Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau dice que Barcelona “pondrá todas las facilidades” para que se vote el 1-O

La alcaldesa aseguró anoche en Facebook que el referéndum tiene "toda la pinta de ser una consulta hecha con prisas"

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aseguró ayer que el Ayuntamiento está comprometido con el “derecho a decidir” y que el 1 de octubre “pondrá todas las facilidades para que esta movilización se produzca con el máximo éxito posible, como ha hecho siempre, en las Diadas o el 9-N”. Pese a que el Consistorio barcelonés, donde el partido de Colau gobierna con el PSC, ha dejado claro que no hará nada que el secretario municipal considere ilegal, la alcaldesa afirmó que Barcelona participará “en lo que sea”, tanto si es una movilización como si se consigue “un referéndum efectivo”.

Colau respondió de forma genérica y sin concretar. No habló de urnas, ni de colegios electorales, ni de si la convocatoria es legal o ilegal ni del papel de los funcionarios. Y no bajó al detalle escudándose precisamente en que no hay concreción por parte del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ni convocatoria oficial del referéndum, ni ningún requerimiento al Ayuntamiento.

La alcaldesa tampoco respondió explícitamente cuando se le preguntó si acudirá a votar. Defendió que su “predisposición a participar en convocatorias es de sobra conocida y clarísima”. Y señaló que ha participado en movilizaciones por el derecho a decidir en la Diada y que acudió a votar el 9-N.

Colau interrumpió ayer su baja por maternidad para participar en la presentación del Observatorio Metropolitano de la Vivienda. Y no pudo eludir responder al chaparrón de críticas que su partido, Catalunya en Comú, ha recibido este fin de semana después de fijar una posición oficial ante el referéndum. El sábado el partido aprobó su participación en el 1-O al considerar esa cita como una movilización más a favor del derecho a decidir, aunque rechaza que sea un referéndum vinculante y con garantías.

Dudas ante la convocatoria

La alcaldesa defendió las dudas que expresa su partido ante el referéndum que impulsa la Generalitat. “Apoyaremos porque hay que dar respuestas democráticas, pero expresando dudas de si será un referéndum efectivo, que anime a toda la ciudadanía a votar y no solo a una parte”, admitió. Colau siempre ha defendido que al referéndum deberían verse llamados tanto los ciudadanos independentistas como los que no lo son, de modo que debería haber tanto campaña por el como por el no.

Colau empleó otro argumento para defender la posición de Catalunya en Comú: “Somos espacios soberanistas y siempre hemos defendido y nos hemos movilizado por el derecho a decidir. Siempre hemos dicho lo mismo, que Cataluña necesita un referéndum efectivo, no nos hemos movido ni un milímetro y con este compromiso trabajamos”. “Simplemente hemos dicho que con la información que hay tenemos dudas de que pueda ser efectivo”, añadió. De ahí que el actual posicionamiento de su partido sea una “opinión provisional”. Es decir, que la formación irá definiendo su posición a medida que el Gobierno catalán concrete su iniciativa.

Durante el fin de semana, los comunes han recibido críticas. Anoche Colau trató de contestarlas a través de su página de Facebook. La alcaldesa lamentó que el 1 de octubre tenga "toda la pinta de ser una consulta hecha con prisas" y acusó a sus promotores de "engañar a la gente, presentando como sencillo algo que objetivamente es complejo y difícil de conseguir". "Es legítimo dudar. Es legítimo no aceptar planteamientos binarios. A mí no me preocupa que el 'referéndum' sea 'unilateral' con respecto al Gobierno del PP. Pero sí me preocupa que sea unilateral respecto a la mitad del pueblo que tiene derecho a decidir", sostuvo la alcaldesa.

Desde los partidos independentistas, el PDeCAT consideró que Colau se abre a facilitar la votación “por arrastre y no por convicción”. ERC aseguró que el electorado de los comunes acudirá a votar el 1 de octubre y en buena parte para apoyar el a la independencia. En cambio, para Inés Arrimadas, de Ciutadans, no es “ninguna sorpresa” que Colau facilite el referéndum.

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, afirmó que Colau “incurrirá en una irresponsabilidad” si facilita la votación. Por su parte, el PSC, socio de gobierno de Colau, pidió “claridad” a Catalunya en Comú para que la ciudadanía sepa qué defiende.