Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El letrado mayor del Parlament desautoriza el referéndum unilateral

Bayona dice que "en un contexto tan hostil no se podrán cumplir los requisitos mínimos exigibles"

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras anuncian el nuevo Gobierno.
Carles Puigdemont y Oriol Junqueras anuncian el nuevo Gobierno. EL PAÍS

El independentismo ha recibido este jueves otro revés de la mano del letrado mayor del Parlament, Antoni Bayona, quien en un extenso artículo cuestiona el referéndum de independencia, advierte de sus consecuencias y rebate el argumento de Junts pel Sí y la CUP del “principio democrático” para justificar el 1 de octubre. Bayona censura que los secesionistas ignoren al Tribunal Constitucional y los principios del Estado de derecho.

El letrado mayor del Parlament es el responsable de los servicios jurídicos de la Cámara. No es la primera vez que Antoni Bayona marca distancias con la legalidad de las actuaciones del independentismo. Sin embargo, nunca había sido tan claro como en el artículo publicado en el último número de la Revista catalana de dret públic, en el que pronostica el desenlace jurídico del referéndum. “En un contexto tan hostil puede tener consecuencias en cuanto al reconocimiento de sus efectos en el ámbito interno y externo, ya que parece evidente que no se podrán cumplir los requisitos y los estándares mínimos exigibles a un procedimiento participativo como este”.

Bayona fundamenta su afirmación en el reciente informe de la llamada Comisión de Venecia del Consejo de Europa, en el que se advierte de que las sentencias de los tribunales constitucionales tienen carácter vinculante y han de ser “respetadas por todos los poderes públicos”.

Y el Tribunal Constitucional, recuerda Bayona, dictó el 10 de mayo otra sentencia en la que insiste en que los referéndums territoriales han de referirse a “cuestiones de competencia autonómica y no puede plantear cuestiones resueltas en el proceso constituyente, que quedan reservadas a la decisión de los poderes constituidos”. Es decir, que no cabe en la Constitución actual un referéndum de independencia.

“No dejan de ser unas elecciones autonómicas”

El letrado mayor advierte en su artículo de que las elecciones del 27 de septiembre de 2015 “no dejan de ser unas elecciones al Parlament de Cataluña, a pesar del carácter plebiscitario que se le quisieron dar” y que eso no basta para seguir justificando la vía de la unilateralidad si no se llega a celebrar el referéndum o se hace sin garantías. En su opinión, la actuación del Parlament con la estrategia independentista “no se puede decir que haya sido plenamente coherente a lo largo de esta legislatura”. Prevalece, dice Bayona, “la posición táctica de dejar abiertas diversas opciones”, ente ellas la convocatoria unilateral del referéndum y la aprobación de las leyes de desconexión, a las que atribuye “inconvenientes y debilidades”.

Bayona se refiere al “principio democrático” que esgrime a menudo el independentismo para legitimar el 1 de octubre, pero matiza que ese camino “se enfrenta a obstáculos difíciles de superar”. El primero, la jurisprudencia del Constitucional, que permite al Estado defender la legalidad de la Carta Magna. El segundo, los continuos vaivenes que ha tenido el independentismo en los últimos meses, “que pueden debilitarlo en un escenario de ruptura y conflicto”. Y el tercero, el previsible “escenario tan hostil”.

El artículo censura que el proceso independentista haya relativizado el principio de legalidad. Ese es uno de sus “problemas principales”, dice, y el origen del actual conflicto institucional porque se “relegan a un segundo plano los fundamentos del Estado de derecho”. Bayona añade que la situación se agravó al aprobarse en el Parlament la resolución del 9 de noviembre de 2015, sobre el inicio del proceso constituyente en Cataluña en la que se anuncia que se desobedecerá al Tribunal Constitucional.

El jefe de los letrados del Parlament considera que la Cámara ha actuado con “una cierta indefinición que se hace especialmente evidente en las últimas resoluciones”. Así, recuerda que de la vía unilateral de desconexión “sin necesidad de consulta previa a los ciudadanos” y basada en los resultados electorales de 2015 (72 diputados independentistas de un total de 135) se ha pasado al escenario del 1 de octubre en el que el referéndum se plantea como “determinante”.

Bayona advierte de que si el referéndum no se puede celebrar y las instituciones catalanas no renuncian a seguir la vía unilateral y proclaman la independencia, ese escenario “llevaría el conflicto existente con el Estado y con el Tribunal Constitucional a una nueva dimensión política y jurídica de resultados inciertos, ya que significaría una rotura del marco político y social en el que se fundamenta el Estado”.

Carles Puigdemont restó importancia a las opiniones de Bayona y aseguró que hay “gran cantidad de textos de expertos que dicen lo contrario”

Más información