Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Maestranza apuesta por voces jóvenes para ‘La flauta mágica’

La ópera de Mozart, dirigida por Roberto Andò, regresa a Sevilla con las entradas agotadas

Un momento de la ópera 'La flauta mágica'. Ampliar foto
Un momento de la ópera 'La flauta mágica'.

La flauta mágica fue la ópera más representada a lo largo del año pasado, según la consultora Bachtrack. Y Mozart, el compositor más descargado en las plataformas digitales. Con estas dos afirmaciones, el director artístico del Teatro de la Maestranza, Pedro Halffter, ha celebrado este miércoles que la producción regrese esta semana al espacio sevillano. "No creo que la música clásica esté en crisis como dicen algunos, el hecho de que las entradas para las cuatro funciones estén ya agotadas refleja el interés y el amor del público por esta música", señala Halffter. La flauta mágica, bajo las órdenes de Roberto Andò, estará en cartel los próximos 12, 14, 16 y 18 de febrero (20.30).

Junto a Andò, Pedro Halffter ha resaltado este miércoles que el montaje apuesta por poner en valor "la calidad vocal" de artistas españoles como Roger Padullés, Javier Borda, Erika Escribá-Astaburuaga o Ruth Iniesta. "Es una apuesta por los valores españoles de la ópera, por jóvenes artistas con talento", ha asegurado el director musical. "Es una ópera que se interpreta muchísimo porque llega a la gente. He tenido la oportunidad de interpretarla desde Japón, China, Chile y otros muchos países y la reacción siempre es la misma: la gente queda impactada", asegura Padullés, quien interpreta a Tamino. "La obra trata el tema del amor y de los sentimientos tanto desde un punto de vista muy divertido, como es el caso de Papageno y Papagena, como yendo al fondo de la cuestión en la relación entre Tamino y Pamina. Creo que el amor, como lenguaje universal, y la música, se ven reflejados en esta obra", añade el tenor.

En esta ópera de trasfondo masónico, Roberto Andò cuenta con Riccardo Massa, en la reposición de la puesta en escena; Gianni Carluccio, en escenografía e iluminación; y Nanà Cecchi, en vestuario. "Pedro [Halffter] lleva la obra, a nivel musical, más allá", asegura el director de escena. "Con La flauta mágica, Mozart consigue reunir la platea, al público, con el escenario, una comunicación a la que no siempre se llega", señala Andò. "Es una ópera que se puede disfrutar y a la vez te puede dar para pensar toda tu vida", apunta Borda (Sarastro).

Al igual que la gran mayoría de los artistas, la soprano Erika Escribá-Astaburuaga (Pamina) también debuta con esta ópera en el Maestranza. "Pamina es un personaje sensacional. Tiene un lado simbólico que encarna la pureza, la belleza, la inocencia de todos los seres humanos, pero al mismo tiempo, tiene una dimensión muy terrenal. Sufre un proceso de evolución, pasa por diferentes pruebas como todo el mundo a lo largo de su vida: frustraciones, decepciones, fracasos... y eso le hace crecer. Todos los personajes de La flauta mágica pasan por ese proceso de autoconocimiento", señala la artista. El barítono David Lagares, el tenor Beñat Egiarte, las mezzosopranos Gemma Coma-Alabert y Anja Schlosser, la soprano Estefanía Perdomo, el bajo-barítono Peter Kellner y el tenor Mikendi Atxalandabaso completan el reparto. Halffter también ha querido destacar el papel de los tres niños que interpretan el coro infantil, un trabajo de "dificultad extrema".

Más información