un enorme taquillón que la afeaba; bajo este andén discurre una galería abovedada de servicios que en su día albergaba el alcantarillado del paseo. La gran cancela neoclásica, rematada por un frontón triangular techado de plomo y flanqueada por dos puertas laterales y dos garitas, será de acceso al público, explica Jesús Muñoz, Director del Real Jardín Botánico, trazado por Francisco Sabatini y realizado por Juan de Villanueva por encargo del rey Carlos III.

La inversión prevista fue de 995.000 euros costeados por el Ministerio de Fomento, un 75%, procedente del 1,5% cultural y por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que regenta el Botánico, que aportó la cuarta parte restante. El coste real frisa los 800.000 euros. La idea se hallaba inscrita en el Plan Especial Recoletos-Prado redactado por Álvaro Siza, Juan Miguel Hernández de León y Fernando de Terán, así como los también arquitectos Carlos de Riaño y José Miguel Rueda, que han dirigido este proyecto. Ambos explican lo realizado por la constructora Ruiz Cubedo, con piedra de la cantera extremeña de Quintana de la Serena y la labor de forja de Benito Hermanos, de Humanes (Madrid).

Comoquiera que el paseo del Prado declina a lo largo de la fachada del Jardín Botánico, Riaño ha dispuesto el trazado de una rigola o canalillo para desaguar el andén recién abierto, clausurado por obras desde el verano pasado; si bien estas iban a finalizar en diciembre de 2016, su culminación se ha prolongado hasta ahora. “Hemos tenido que vencer una diferencia de cota de hasta 50 centímetros a lo largo de unos 200 metros en codo, desde la plaza de Murillo hasta la puerta de Carlos III, tras levantar el recubrimiento que escondía el zócalo histórico y el canapé de la bancada”, explica Carlos de Riaño. “Todo se veía alterado porque a los pies del canapé ahora recobrado desaguaba el Paseo, que erosionaba la piedra y el metal”, añade. “Ahora, una vez solado y recompuesto este espacio, embellecido por bancos de madera diseñados por Álvaro Siza, podrá contemplarse desde el paseo el interior del Botánico, anteriormente cegado y aislado por el peto de una línea de arbustos; la nueva disposición invitará a visitarlo”, afirma.

“El trazado de la reja bicentenaria corregía la declinación del paseo del Prado, de modo que las pilastras que la jalonan no forman ángulos rectos”, cuenta José Miguel Rueda. La verja muestra impactos de bala, quizá procedentes de la Guerra de la Independencia. “La caliza del basamento ha sido igualmente tratada”, agrega Rueda. Ahora quedan 150 metros más de verja por restaurar, desde la puerta Real hasta la glorieta de Carlos V o de Atocha.

Detalle curioso, la localización de una especie de peto metálico de hierro que en su día estuvo en este mismo emplazamiento del Botánico y que en fecha desconocida fue desmontado, sería trasladado al parque del Retiro, cuyo Estanque Grande hoy circunda.