Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanlúcar, tópicos y una catarsis familiar

El director Álvaro Díaz estrena el 16 de junio 'Señor, dame paciencia', rodada en la localidad gaditana

Boré Buika, Salva Reina, Álvaro Díaz y Antonio Pérez, en Sanlúcar. Ampliar foto
Boré Buika, Salva Reina, Álvaro Díaz y Antonio Pérez, en Sanlúcar.

Cuando la mujer de Gregorio, un banquero conservador, madridista y muy gruñón, fallece repentinamente, este se ve obligado a cumplir su última voluntad: pasar un fin de semana con sus hijos y sus parejas en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) para esparcir sus cenizas en el Guadalquivir. Este es el punto de partida de la última película del director Álvaro Díaz, Señor, dame paciencia, que llega a las salas de cine el próximo 16 de junio. "Es una película fresca, muy divertida, familiar, en la que Sanlúcar es un protagonista más", explica el director durante el preestreno de la cinta este martes en la localidad gaditana. 

Siguiendo la estela de taquillazos como Ocho apellidos vascos y su secuela Ocho apellidos catalanes, la película narra una historia de prejuicios y estereotipos comunes que tendrá que superar Gregorio (interpretado por Jordi Sánchez, conocido por su papel en la serie La que se avecina) si quiere que la familia permanezca unida. Y es que el patriarca tendrá que limar asperezas con un yerno culé, otro hippie antisistema y el futuro marido de su hijo pequeño: negro y vasco. "Queríamos contar una historia de catarsis familiar de una manera fresca", señala el director, quien asegura que se ha inspirado en películas como Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?. "Es una comedia francesa que me gustó mucho", añade. La cinta, que ha contado con un presupuesto de cuatro millones de euros, según el productor Antonio Pérez, busca contar con "un poco de humor", en palabras de su director, "una España cada vez más multicultural".

Tal y como explica Díaz, el 80% del rodaje se ha desarrollado en la localidad gaditana. "Siempre me había gustado y, además, cuando le dije a Antonio Pérez que quería rodar en Andalucía, me aconsejó hacerlo en Sanlúcar, que no estaba trillado. Quería un sitio con personalidad", afirma Díaz antes de resaltar las bondades de la comunidad como plató de rodaje: "Lo tiene todo. Andalucía debería ser como el Hollywood de Europa. Lo tiene todo. Y, aparte, como se rueda mucho, los equipos son cada vez mejores, de los actores ya ni te cuento. Todo el mundo quiere rodar en Andalucía porque lo tiene todo, sol todo el año....". "El rodaje de esta película se ha visto impregnado del día a día de la gente del pueblo de Sanlúcar", reconoce el director. 

Producida por DLO, Suroeste Films y Atresmedia Cine y distribuida por Warner Bros Pictures España, Señor, dame paciencia se estrena el próximo 16 de junio tras su paso por la última edición del Festival de Málaga Cine en Español. "Tenemos unas expectativas altas, estoy nervioso por la reacción del público, pero ya en Málaga funcionó bien", señala el cineasta, quien adelanta que en octubre comenzará con un nuevo proyecto. "También queremos que se ruede en Andalucía", señala sin querer adelantar más detalles. 

Junto a Jordi Sánchez, la película cuenta con un electo repleto de rostros televisivos como Rossy de Palma, Megan Montaner, Eduardo Casanova, Salva Reina y Andrés Velencoso, entre otros. "Mi personaje es un caradura de buen corazón, entrañable, alocado y buscavidas, pero que, al mismo tiempo, es un tiempo solitario, que, de pronto, se siente acogido y querido en esta familia", explica Reina, quien da vida al yerno hippie. "Para mí ha sido maravilloso, es el segundo papel en el que interpreto a un español. Normalmente, por el hecho de ser negro, tienes que interpretar a un inmigrante... ha sido un súper regalo", afirma Boré Buika, quien interpreta a la pareja del hijo pequeño. Buika señala que la cinta cuenta la "difícil adaptación" de una generación a los numerosos cambios sociales ocurridos en España, "un salto grande para muchas personas", que en la película se describe en tono de comedia. "Al final, uno se da cuenta de que por encima de los prejuicios, las rivalidades y las enemistades absurdas está la familia. Creo que se pueden dar mensajes positivos como estos desde la risa, sin necesidad de adoctrinar", añade el director. 

Más información