Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau busca ensayar en Vallcarca su modelo de “urbanismo social”

El proyecto ganador del concurso para ordenar el barrio da protagonismo a las zonas verdes

Imagen del proyecto Arrels.
Imagen del proyecto Arrels.

Pendiente desde hace muchos, muchísimos años, el futuro del barrio de Vallcarca toma forma. Hablamos del triángulo comprendido entre la avenida de Vallcarca, la calle de Farigola y Bécquer, donde hoy se suceden solares y edificios en muy mal estado. Para ubicarnos, está subiendo en dirección montaña, a mano derecha, antes del puente. El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este jueves el proyecto ganador del concurso de ideas para definir la nueva ordenación. Un proyecto que preserva y rehabilita edificios existentes, concentra la edificabilidad (vivienda privada y social) en las dos calles principales y deja espacios comunes en el centro, con huertos y espacios de encuentro. Un diseño, además en el que el agua y la generación de energía solar tendrán un gran protagonismo.

Casas-taller

Uno de los puntos fuertes del proyecto ganador para el futuro barrio de Vallcarca es crear "espacios habitacionales productivos", que no dejan de ser casas-taller en las que se pueda vivir y trabajar, en plantas diferentes. El objetivo del modelo es reactivar la economía del barrio. En el diseño también figura vivienda social con el modelo cooperativo: combinando los citados, con pequeños estudios o pisos grandes con espacios comunitarios.

El ejecutivo de la alcaldesa Ada Colau lo ha celebrado hasta el punto de que el concejal del distrito de Gràcia, Eloi Badia, ha asegurado que la propuesta responde al "urbanismo social" y "sienta las bases del modelo de ciudad del futuro", que apuesta por la economía de proximidad, la presencia de verde, de sistemas de generación de energía, vivienda social, de economía colaborativa, huertos y espacios comunes. "Los vecinos consiguieron frenar un modelo de ciudad que planteaba un barrio dormitorio sin comercio", ha dicho sobre el planeamiento de 2002.

Badia y la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz han celebrado que el proyecto ganador, del despacho del arquitecto Carles Enrich, entendió, como la mayoría de los 23 que se presentaron, "lo que queríamos". "Es la huella de como este gobierno quiere hacer las cosas", ha añadido Badia. El proyecto ganador ha logrado 95 puntos de los 100 posibles.

"Refuerza los recursos del barrio, apuesta por la soberanía, da protagonismo al agua, con espacios alrededor de las fuentes, es sensible con el patrimonio histórico, construye pueblo...", ha celebrado la teniente de alcalde. La tramitación de todo el proyecto, con todo, va para largo. El consistorio se da seis meses para hacer el proyecto participativo con los vecinos y posteriormente tendrá que tramitar la modificación del PGM (Plan General Metropolitano).

El arquitecto Carles Enrich, por su parte, se ha mostrado "ilusionado" con un proyecto que ha definido como "micro modelo de ciudad extensible a otros puntos de Barcelona". El título del proyecto, Arrels, "habla de ir a la raíz del pueblo y del patrimonio intangible popular de Vallcarca". "Recupera los valores del barrio combinando la edificación existente con nuevas viviendas, respetando la trama del barrio", ha explicado y ha aclarado que no prevé derribar ninguna vivienda. Enrich también ha subrayado el gran espacio de 6.000 metros cuadrados y que todo el conjunto estará unido por rampas con una pendiente del 4% que permitirá que sea accesible.