Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig tira la toalla del poder en el socialismo valenciano

El líder valenciano no presenta batalla porque aspira a seguir siendo el secretario general

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, junto al portavoz socialista en las Cortes Valencianas, Manuel Mata. Ampliar foto
El secretario general del PSPV, Ximo Puig, junto al portavoz socialista en las Cortes Valencianas, Manuel Mata. EFE

La rotunda victoria de Pedro Sánchez en la Comunidad Valenciana; 9.552 votos frente a los 4.274 que obtuvo la presidenta andaluza, Susana Díaz, ha dejado al líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, a los pies de los caballos. Su apoyo sin fisuras a Díaz y su pésima relación política y personal con Sánchez, le ha llevado a tirar la toalla del poder orgánico en el socialismo valenciano. Su primera decisión, tras una ajetreada semana, ha sido renunciar a ir al Congreso del PSOE como delegado. La federación valenciana es una de las más importantes del cónclave socialista que elegirá, de nuevo, a Sánchez como secretario general.

Pero Puig tiene sus razones para no presentar batalla. Aspira a seguir como secretario general con una nueva ejecutiva “más talentosa”, han señalado fuentes de la corriente de Sánchez. El dirigente valenciano, que tardó más de tres días en recibir respuesta del ganador de las primarias a su felicitación, mantuvo, finalmente, una conversación telefónica “cordial y de buen tono”, señalaron fuentes del equipo de Puig, “un paso para el deshielo” que ha desencadenado la renuncia a encabezar la delegación valenciana.

El secretario general de la provincia de Valencia, José Luis Ábalos, uno de los apoyos más importantes de Sánchez, portavoz provisional de la formación en el Congreso de Diputados, y futuro secretario de Organización del PSOE, no tiene previsto disputar el liderazgo a Puig. Ábalos, un histórico del partido en Valencia, que intentó en dos ocasiones liderar el PSPV sin éxito, prefiere el centro del poder. Y eso pasa por continuar en Madrid al lado de Sánchez.

Con esa cuestión resuelta, aquí, en la Comunidad Valenciana, todo resulta más sencillo porque Puig siempre ha apoyado y mantenido a su lado a los partidarios de Sánchez, incluso en los momentos más críticos. Es el caso del portavoz socialista Manuel Mata, de la corriente Izquierda Socialista, de la consejera de Sanidad, Carmen Montón, y de la diputada autonómica Mercedes Caballero. Todos ellos han elogiado, además, la tarea de Puig al frente del Gobierno valenciano, también Ábalos.

Nadie en el partido cuestiona su trabajo y la sintonía que ha logrado con la líder de Compromís, Mónica Oltra. “Gobernar en la Comunidad Valenciana ha sido un logro de todos, es por lo que hemos peleado todos los militantes del PSOE. No se ganó por el esfuerzo de unos pocos”, ha señalado a este diario Caballero. “Si Puig piensa que está tocado es porque no supo leer antes el sentimiento de los militantes de su partido. Ha tenido el músculo del partido descuidado”, ha agregado la diputada.

Más información