Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rita Barberá se protege con un comité del que nadie sabe nada

El PP pide que su auditor declare ante el juez de Taula para explicar sus cuentas

La exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá. En vídeo, Pablo Casado sobre la declaración de Barberá

La exalcaldesa de Valencia Rita Barberá se ha defendido este lunes en el Tribunal Supremo de la acusación de blanqueo de capitales que pesa sobre ella aludiendo a un comité del que nadie admite saber prácticamente nada. Según Barberá, fue el comité de campaña del PP de la ciudad de Valencia el que decidió que los miembros del grupo municipal, ella incluida, aportasen 1.000 euros para financiar actos electorales para los comicios de 2015. Pero ninguna de las pruebas practicadas por el juez de Valencia Víctor Gómez, instructor del caso Taula, avalan tal explicación.

Ninguno de los 50 imputados interrogados por el magistrado ha sabido precisar los rasgos básicos de dicho comité de campaña: quién lo integraba, dónde se reunía, quién lo convocaba, qué calendario seguía, ni cómo se adoptaban las decisiones en su seno. Tampoco se levantaban actas de su actuación, ni existen documentos que acrediten su funcionamiento.

El PP pide que declare su auditor

El PP ha pedido al juez de Valencia Víctor Gómez que su auditor declare para explicar sus cuentas. El magistrado instructor del caso Taula ha aceptado la petición y el auditor declarará el jueves.

En calidad de persona jurídica, el PP está imputado en la pieza del blanqueo de capitales del caso Taula. En esta se indaga la conocida como operación de pitufeo, mediante la cual, según los investigadores, medio centenar de personas del grupo municipal del PP de Valencia habrían blanqueado 1.000 euros cada uno ingresando la cantidad en una cuenta del partido y recibiéndola al mismo tiempo en dos billetes de 500.

El representante del PP se distanció ante el juez de la exalcaldesa de Valencia y ahora senadora Rita Barberá y del conjunto de la antigua dirección del partido en Valencia —ahora regido por una gestora—. El partido negó haber tenido conocimiento de las cuentas corrientes de los populares de Valencia y de sus vías de financiación, que situó fuera del control del Tribunal de Cuentas.

El PP, que está imputado en la causa como persona jurídica, negó en su declaración ante el instructor que tal comité pudiera recaudar dinero dentro o fuera del grupo municipal para sufragar actos de campaña, porque carecía de competencias para ello.

Barberá ha entregado un documento en el que aparece un organigrama del comité de campaña, con los nombres y cargos respectivos. A pesar de que se le ha requerido, el PP no ha aportado información similar, ni tampoco lo han hecho otros responsables del partido en aquella época en la ciudad.

La exalcaldesa ha señalado a su exvicealcalde Alfonso Grau y su sucesor al frente del grupo municipal, Alfonso Novo, como los responsables económicos de la campaña, extremo que ambos han negado ante el magistrado.

Lo que los investigadores han concluido después de ocho meses de actuaciones en esta pieza separada de Taula es que el mencionado comité de campaña era un organismo de estrategia electoral, y carecía de funciones para recaudar fondos.

Tal organismo se hallaba a medio camino entre el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia y el PP de la ciudad, que después de más de dos décadas de gobierno local eran en la práctica lo mismo. Y se trataba de un comité, coinciden las fuentes del caso consultadas, que funcionaba siguiendo unas prácticas muy de andar por casa.

Los imputados y testigos que más información han proporcionado sobre el comité han dicho, por ejemplo, que no existía ningún lugar fijo de reunión, y que estas a veces se celebraban en un bar. También han asegurado que no existían convocatorias formales, sino que podían reunirse tres o cuatro personas y tomar decisiones sobre la campaña.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información