Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena respalda a Mato y a Mayer y niega que estén imputados

La alcaldesa descarta cesar a los dos ediles involucrados en el caso del Open de Tenis

Carmena y Sánchez-Mato, en un pleno de la ciudad de Madrid.
Carmena y Sánchez-Mato, en un pleno de la ciudad de Madrid.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, negó este viernes la mayor sobre la imputación de Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer por el caso del Open de Tenis: "¿Por qué van a tener que dimitir, si solo son querellados y no imputados?", preguntó. "Tenemos la obligación de ceñirnos a los hechos", añadió. La exjuez aseguró que no forzará la dimisión de sus dos ediles, pese a que tendrán que ir a declarar por un caso de presunta prevaricación, malversación y delito societario. También negó que la prevaricación pueda considerarse corrupción, y no se pronunció sobre el código ético de Ahora Madrid.

La alcaldesa sostuvo que los concejales Mato y Mayer "no son imputados, sino querellados" y que declararán como mero "acto protocolario". El juzgado número 21 de Madrid admitió a trámite la querella presentada por el grupo municipal del PP contra ambos por prevaricación y malversación. Les citó como imputados (investigados), pero según Carmena eso no significa que los dos ediles de Ahora Madrid tengan que considerarse imputados: "No hay nada contra ellos, así de simple", dijo, tras regresar de un viaje oficial a Canadá, para explicar por qué no les obligará a dimitir.

Querellado no es lo mismo que imputado

F. J. BARROSO

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (Ahora Madrid), utilizó este viernes una argucia legal para intentar rebajar la figura jurídica que pesa sobre los concejales Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer. La regidora, exmagistrada de la Audiencia Provincial, mantuvo ante los periodistas que los ediles tan solo eran querellados. Pero no es exacto.

Una persona se considera querellada durante el tiempo que transcurre desde que la fiscalía o un particular presenta una querella por la posible comisión de un delito hasta que el juez la recibe, tras el consiguiente reparto, y la admite a trámite.

Sin embargo, la imputación (actual investigación sobre un presunto delincuente) es algo más. El juez, en ese momento, ya ha admitido a trámite la querella. Para ello, se ha comprobado que el órgano judicial es competente para estudiar el fondo de la acusación.

A partir de ese momento, el secretario judicial (actual letrado de la Administración de Justicia) le cita en tiempo y forma y se le advierte de que comparece "en calidad de imputado". El secretario le explica que el día que tiene que acudir al juzgado debe ir acompañado de un abogado y que, en caso de no hacerlo, se le designará uno de oficio. Este es el caso de Sánchez Mato y de Mayer, que sí están imputados. Ambos tienen que comparecer en el Juzgado de Instrucción número 21 el próximo 18 de septiembre, junto con sus letrados. Por tanto, la diferencia entre querellado e imputado es palpable.

La regidora dio así un giro de 180 grados con respecto a lo que afirmaba antes de convertirse en alcaldesa. Entonces (2013) la exjuez todavía no encabezaba una lista electoral formada por miembros de Podemos, Izquierda Unida, Equo y Ganemos, y sostenía que el político imputado tiene que dimitir por "deber" a la ciudadanía. "El político tiene la obligación de decir la verdad a sus ciudadanos. Es un representante y nos debe una explicación constante. Por tanto, tiene que decir la verdad, aunque en tribunal no [el imputado declara sin obligación de decir la verdad], esto le obliga a dimitir", sostenía.

Este viernes corrigió esa postura. Un político "acusado de corrupción debe poner su cargo a disposición", dijo, pero no en el caso de prevaricación. La prevaricación "no tiene nada que ver con la corrupción", sostuvo la alcaldesa, puesto que se reduce a "una resolución que no es conforme a derecho". Carmena no se refirió a la malversación y sorteó las alusiones al código ético de Ahora Madrid, una coalición que se autodenomina regeneradora y que exige a sus representantes imputados en casos de malversación y prevaricación el "cese inmediato". En abril, el propio Mato pidió la dimisión de Concepción Dancausa (PP) porque estaba imputada por un delito societario.

"No hay imputación ninguna: Mato y Mayer irán [a declarar] como querellados", reiteró la exjuez ante la sorpresa de los periodistas. También dijo estar "orgullosa" de su equipo y negó que sus ediles encargaran a dedo los informes que sirvieron de base para denunciar el Open.

El caso del Open de Tenis fue destapado por EL PAÍS, que reveló que Mato y Mayer adjudicaron sin concurso público un total de 100.000 euros a dos bufetes de abogados para que buscaran indicios de delitos en el convenio del Open, firmado por los gobiernos del PP. Luego se descubrió que la denuncia se presentó a espaldas del consejo de Madrid Destino, de cuyas cajas se sacó el dinero, y de la alcaldesa. La propia Carmena —que ratificó ese convenio el pasado mes de abril— sostuvo no haber destituido a Mato y Mayer de Madrid Destino, pese a que así lo dijo en una comisión.

La oposición criticó duramente las palabras de la regidora. José Luis Martínez-Almeida (PP) aseguró que la alcaldesa "miente". Begoña Villacís (Ciudadanos) afirmó que Carmena utiliza "eufemismos para no decir la verdad". Los socialistas, que este viernes callaron, consideran que la alcaldesa tiene que "reflexionar" sobre la actuación de sus ediles. La próxima semana el pleno debatirá su reprobación: podrían ser ya tres de 19 los concejales del gobierno reprobados en dos años por el pleno de Madrid.

Un difícil equilibrio de fuerzas

El equipo de gobierno de Ahora Madrid, una coalición instrumental creada poco antes de las elecciones municipales de 2015, aúna fuerzas muy heterogéneas; entre ellas: Podemos, IU, Equo, Ganemos e independientes. Tras alcanzar la alcaldía (gracias al apoyo del PSOE), Manuela Carmena tuvo que distribuir las carteras de gobierno y los 21 distritos de manera equitativa. El resultado fue un gobierno en minoría medido al milímetro, en el que cada pequeño cambio —o cese— puede dinamitar todo el equilibrio interno.

Carmena dijo ayer estar "orgullosa" de todo su gobierno, aunque en estos dos años son conocidos algunos desencuentros suyos, entre ellos con los ediles Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer. En abril, la regidora destituyó a Mayer de Cultura y asumió la cartera. Mayer pertenece a un grupo que se escindió de Ganemos, plataforma ciudadana hoy muy crítica con la regidora. Sánchez Mato, de IU, es considerado intocable: tiene el respaldo de Ganemos y dirige el Área de Economía, uno de los últimos fortines de IU no solo en la capital, sino a nivel nacional. Su dimisión causaría un terremoto en el ejecutivo municipal.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram