Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig defiende el modelo plurilingüe y asegura que la matriculación sigue “con normalidad”

La suspensión "es cautelar y no llega al fondo del asunto", destaca el presidente valenciano

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en las Cortes Valencianas.
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en las Cortes Valencianas. EFE

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha defendido este jueves el modelo lingüístico aprobado por su Gobierno y ha asegurado que el proceso de matriculación para el próximo curso "sigue con normalidad". Puig ha hecho las declaraciones en el pleno de las Cortes Valencianas, tras una pregunta de la oposición, un día después de que el Tribunal Superior de Justicia valenciano suspendiera de forma cautelar el decreto de plurilingüismo aprobado en enero.

La decisión judicial "es cautelarísima y no llega al fondo del asunto", ha declarado Puig, que ha añadido que el decreto ha contado con el visto bueno tanto del Consell Jurídic Consultiu como de la Abogacía de la Generalitat y del Ministerio de Educación. El presidente se refería con ello al hecho de que el ministerio no haya vuelto a hacer requerimientos tras las aclaraciones que le ha ofrecido la Consejería de Educación sobre la normativa.

El departamento que dirige Vicent Marzà va recurrir la suspensión cautelar del decreto, que está previsto que se ponga en marcha el curso que viene, y, según Puig, la matriculación para el curso que viene, que ya ha comenzado, no se está viendo afectada.

La suspensión se ha producido a instancias de la Diputación de Alicante, gobernada por el PP, que presentó un recurso contencioso-administrativo contra el decreto. Puig ha acusado a la Corporación provincial de actuar como un "instrumento partidista". Y ha recordado que también se opuso inicialmente al programa de libros escolares gratis, Xarxa Llibres, "que ahora aplica incluso la Comunidad de Madrid", presidida por la popular Cristina Cifuentes.

La líder del PP valenciano, Isabel Bonig, que le ha formulado la pregunta a Puig en la sesión de control al Consell, ha vuelto a criticar el decreto de plurilingüismo, que también ha recurrido su partido. "Es una pena que en pleno siglo XX tengamos que salir a la calle para defender nuestros derechos. Su problema es el sectarismo y la radicalidad".

Plazos

La duración de la medida cautelar es una incógnita. De entrada, la resolución judicial daba cinco días para recurrir la paralización del decreto ante el mismo tribunal, y la consejería ha adelantado que lo hará. El año pasado el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano suspendió otras iniciativas educativas de la Generalitat, y confirmó más tarde su legalidad. Respecto a la decisión de la Generalitat de impedir que los estudiantes de universidades públicas siguieran haciendo prácticas en hospitales públicos, la suspensión se produjo el 11 de agosto de 2016, y a finales de septiembre el mismo tribunal la levantó al considerar correcta la medida.

La Sección Cuarta de la Sala Contencioso-administrativa del TSJ adelantó ayer que sus dudas iniciales sobre la legalidad del decreto se refieren a la "diferencia entre las acreditaciones de los idiomas en los niveles básico, interme­dio y avanzado". La norma contempla que al acabar cada etapa educativa los alumnos verán automáticamente acreditados sus conocimientos de inglés y valenciano (entre los títulos A1 y C1) en función del nivel de plurilingüismo (básico, intermedio y avanzado) en el que hayan cursado sus estudios. El nivel de plurilingüismo lo elige el consejo escolar de cada centro.

El modelo ha generado protestas, sobre todo en Alicante, porque el diseño de la norma hace que el aumento de horas en valenciano e inglés, y por tanto de nivel de acreditación que obtendrán los estudiantes al acabar cada etapa educativa, sea simultánea. Por ejemplo, para conseguir una acreditación alta en inglés al acabar el Bachillerato, el B1, el centro tiene que haber optado también por un nivel avanzado en valenciano (lo que proporcionará un C1 en esta lengua).

La Consejería de Educación defiende que el modelo responde a criterios pedagógicos y educativos, y también al cumplimiento efectivo de la ley, que establece la obligación de que la Administración autonómica garantice el conocimiento de las dos lenguas cooficiales de la comunidad autónoma, valenciano y castellano, al acabar los estudios. Algo que hasta ahora se estaba incumpliendo respecto a la primera en gran parte del sistema educativo.

El departamento que dirige Marzà ha abierto la puerta a que los centros aumenten las horas que imparten en inglés sin elevar las de valenciano, con otro decreto, el de currículo, que establece las horas de libre disposición de que disponen los centros. A través de esta vía, y también de las sesiones de comunicación oral, colegios e institutos pueden elevar las horas en inglés. De esta forma, la acreditación de los conocimientos no sería automática. Pero el decreto de plurilingüismo prevé que los alumnos se sometan a pruebas al final de cada etapa para obtener la acreditación.

La diferencia, así, es que un caso la obtención de los títulos de lenguas es automática y en el otro requiere superar un examen.

Más información