_
_
_
_

El edil de Seguridad suprime de nuevo el desfile del patrón de la Policía

El acto de san Juan se limitará a una celebración en el Palacio de Cibeles

F. Javier Barroso

Los 6.300 policías municipales de la capital se quedarán de nuevo sin el tradicional desfile de celebración de su patrón (San Juan) el próximo 24 de junio en El Retiro. Fuentes del cuerpo confirmaron ayer que la festividad se celebrará este año dentro del Palacio de Cibeles, por lo que los ciudadanos no podrán observar a las unidades que componen el cuerpo. La noticia ha molestado a mandos y sindicatos, que consideran que pierden, por segundo año consecutivo, una forma de estar cerca de los vecinos. La alcaldesa, Manuela Carmena, recriminó en 2016 al concejal del área, Javier Barbero, la supresión sin previo aviso.

Manuela Carmena, durante el desfile del patrón de la Policía Municipal en 2015.
Manuela Carmena, durante el desfile del patrón de la Policía Municipal en 2015.Ayuntamiento de Madrid
Más información
Carmena elimina el desfile de la policía en su 40 aniversario
Carmena reprende al edil Barbero por suprimir el desfile de la policía

El desfile de la Policía Municipal de Madrid se instauró en 1976 y ha sido durante 40 años uno de los actos tradicionales de los actos de San Juan. Se hacía en el paseo de Coches del Retiro, que era recorrido por agentes a pie, a caballo, en bicicleta y en los distintos vehículos motorizados de que dispone el cuerpo. Además, había una exhibición de los guías caninos y de las unidades especializadas, y música a cargo de la banda policial.

El último desfile se celebró fue en 2015, justo una semana después de que Manuela Carmena accediera a su puesto de alcaldesa. Todos los actos los había dejado preparados el equipo de gobierno anterior, del PP.

Al año siguiente, los responsables de la Concejalía de Seguridad, dirigida por el edil Javier Barbero, cortaron de un plumazo la tradición. Además, la trasladaron desde El Retiro a un teatro en la Casa de Campo. Allí, la cúpula policial mostró su descontento. De hecho, gran parte de ella no acudió al acto. Los mandos pusieron los más diversos pretextos. Para complicar aún más la situación, celebraron un acto a los caídos en acto de servicio, al que no acudió ningún integrante del equipo de gobierno. Ni tampoco la alcaldesa. Tan solo pudo verlo, desde fuera del vallado, la entonces portavoz municipal del PP, Esperanza Aguirre.

Pocos voluntarios para la unidad contra el odio

La Unidad contra los Delitos de Odio de la Policía Municipal solo ha cubierto 14 de las 24 plazas disponibles. Al concurso para acceder a estos puestos se presentaron solo 34 agentes de la plantilla (6.300 funcionarios), de los que 14 aprobaron el examen de aptitudes. Esto supone que el 42% de las plazas han quedado vacantes, según reconoció ayer el director de la Policía Municipal, Andrés Serrano, a preguntas del concejal socialista Ramón Silva.

Se han cubierto las plazas del turno de mañana, más “atractivo” para los agentes, mientras que siguen sin asignar las de tarde. Para solventar el problema, los mandos recurrirán a la libre designación. El director dijo que han tenido problemas burocráticos para ubicar la unidad en un edificio de la calle de Sacramento.

Los sindicatos y los mandos se quejaron de que se había roto una tradición justo cuando se celebraba su 40º aniversario. Carmena se reunió días después con su concejal y con la cúpula policial para limar las diferencias. Allí reprendió a Barbero por la eliminación del desfile: “¿Por qué entrar en el detalle, el adjetivo, y no entrar en el fondo? Se han escrito páginas y páginas sobre un tema que podríamos haber evitado. Eso fue lo que conseguimos”, le espetó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero aquellos reproches de poco han servido. La intención de la actual dirección policial es seguir este próximo san Juan sin desfile. Las excusas que han puesto los responsables del Área de Seguridad han sido el elevado coste en horas extra que supone esa celebración y su supuesto carácter militar. Respecto a lo primero, prefieren destinar a esos agentes a vigilar las calles, mientras que en cuanto a lo segundo recuerdan que no hay ninguna policía local que tenga un acto similar.

Pero los mandos policiales y los sindicatos niegan otra vez estos extremos y recuerdan que los agentes que participan en la parada solo reciben horas libres, sin ningún tipo de retribución monetaria. “Lo único que se podría resentir algo es el servicio, porque parte de los agentes que desfilan son los que están en la calle. Pero no es un número muy alto y, además, este año San Juan cae en sábado, con lo que hay menos incidencias”, afirman algunos dirigentes policiales. Estos esperan también que el homenaje a los caídos no sea “tan pobre y deslucido” como el del año pasado.

Algunos sindicatos están estudiando no acudir al acto, como ya hizo el año pasado el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), el mayoritario del cuerpo. El CPPM había denunciado al concejal, después de que este calificara de “actitudes fascistas” las de los agentes que participaron en un escrache contra él en febrero de 2016. La querella fue sobreseída por un juzgado de la plaza de Castilla.

En la calle de Montalbán (sede del Ayuntamiento) se instalarán algunos vehículos, como coches y motos, para que puedan verlos las personas que se acerquen al acto. Al interior solo se podrá acceder con invitación.

Expedientados seis agentes por el escrache al concejal

Seis agentes han sido expedientados por el Departamento de Régimen Interior de la Policía Municipal, tras haber sido acusados de participar en un escrache al concejal de Seguridad, Javier Barbero, en febrero de 2016. Los agentes se enfrentan a dos faltas graves por no proteger a la autoridad municipal y por desconsideración hacia el Cuerpo. La oposición calificó este procedimiento sancionador de “venganza”, por el tiempo transcurrido.

La concejal del PP Paloma García Romero recordó a Barbero que él defendía los escraches cuando los sufrían los dirigentes populares. “Lo que usted está haciendo es un acto de soberbia ante una protesta legítima y constitucional”, le recriminó. La edil de Ciudadanos, Ana Domínguez, tachó de “extemporánea” la medida. Le preguntó a Barbero, sin obtener respuesta, quién ha identificado a los agentes, por qué se les ha expedientado ahora y si ha tenido que ver la llegada de un nuevo responsable al Departamento de Régimen Interior.

El concejal se escudó en “el estricto cumplimiento de la ley”. Recordó que los policías están obligados a proteger la normativa vigente en todo momento. Citó la Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, que obliga a los policías a “intervenir en todo tiempo y lugar”. También añadió que se cortó la circulación en la calle Mayor y que recibió insultos como “perroflauta” y “rojo de mierda”, entre otros. “Me acusan de venganza sin saber cómo funciono yo”, concluyó.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

F. Javier Barroso
Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_