Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos luchan contra el robo de relojes de lujo en el centro de Barcelona

La policía catalana detiene a 27 ladrones desde octubre. El domingo, dos personas fueron víctimas de este tipo de delito

Dos Mossos d'Esquadra en Barcelona.

Los Mossos d’Esquadra libran una batalla contra el robo de relojes de lujo. Este fin de semana, dos personas han sido víctimas de este tipo de delincuencia. El domingo, un hombre fue agredido por la calle por parte de tres personas y le robaron un Rolex valorado en 10.000 euros, según fuentes policiales. Pasó en el distrito del Eixample, a las dos de la tarde. Poco antes, en otro punto de la ciudad, este caso en Sarrià-Sant Gervasi, otro hombre fue abordado por una mujer a las diez de la mañana. También le robó un Rolex, valorado en 5.000 euros. 

Desde octubre pasado, la policía catalana ha detenido a 27 persones acusadas de 20 robos, que acumulan 250 antecedentes. 14 de ellos han ingresado en prisión, pero la policía catalana no ha logrado recuperar ningún de los productos de lujo. “Los relojes les dan salida enseguida”, asegura el inspector Pere Pau Guillén, jefe de investigación de Barcelona. Los precios iban de 500 a 120.000 euros, e incluso en una ocasión hubo una tentativa con uno de 150.000 euros.

Luego se venden en Oriente Medio y el Magreb, según ha explicado Guillén en rueda de prensa. En la red juega un papel básico el receptador, que es la persona que encuentra un comprador para ese reloj. "Y es el que más gana", según Guillén, que ha pedido penas más elevadas para este tipo de delito. Los Mossos no han detenido a ninguno de los receptadores, ni sabe seguro cuántos son.

Los ladrones actúan sobre todo por la zona centro de la ciudad: Ciutat Vella y Eixample. Vigilan los alrededores de restaurantes, tiendas y hoteles.“Son grupos muy itinerantes, que se mueven por todas las zonas turísticas”, ha contado Guillén, que no ha facilitado la cifra de denuncias sobre el robo de este tipo de relojes.

Los detenidos, de nacionalidad francesa e inglesa, tienen “historiales delictivos” por haber perpetrado robos en otros países. Y las víctimas son siempre turistas, lo que complica más la resolución: están en la ciudad de vacaciones y es complicado que se presenten al juicio. En el caso de la batería de ladrones más importante (grupos de personas) el principal de todos ellos estaba siendo buscado también en Francia. Allí tenía una condena pendiente de cinco años por un robo similar en París.