Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide alejar al yerno de la viuda del expresidente de la CAM de los empleados del concesionario

La acusación pública recurre la libertad bajo fianza del único acusado del asesinato de la empresaria

Miguel López sale de la prisión de Fontcalent tras el auto del juez que permite su libertad bajo fianza de 150.000 euros. Ampliar foto
Miguel López sale de la prisión de Fontcalent tras el auto del juez que permite su libertad bajo fianza de 150.000 euros. EFE

La Fiscalía ha reaccionado de manera inmediata a la excarcelación de Miguel López, acusado de asesinar a su suegra, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM Vicente Sala, el pasado 9 de diciembre. El fiscal encargado del caso, José Llor, va a recurrir este miércoles el auto del juez José Luis de la Fuente que lo ha dejado en libertad bajo fianza de 150.000 euros al considerar que persiste el riesgo de fuga, según han confirmado fuentes de la acusación pública. El fiscal va a recurrir en reforma, es decir, ante el propio instructor, a quien va a reclamar también que imponga una medida de alejamiento al sospechoso respecto de los trabajadores de Novocar, el concesionario de coches que él mismo regentaba y donde la víctima fue tiroteada.

Según las fuentes consultadas por EL PAÍS, el acusador no confía en que el titular del juzgado de Instrucción 7 de Alicante dé marcha atrás y vuelva a encarcelar a López, que ayer abandonó la cárcel de Fontcalent, donde ha permanecido recluido de forma preventiva 39 días. Pero sí que atienda a la medida cautelar pedida de forma subsidiaria a fin de que impedir que el encausado pueda presionar o coaccionar a los testigos con vistas al futuro juicio con jurado popular.

De hecho, el juez ya ha tenido en cuenta esa posibilidad ese riesgo al impedirle acceder a las instalaciones de Novocar. El fiscal, sin embargo, entiende que ese veto es ineficaz si no va acompañado de una orden que obligue a López a permanecer alejado de sus antiguos trabajadores y le prohíba comunicarse con ellos por cualquier medio, tanto directamente como a través de “una persona interpuesta”.

El yerno de María del Carmen Martínez también tiene retirado el pasaporte, debe comparecer todos los lunes en el juzgado y no puede abandonar el territorio nacional. De la Fuente considera que todas estas medidas son suficientes para garantizar que no eludirá la acción de la Justicia. El juez considera que la instrucción ha confirmado los indicios incriminatorios existentes contra el presunto asesino, pero no ha aportado elementos novedosos que apunten a su culpabilidad, de modo que debe quedar en libertad provisional por un “criterio de proporcionalidad”.

El auto del instructor, hecho público este lunes, compensa la excarcelación de López, que ha insuflado oxígeno a su defensa, con una prolija argumentación en la que respalda la investigación policial. El magistrado recuerda que el yerno, detenido el pasado 8 de febrero, tenía un "móvil económico" evidente para asesinar a María del Carmen Martínez. En su opinión, "resulta innegable" que las decisiones adoptadas por su suegra en las juntas de accionistas de las empresas familiares, Samar Internacional y Compañía Española de Resinas, el 19 de septiembre del pasado año, le perjudicaban y provocaron "un clima de crispado enfrentamiento" entre los Sala.

La víctima destituyó a sus tres hijas, María del Mar, Antonia y Eva Fuensanta como miembros del consejo de administración para nombrar a su único hijo varón, el primogénito, el heredero universal de sus bienes, Vicente Jesús Sala, como administrador único. Además, enterró el sistema de reparto de dividendos entre socios vigente hasta ese momento e hizo valer la denominada acción de oro, que su marido le había legado a su muerte y que le confería derechos políticos privilegiados en todas las sociedades.

María del Carmen Martínez se hallaba"en una situación de completo control de las sucesivas decisiones a adoptar en esa y las demás compañías, incluida las del grupo del automóvil dirigidas por el investigado".

El auto insiste además en las “lagunas y contradicciones” en las que incurrió López respecto a sus “movimientos posteriores al asesinato”, sobre todo la parada de tres minutos que hizo en su casa, en la finca familiar de 300.000 metros cuadrados ubicada a las afueras de Alicante, y que ocultó a la policía.

De la misma manera, De la Fuente desmonta en su resolución la hipótesis esgrimida por la defensa, según la cual la fallecida habría intentado reconciliar a su hijo Vicente con sus tres hermanas, pues un testigo declaró en el juzgado que la mujer había desistido de ese intento de acercamiento.

Más información