Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad del 22@ está por transformar 15 años después de arrancar

El distrito de Barcelona ha atraído a 4.500 empresas y suma 93.000 trabajadores

El distrito del 22@, con la Torre Agbar.
El distrito del 22@, con la Torre Agbar.

Han pasado ya 17 años desde que el Ayuntamiento de Barcelona anunció que ponía el ojo en el Poblenou y se disponía a transformar 117 manzanas del barrio, más de un millón de metros cuadrados de suelo (tres millones de techo), la mayoría industrial, para convertirlas en un nuevo barrio: el 22@, con mixtura de actividad económica, vivienda, equipamientos y zonas verdes. La transformación urbanística, con planes especiales para recalificar el suelo, arrancó en 2001 y 15 años después el consistorio hizo ayer balance. Algo más de la mitad del suelo está pendiente de tener completada la transformación, afirma el informe municipal, que arroja datos como que la zona ha atraído a 4.500 empresas y suma 93.000 empleos.

Si se recurre a la hemeroteca, en su día, entre 1999 y 2001 el ayuntamiento (gobernado por el PSC) hablaba de un plazo de ejecución del proyecto que se extendería hasta 2023. En empleo, preveía la creación de 100.000 puestos de trabajo, una cifra que se amplió a 143.000. Y otras cuestiones, como unos ingresos fiscales de 1,4 billones de pesetas (6.000 millones de euros) de recaudación fiscal en 20 años. Cuando en 2001 se aprobaron los dos primeros planes especiales, para 10 manzanas, era noticia cada compraventa de suelo, y el entonces alcalde, Joan Clos, presumía de tener "una demanda espectacular". Gigantes como Indra o T-Systems fueron de las primeras empresas grandes en aterrizar en una zona cuya puerta simbólica es la Torre Agbar, en Glòries, y por la que han optado firmas más tradicionales, como el bufete de abogados Cuatrecasas, o entidades públicas como el Banc de Teixits o BTV.

Durante la presentación del estudio, que no cifra las inversiones realizadas en la zona, tanto sus autores como el concejal de Empresa y Turismo, Agustí Colom, coincidieron en una cuestión: que pese a los años transcurridos y el parón que sufrió durante la crisis, todos los gobiernos de la ciudad han entendido la relevancia del 22@, fuera cual fuera el color político. Colom anunció que para "potenciar el proyecto" el gobierno creará una comisión de coordinación en la que participará el distrito de Sant Martí, las áreas de Ecología, Urbanismo y Movilidad y de Empresa e Innovación, con el objecito de continuar la promoción del distrito innovador, "favorecer la inversión local e internacional y fomentar la particiapción vecinal".

Los datos del informe de balance de los 15 años indican que a nivel económico la zona ha pasado de 3.437 empresas a 8.823. Las 4.500 nuevas, la mitad a partir de 2007, suponen una media de implantaciones de 545 al año. De estas, un 47% son de nueva creación y el resto, firmas que han apostado por el distrito para trasladarse. Además, un 30% de las compañías se dedican a actividades intensivas en conocimiento y tecnología. También se han levantado 15 hoteles, muchos pegados a la avenida de la Diagonal.

En el plano ciudadano, se han construido solo 1.600 nuevas viviendas de protección, cuando el horizonte eran 4.000; 14.000 metros cuadrados de techo de equipamientos, tanto para tejido productivo (como el edificio mediaTIC) como vecinal (escuelas, centros de barrio). También se han urbanizado 15 kilómetros de calles. La población de la zona ha crecido casi un 4% 2007 y 2014 un 3,7%; unos nuevos vecinos que en barrios como la Vila olímpica, Llacuna o Diagonal Mar, cuentan con entre un 8% y un 10% de extranjeros europeos. Además, son barrios donde la renta está por encima de la media de la ciudad.

Otra cuestión es la defensa del patrimonio industrial de la zona, con batallas como la defensa vecinal de Can Ricart o Flor de Maig; o el constante desplazamiento de asentamientos de barracas, todavía hoy presentes en la zona. En el plano patrimonial, hace unos meses, el Ayuntamiento anunció que destinará 10,2 millones de euros en restaurar y preservar el patrimonio industrial del barrio del Poblenou. El consistorio ha elaborado un catálogo de 158 elementos patrimoniales en Sant Martí, y ha fijado los diferentes grados de intervención en función del estado de conservación, en un índice que oscila del cero al cinco. Las principales actuaciones se realizarán en ocho naves industriales en mal estado de conservación, todas de titularidad pública, entre las que se encuentran los conjuntos de La Escocesa y Can Ricart, que ya cuentan con un plan específico de desarrollo impulsado por el Ayuntamiento.

El estudio del Ayuntamiento celebra que el 22@ se ha convertido en un referente internacional que ha sido replicado en ciudades como Medellin, en Colombia, o Montreal (Canadá). Desde 2007 la zona ha recibido la visita de más de 300 delegaciones cada año interesándose por el modelo.

Fe de errores

ue