Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau ‘jubila’ a los delfines

BComú, PSC, ERC y la CUP acuerdan cerrar antes de 2018 el delfinario del Zoo de Barcelona y reubicar a los seis ejemplares fuera de la ciudad

Un cuidador junto a uno de los delfines del Zoo
Un cuidador junto a uno de los delfines del Zoo

El Ayuntamiento de Ada Colau ha anunciado el cierre definitivo del delfinario del Zoo de Barcelona. La teniente de alcalde de Ecología, Janet Sanz, ha resaltado esta tarde, antes de la reunión del grupo de trabajo que diseña un modelo para el futuro del Zoo de Barcelona: “Queremos un zoo que trabaje por la conservación, se especialice en la investigación y luche por un proyecto educativo y especializado en la fauna autóctona y amenazada. No se trata de cantidad sino de calidad”. Tras la declaración de intenciones, Sanz ha anunciado: “No construiremos un nuevo delfinario. La especie no está amenazada ni en peligro de extinción y, a partir de ahora, trabajaremos para ubicar los seis ejemplares, incluidos los dos cedidos a Valencia, en un lugar idóneo”. Ese traslado se efectuará antes de que acabe el año 2018 y por el momento el Ayuntamiento está evaluando hasta seis posibles ubicaciones para los cetáceos.

La alcaldesa ordenó, poco después de ganar las elecciones, suspender la ampliación de las instalaciones que había previsto Xavier Trias y que habría costado más de 10 millones de euros. En octubre de 2015 los seis delfines dejaron de actuar como animales amaestrados saltando entre aros y removiendo pelotas a cambio de aplausos y sardinas. Se acabaron las acrobacias y con ellas el futuro de Blau, Anak, Tumay, Nuik, Kuni y Leia. Los dos ejemplares Kuni y Leia fueron trasladados en septiembre al Oceonogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. El Zoo de Barcelona siguió las recomendaciones del Programa Europea de Conservación (EPP) y los trasladó para evitar enfermedades y endogamias .

Todavía quedan cuatro ejemplares en Barcelona y el tiempo iba en su contra y más teniendo en cuenta que la Asociación Europea de Mamíferos Marinos (EAMM) impone una serie de requisitos mínimos para el mantenimiento de cetáceos que todos los miembros de la asociación deben cumplir antes de 2020.

Los delfines llevan más de 45 años exhibiéndose en el Zoo de Barcelona. El delfinario, en un primer momento era una piscina circular rodeada de gradas y con visión submarina. Allí vivió desde 1983 hasta 1994 la icónica orca Ulises antes de que la trasladaran al SeaWorld de San Diego (Estados Unidos). El delfinario cuenta también con unas instalaciones interiores sólo para los meses de invierno. Actualmente los delfines solo permanecen en las instalaciones interiores mientras que en las exteriores viven los leones marinos.

Trias pretendía eliminar las gradas del delfinario y así agrandar la instalación y que cumpliera con los requisitos que dictaba la EAMM. El proyecto costaba cerca de 15 millones de euros y Colau lo suspendió y creó el grupo de trabajo para debatir el futuro del Zoo de Barcelona.

La decisión del cierre del delfinario y de reformular el Zoo de Barcelona ha sido apoyada no sólo por BComú y PSC, sino también por ERC y la CUP. El concejal del PSC Dani Mòdol ha destacado que la decisión de suprimir el delfinario “es difícil pero debía tomarse”. El concejal de ERC Jordi Coronas ha calificado el cierre como “un nuevo paso adelante para las políticas animalistas de Barcelona”. Maria José Lecha, de la CUP, ha reclamado que el parque de la Ciutadella no es el lugar ideal pero deben hacerse inversiones para garantizar el bienestar de los animales que todavía quedan en el zoo.

Por su parte, el portavoz de CiU, Joaquim Forn, ha lamentado la decisión y ha calificado el cierre del delfinario como "el inicio del desmantelamiento del Zoo de Barcelona". Forn ha asegurado que los convergentes están a favor del traslado de los cetáceos a una nueva ubicación pero lamentan "que no se haya trabajado para garantizar los niveles de bienestar de los delfines de Barcelona, tal y como estaba previsto". Forn ha denunciado que Colau y Collboni no han realizado las inversiones previstas en el zoo y eso "hace peligrar su futuro". 

Una posición muy similar es la de los representantes del Partido Popular. El concejal Javier Mulleras ha sentenciado: "Colau quiere dejar el Zoo tocado y hundido cerrando el delfinario".  

Más información