Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal de Castellón va a concurso arrastrada por una deuda millonaria

La CEC presenta la documentación este lunes 28 ante el juzgado de lo mercantil

Rafael Montero y José Roca, secretario y presidente de la CEC durante años.
Rafael Montero y José Roca, secretario y presidente de la CEC durante años.

La Confederación de Empresarios de Castellón (CEC) solicitará entrar en concurso de acreedores este, 28 de noviembre. Este día expiraba el plazo para entregar toda la documentación ante el Juzgado de lo Mercantil de la capital de La Plana, y la asamblea general del máximo órgano de representación de los empresarios de la provincia celebrada este viernes ha dado luz verde por unanimidad de la veintena de empresarios que la integran a la medida, que busca aliviar el declive financiero de la patronal.

Lo ha hecho tras aprobar también las cuentas del organismo, que arrojan una deuda, a fecha de 31 de diciembre de 2015, de 1,7 millones de euros, según ha informado a EL PAÍS Néstor Pascual, el portavoz de la gestora que dirige la patronal castellonense desde el pasado 28 de julio, tras la dimisión de toda su cúpula directiva: su presidente, José Roca, y tres vicepresidentes, Carmelo Martínez, Fermín Renau y Cristóbal Bellés.

La confederación castellonense de empresarios estaba en preconcurso de acreedores voluntario desde el pasado julio. Faltaba conocer la situación financiera real del organismo para dar el paso aprobado ahora. La decisión adoptada ayer supone un “respiro” para la CEC, según ha expresado Pascual, que hace apenas unos días, cuando todo apuntaba al concurso de acreedores como única alternativa, negaba que la situación de la patronal fuera caótica y llamaba al optimismo alegando que “se está pagando poco a poco. Se ha reducido la plantilla y se va saliendo poco a poco de una situación que se viene arrastrando desde no sé cuándo”.

El objetivo ahora es crear una CEC desde cero, nueva y viable, que preste servicio a los empresarios de Castellón”, dijo. Hacer borrón y cuenta nueva tras unos meses salpicados por la polémica y que han situado a la patronal en la cuerda floja. Por ello desde la gestora insisten en que una vez se cierre el plazo del concurso de acreedores, habrá elecciones para elegir nuevos representantes y dar así el pistoletazo de salida a una nueva etapa. “Como antes”, inciden, aunque no concretan para cuándo esta cita con las urnas. Otro de los pasos inminentes es presentar un plan de viabilidad que concrete el modelo de financiación de la patronal a partir de ahora, según ha explicado Néstor Pascual, pero tampoco en este punto han trascendido fechas.

La debacle de la Confederación de Empresarios de Castellón registraba uno de sus episodios más polémicos el pasado mes de julio, cuando el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Nules acordaba procesar a su secretario general, Rafael Montero, y al que fuera director de Economía y Formación de la patronal castellonense, José Antonio Espejo, por presuntas irregularidades en la gestión de las subvenciones para planes de formación. El magistrado procesaba también por falsedad documental y delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social a tres empresarios que “se concertaron” con los responsables de la patronal castellonense para “beneficiarse económicamente” de las subvenciones para la ejecución de un plan de formación intersectorial.

Esa misma semana, el presidente de la CEC, José Roca, presentaba su dimisión en la junta directiva de la entidad tras casi tres décadas en el cargo. Una decisión a la que se sumaron sus tres vicepresidentes: Fermín Renau, Carmelo Martínez y Cristóbal Bellés. Meses antes, en mayo, abandonaba el organismo el primero de los cuatro vicepresidentes de la confederación provincial, Miguel González, alegando desavenencias con la cúpula directiva y con la gestión seguida por ésta, a su juicio, poco transparente. Pero aún quedaban más ceses. El del secretario general de la CEC, Rafael Montero, destituido por la patronal en los primeros días de agosto por la “pérdida de confianza” y la “falta de transparencia”.

Más información