Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau pone 40 millones para abrir la línea 10 del Metro

El Ayuntamiento de Barcelona compra inmuebles abandonados a la Generalitat a cambio de que se invierta en conectar el barrio de la Marina

La futura estación de metro Foc Cisell, en el paseo de la Zona Franca
La futura estación de metro Foc Cisell, en el paseo de la Zona Franca

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, han firmado este martes un convenio que permitirá que, a principios de 2018, se ponga en funcionamiento la nueva línea 10 Sur del Metro de Barcelona. El acuerdo prevé que se abran dos estaciones en el barrio de La Marina, dando respuesta así a una reivindicación histórica de los vecinos. El proyecto se financiará gracias a que el Consistorio compra a la Generalitat un paquete de inmuebles, que la administración catalana tiene en desuso, valorado en 40 millones.

El convenio es fruto del compromiso al que llegaron el pasado febrero Colau y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, cuando ambas administraciones acordaron estudiar cómo financiar la infraestructura pendiente. Tras meses de estudios y con el dinero que obtiene con la venta la Generalitat, la administración autonómica se compromete, a cambio, a destinar íntegramente ese importe a abrir dos estaciones —Foneria y Foc Cisell— en el barrio de La Marina.

El Ayuntamiento de Barcelona ha adquirido así hasta cinco espacios que la Generalitat tenía en desuso. Parte de las nuevas propiedades del Consistorio están en el antiguo recinto fabril de Can Batlló. Se trata de dos naves —3.637 metros cuadrados construidos— ubicadas en los números 3-7 y 15 de la calle Mossèn Amadeu Oller del recinto Can Batlló; y de cinco solares de 10.000 metros cuadrados. El equipo de Colau destinará este espacio a equipamientos y vivienda pública.

El Ayuntamiento también compra la antigua Llotja o Borsí, el mismo inmueble que fue ocupado durante unas horas el pasado 1 de mayo por unos activistas durante unas horas el pasado 1 de mayo. Este inmueble de la calle d’Avinyó, del barrio del Gòtic, tiene 3.250 metros cuadrados y se convertirá, también como reivindicaban los vecinos, en un equipamiento vecinal. Por último, el Consistorio adquiere un solar ubicado la calle Costa i Cuixart, en las antiguas cocheras de Borbó, que se destinará a un equipamiento de barrio en el que se incluirá una guardería municipal.

Los 40 millones que invierte el Ayuntamiento servirán para poner en funcionamiento las estaciones de Foneria y Foc Cisell. Cuando se inaugure la infraestructura, estas estaciones se interconectarán con el resto de líneas gracias a los intercambiadores de la Torrassa (L1), Zona Universitària (L3) y Collblanc (L5) y una conexión directa con el aeropuerto.

En la firma del convenio participaron la alcaldesa Ada Colau, el vicepresidente Oriol Junqueras, la teniente de alcalde Janet Sanz y el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull. Junqueras resaltó que la Generalitat se ha comprometido formalmente con el Ayuntamiento de Barcelona a que, a partir de diciembre de 2017, no podrá tener deudas con el consistorio barcelonés con una antigüedad superior a un año, de forma que la administración autonómica tendrá un año de margen para saldarlas. 

Colau aseguró que hacer posible la línea 10 “es una reivindicación no solo histórica sino justa y muy necesaria”. La alcaldesa confesó que faltan cuatro millones para pagar las obras, pero que todavía no han llegado a un acuerdo con la Generalitat sobre qué espacio adquirir por ese importe. El consejero de Territorio, por su parte, defendió que la inversión municipal ayudará a potenciar la línea y permitirá crear inercias que ayuden a sufragar los 39 millones de euros que cuestan abrir las estaciones de Ildefons Cerdà y Provençana, en l’Hospitalet de Llobregat.
Rull defendió que las obras no se detuvieron tras la entrada en servicio de la L9 al Aeropuerto de El Prat. La línea L10 Sur tendrá poco más de seis kilómetros divididos en 3,3 kilómetros de túneles y tres kilómetros de viaductos que comunica la Zona Franca y L’Hospitalet.