Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De palacio a palacio pasando por el Arco del Triunfo

La comitiva de los acusados tarda 75 minutos en llegar a las puertas del tribunal

Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, flanqueados por los miembros del 'Govern'.

Artur Mas ha regresado esta mañana a la sede la Generalitat para ser recibido por su sucesor, Carles Puigdemont, poco antes de acudir al juicio por el 9-N. Ha habido foto oficial en la galería gótica junto al resto de los acusados -las consejeras Joana Ortega e Irene Rigau-, así como con casi todo el Gobierno catalán y después ha salido la comitiva para iniciar el recorrido a pie desde el Palau de la Generalitat al Palacio de Justicia de Barcelona.

El trayecto a pie se cubre en apenas un cuarto de hora, pero ha durado 75 minutos, con un dispositivo impresionante de Mossos d'Esquadra uniformados y de paisano y que ha transcurrido sin incidentes. Mas, Ortega y Rigau se han dado un baño de masas antes de sentarse en el banquillo con una puesta en escena perfectamente planificada y entre gritos continuos de "independencia", "no estáis solos" o "ni un paso atrás".

Precedidos por una nube de fotógrafos, cámaras, periodistas, jefes de prensa y protocolo de casi todos los departamentos de la Generalitat, la comitiva ha bajado por la plaza de Sant Jaume y antes de llegar al cruce con la Via Laietana se ha producido la primera parada para una fotografía, aprovechando el desnivel y captar así los cientos de manifestantes que iban detrás.

Después ha continuado el recorrido por la calle de la Argenteria, donde ha vuelto a producirse una parada para otra fotografía hasta alcanzar el Fossar de les Moreres, icono del independentismo y fosa común donde están enterrados los cuerpos de las víctimas de la derrota de 1714 frente a las tropas borbónicas.

Allí han arreciado los gritos a favor de la secesión y han cantado Els segadors. Al llegar al Mercat del Born, otro icono, la comitiva ha dado un giro estratégico. Lo más lógico hubiera sido cruzar el paseo de Picaso y alcanzar ya el paseo Lluís Companys, sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, pero se ha optado por dar una gran vuelta.

La procesión gubernativa ha decidido por continuar el recorrido por la calle Comerç hasta alcanzar la calle de Davant del Portal Nou, sede del Síndic de Greuges. Un antiguo cargo de la institución, Jordi Sànchez, ahora presidente de la Asamblea Nacional Catalana, ha acudido a saludar a los acusados, que han continuado el recorrido hasta alcanzar el Arco del Triunfo.

Se trataba de pasar por debajo del simbólico monumento de Barcelona y volverse a detener para una nueva fotografía y cantar otra vez Els segadors, ahora ya entre miles de manifestantes y un griterío de consignas independentistas y de apoyo. "Fuera, fuera, fuera, la justicia española", o "queremos votar", han sido los lemas más coreados. Por megafonía una voz afirmaba: "Toda Europa mira hacia aquí".

Eran poco más de las 9.10 horas y el inicio del juicio estaba previsto para las 9. Los abogados de los acusados, togados, han bajado a las puertas del Palacio de Justicia a recibirlos y después de unos minutos de espera han decidido regresar a la sala de vistas. Mas, Ortega y Rigau no tenían prisa por llegar y deseaban continuar con el baño de masas.

 "Que sepan los representantes elegidos democráticamente que el pueblo de Cataluña está a su lado", inquería la megafonía. Después de un cuarto de hora de fotos y abrazos, los acusados han decidido finalmente subir las escalinatas del Palacio de Justicia. Ha sido el momento que más ha emocionado a los manifestantes. Tras situarse a las puertas del Palacio de Justicia, Mas, Ortega y Rigau se han girado, han estado un buen rato saludándoles con gestos de afecto y finalmente han entrado en el edificio, rumbo al banquillo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información