Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

10.000 voces claman “respeto a cualquier forma de amar” en el Orgullo de Valencia

Bajo el lema ‘Exigimos un mundo libre para ser como somos’, la cita reivindica una ley estatal contra la LGTBfobia

Orgullo Gay 2017
Manifestación del Orgullo Gay en Valencia. EFE

Ser persona LGTB (lesbiana, gay, transexual, bisexual) está castigado por ley en cerca de 80 países. En nueve de ellos con pena de muerte. Es uno de los datos que pone sobre la mesa la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales y que evidencia que 40 años después de la primera manifestación del Orgullo en España, “todavía quedan muchas cosas por hacer” para “disfrutar de la plena igualdad y la no discriminación”. También en la Comunidad Valenciana, advierten. A pesar de contar ya con una ley que ampara los derechos de las personas transexuales.

Este sábado y con las calles de Valencia como escenario, alrededor de 10.000 voces –según fuentes próximas a la organización de la Manifestación del Orgullo LGTB consultadas por EL PAÍS- han clamado “el respeto absoluto a cualquier forma de amar, mostrarse y ser” como única vía posible de defensa de los derechos humanos. Así lo han declarado desde el colectivo Lambda, la plataforma convocante. Sin querer enrocarse en un discurso excesivamente pesimista, porque “la situación mejora”, insisten: “No se puede olvidar a la gente que pierde la vida y la libertad por amar libremente".

La cita, convocada bajo el lema Exigimos un mundo libre para ser como somos, ha congregado en Valencia a ciudadanía, asociaciones de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales, entidades sociales, partidos políticos y sindicatos. Entre los representantes políticos ha estado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para quien el de este sábado es “un día de libertad, un día de alegría enorme por la recuperación poco a poco de los derechos perdidos”. También se ha sumado la vicepresidenta y consejera de Igualdad, Mónica Oltra, que ha apelado a la recién aprobada Ley Trans, que ahora toca “desplegar completamente”; la titular de Sanidad, Carmen Montón o la alcaldesa en funciones, Sandra Gómez.

La marcha del Orgullo ha recorrido las calles Colón, Xàtiva y Marqués de Sotelo hasta la plaza del Ayuntamiento desde su arranque a ritmo de batucada en la Porta de la Mar para “dejar patente la voluntad del colectivo LGTB y de todas las personas que lo apoyan de reafirmar el compromiso con la defensa de la democracia y de los derechos humanos”.

Una bandera gigante con los colores del arcoíris ha coronado la manifestación, que ha llamado a “acabar con el miedo” entre el colectivo LGTB en un año especialmente significativo por la celebración del World Pride en Madrid y la conmemoración de los 40 años de Orgullo en España desde la primera marcha en Barcelona. Todo ello, además, en un momento, aclaran desde Lambda, en el que a los recientes ataques sufridos en España por el colectivo transexual se suma “el recrudecimiento de la situación internacional y la dejadez del Gobierno estatal en cuanto a las personas refugiadas LGTB”. En esta línea, han dejado claro en que no se consentirá “ningún retroceso legal” y que se continuarán denunciando aquellas situaciones de injusticia social contra el colectivo.

El Orgullo ha quedado plasmado en pancartas como Las identidades trans no son una enfermedad. Despatologización ya. La transfobia mata; Antes de los 18 también existimos; o En nuestros países nos condenan. Derecho al asilo por orientación sexual e identidad de género. Junto a ellas, también se han visto pequeñas ‘senyeras’ con los colores del arcoíris.

“El movimiento LGTB es un movimiento abierto, respetuoso y libre que pide respeto y que trabaja, al mismo tiempo, denunciando las muestras de intolerancia y LGTBfobia”, ha expuesto la coordinadora general de Lambda, Fani Boronat. Ha reconocido que se ha avanzado “muchísimo” desde el primer Orgullo donde “se penaba a las personas por ser LGTB”. “Cada año, la sociedad española, y también la valenciana, está más a favor de estos derechos, pero tenemos que seguir luchando”, ha reivindicado.

Desde la asociación comentan que aunque la Comunidad Valenciana “ya cuenta con una ley que ampara y garantiza los derechos de las personas transexuales, queda casi todo para hacer”. Han pedido más atención para “los sectores más vulnerables dentro del colectivo como, por ejemplo, las y los menores y adolescentes, la gente mayor o las personas refugiadas”.

El recorrido por el centro de Valencia, que ha combinado a partes iguales el tono reivindicativo y el ambiente festivo e inclusivo, ha concluido en la plaza del Ayuntamiento, sede de la fiesta oficial del Orgullo LGTB, con las actuaciones de Roser, Sonia Madoc, Soraya Naoyin, Fruela, Yeyo, Lara Sajén, DJ Flote u Oscar Liv. La fiesta ha ido precedida de la lectura del manifiesto por parte de Lambda, centrado en exigir una ley estatal contra la LGTBfobia y el “cambio de nombre sin diagnóstico” para las personas trans, así como más formación en igualdad y “planes específicos de lucha”.

Entre las novedades que acompañan este año el mes del Orgullo: que los transportes y las estaciones de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) lucen los colores del arcoíris para recordar que Valencia “tiene que ser una ciudad abierta e inclusiva, que respete todas las identidades sin distinción” y libre de LGTBfobia. Este sábado las cerca de 10.000 voces que han acompañado la marcha del Orgullo en la ciudad, han situado a Valencia más cerca de ese objetivo. Del deseo, como han expresado desde Lambda, de que el Orgullo “sea recordado como ejemplo de respeto, educación y conciencia crítica”.

Más información