Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Malasaña es mucho más que la Movida”

Juanjo Castro muestra, en un documental, las entrañas del céntrico Barrio madrileño

MeGustaMalasaña
Una mujer pasea frente a un escaparate del barrio madrileño de Malasaña.

Son los vecinos quienes, entre ellos, hablan del barrio, de sus límites, de su historia, de su día a día. El documental #MeGustaMalasaña, realizado de forma íntegra por Juanjo Castro, busca mostrar la emblemática zona de Madrid de una forma cruda y realista, acercarse a quienes la habitan desde hace años, a aquellos que no hace mucho que se mudaron, a comerciantes y dueños de establecimientos. Entre todos trazan una red de entrevistas y diálogos que se suceden durante hora y cuarto sacando a relucir un perfil fidedigno de las calles que vieron nacer y morir — o no— a la Movida madrileña.

Gentrificación, trabajo cooperativo, limpieza o la misma historia del barrio, son los temas que este documental abarca, siempre desde el punto de vista de quienes viven o habitan la zona: "me entrevistaba con gente que iba conociendo y hablábamos, así fueron saliendo temas comunes a los vecinos". Castro cuenta que el tema de la gentrificación fue algo que llamó particularmente su atención, "con la subida de precios, el poder adquisitivo medio del barrio se unifica por arriba, eso hace que haya menos diversidad". De estos temas se pasa a otros, llegándose a contar curiosidades como que el nombre del barrio no existe como tal. "Administrativamente depende del barrio de Universidad", explica el director.

Para no restar importancia a la arquitectura del barrio, al entramado irregular de calles o a la baja altura que caracteriza a los edificios, Castro ha intentado distribuir las entrevistas por el callejero, "hacía una entrevista en cada esquina". Así, el productor se reúne con la escritora Ana Rossetti, que explica la historia de mujeres ilustres que vivieron en el barrio, o con el historiador y vecino Carlos Carpetano. 

Se trata de un proyecto financiado de arriba abajo por Castro. "Ha sido una inversión sobre todo de trabajo, han sido muchos meses", explica el autor, que afirma haberse dado cuenta realmente del tiempo invertido después de ver el largometraje terminado.  Castro empezó a trabajar por su cuenta tras la crisis de 2009. Fue entonces cuando, por primera vez, se puso la cámara sobre el hombro y se atrevió a producir una serie entera de programas: "Hice de cámara y lo edité yo, entonces pensé; ¡Pues se puede hacer!". Antes había trabajado dirigiendo series como Hospital Central o Yo soy Bea

Más información