Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de personas protestan en Andalucía por el deterioro sanitario

Granada, Huelva y Málaga acogen manifestaciones para demandar inversión y mejoras

El doctor Jesús Candel, conocido como "Spiriman", a la cabeza de la manifestación de hoy en Granada por una sanidad pública digna.
El doctor Jesús Candel, conocido como "Spiriman", a la cabeza de la manifestación de hoy en Granada por una sanidad pública digna. EFE

Miles de personas se han manifestado este domingo en Granada, Huelva y Málaga para protestar por la fusión hospitalaria que plantea el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en estas ciudades y reclamar un incremento de las inversiones para paliar “la escasez” de medios y de personal sanitario que han dejado los recortes. En todas las marchas, convocadas por movimientos ciudadanos al margen de partidos políticos y sindicatos, se ha reivindicado una “sanidad pública digna”. La de la capital granadina ha sido masiva y la policía estima que han participado entre 40.000 y 45.000 personas. La de Huelva ha sido secundada por 13.000 participantes y la de Málaga, por 3.000, según los cálculos policiales.

Granada ha acogido la tercera movilización en poco más de un mes (las dos primeras, el 16 de octubre y el 5 de noviembre, reunieron a 40.000 y 30.000 personas) para exigir “dos hospitales completos” y posicionarse en contra de la reorganización de centros iniciada con la puesta en marcha el verano pasado del Campus de la Salud. La marea sanitaria que ha sacado a miles de ciudadanos a la calle en esta capital, auspiciada por el médico de Urgencias Jesús Candel, conocido como Spiriman, ha servido de inspiración para los actos de Huelva y Málaga, que han sido convocados por la dermatóloga Julia Paloma Hergueta y el profesor de Secundaria Jonathan Andrades, respectivamente.

En Granada se protesta porque la reorganización sanitaria ha previsto un solo hospital repartido en tres centros por especialidades. Esto obliga, según los convocantes, a que el paciente se tenga que “autodiagnosticar” cuando sufre alguna urgencia y deba decidir a qué instalaciones se desplaza en función de la especialidad médica. Candel, que convoca a través de las redes sociales y es el rostro más visible de la plataforma Granada por su salud, ha pedido este domingo “dos hospitales generales completos” y ha recordado que el sistema de salud se basa “en la sectorización y las áreas sanitarias, y no en las fusiones”. Ha reclamado la dimisión del viceconsejero de Salud, Martín Blanco.

El movimiento ciudadano Huelva, por una sanidad digna se ha manifestado por primera vez este domingo contra la fusión de los hospitales Juan Ramón Jiménez e Infanta Elena porque considera que “mermaría la atención de los usuarios con un recorte encubierto de medios y personal”. Igual que Granada, la plataforma reivindica dos centros hospitalarios “completos” para dar una cobertura eficaz a la población. La manifestación ha cubierto el recorrido que hay entre la Avenida de Andalucía y la de Martín Alonso Pinzón, donde está la Delegación de Salud.

Un 200% más de reclamaciones

En Málaga, la protesta ha tenido lugar la misma semana que la Mesa de la Profesión Médica, que aglutina a una decena de colectivos, ha hecho público que las reclamaciones en los hospitales de la provincia han crecido un 200% en los dos últimos años por problemas derivados de los recortes. El grueso de las quejas se justifica por los retrasos en las consultas de especialistas, en las pruebas diagnósticas y en las intervenciones quirúrgicas. Hay preoperatorios que caducan y reclamaciones que no se contestan. El viernes, la directora de la unidad de obstetricia y ginecología del Hospital Materno Infantil dimitió después de tres años en el cargo y, según el Sindicato Médico de Málaga, lo hizo por falta de personal.

Un ejemplo de las demoras lo cuenta María, que ha participado en la marcha por el centro de la ciudad. En julio la derivaron al reumatólogo y cuando fue a pedir su consulta, le dijeron que el cupo de 2016 estaba completo y que no podrá ver al especialista hasta 2017. “Y a ver cuándo me toca, porque dejaron de asignar citas en abril”, cuenta. En la manifestación había enfermeras que se han sumado a la iniciativa por la reducción de plantillas. “No se cubren las bajas, estamos solas”, contaba una de ellas. Plantas con 34 enfermos son atendidas por solo dos profesionales. “Lo malo viene de allí [del Gobierno] y de aquí [de la Junta] no viene nada”, ha resumido.

El manifiesto leído por Andrades al final del acto reivindicativo ha pedido nuevas infraestructuras sanitarias e inversión para incrementar el personal, ya que se trata de la provincia española “con menos camas públicas y enfermeros por habitante, y la andaluza con la lista de espera más larga para operaciones”. La exigencia pasa por “una sanidad pública digna”. Miembros del PP como el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el de la Diputación Provincial, Elías Bendodo, han estado en la manifestación a título particular. También ha habido representantes de IU y de Podemos, como el diputado Alberto Montero.

Respuesta de Salud

La Consejería andaluza de Salud, tras las protestas, ha apuntado a través de un comunicado que seguirán escuchando a la población y a los profesionales cuando “el objetivo sea una mejora del sistema sanitario público”. Ha precisado que la organización hospitalaria en las tres provincias es diferente y que en cada una de ellas se analizarán “los escenarios posibles” para satisfacer las expectativas y las necesidades en materia sanitaria.

“Pedimos que no se confunda a la población planteando en las reivindicaciones fines comunes, cuando los puntos de partida en cada provincia son diferentes”, añade la nota del Gobierno andaluz, que en los Presupuestos de 2017 ha previsto una partida de 9.300 millones de euros para sanidad, un 5,5% más que este año. La Junta ha mostrado su “absoluto respeto” a las reivindicaciones ciudadanas y profesionales, pero ha rechazado el mensaje “catastrofista” que partidos como el PP y Podemos, de los que dice que “van de la mano en este propósito”, están intentando transmitir a la población.

Más información