Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

“Se equivoca quien quiera construir un problema de seguridad con el ‘top manta”

Amadeu Recasens es el máximo responsable de la Guàrdia Urbana de Barcelona desde junio de 2015

Amadeu Recasens, máximo responsable de la Guàrdia Urbana.
Amadeu Recasens, máximo responsable de la Guàrdia Urbana.

Ada Colau nombró en junio de 2015 a Amadeu Recasens máximo responsable de la Guardia Urbana. El top manta ha sido desde entonces la mayor fuente de problemas y polémicas en materia de seguridad para el Gobierno municipal . Se han desmantelado zocos ilegales, los manteros se han organizado en una especie de sindicato; un regidor, Josep Garganté (CUP), apareció en un vídeo coaccionando, supuestamente, a un médico para que atribuyera las lesiones de un mantero a una actuación policial. Y el teniente de alcalde Jaume Asens (BComú) sugirió a la abogada de un agente herido que no pidiera que encarcelaran a su agresor, también mantero.

Pregunta. ¿El top manta tiene solución?

Respuesta. La solución no puede ser solo policial.

P. ¿Los agentes anticolau lo han utilizado?

R. Se ha utilizando intereses legítimos, e ilegítimos, en la construcción del discurso del top manta. No he percibido ninguna animadversión, como cuerpo, hacia la alcaldesa.

P. La crisis de Garganté, la de Asens… ¿todo tiene que ver con la venta ilegal?

R. Si el top manta es el gran problema de seguridad en Barcelona, nos podemos dar con un canto en los dientes. Barcelona es una ciudad segura. Nunca había habido una percepción de la seguridad tan alta como ahora. Si alguien quiere construir un problema de seguridad con el top manta, se equivoca.

P. ¿Actuó mal Jaume Asens al llamar a la abogada?

R. Actuó en el ámbito de sus competencias y no hubo ninguna injerencia en la defensa del agente.

P. En el caso Garganté, los agentes dijeron que no les había defendido

R. Mi compromiso con la defensa de la Guardia Urbana no es ningún secreto.

P. La CUP dice que es un cuerpo represor y racista.

R. La Guardia Urbana es un cuerpo profesional. Si hay excepciones se tratan de forma rigurosa a través del régimen disciplinario o por la vía judicial. Hay que corregir situaciones y no demonizar a colectivos.

P. ¿Cómo era la Guardia Urbana de Trias y como es la de Colau?

R. La Guardia Urbana es del Ayuntamiento no es ni de Trias ni de Colau. Aún así, la política del alcalde Trias estaba dirigida a una policía de orden público y de intervención en situaciones de crisis. El planteamiento del gobierno actual es de prevención, de impedir que las cosas sucedan.

P. ¿Hubo errores en el pasado?

R. Siempre se competen errores. Lo importante es detectarlos y corregirlos.

P. Usted ha suspendido a dos agentes por agredir a un motorista.

R. Si hay mala praxis se corrige a través del régimen disciplinario y en los juzgados.

P. ¿Cuál es su plan para la Guardia Urbana?

R. Modernizar el cuerpo. Por un lado con políticas públicas basadas en la proximidad, la territorialidad y la transparencia.

P. ¿Y el plan director?

R. Con el plan director de la Guardia Urbana hemos reestructurado a la policía para hacerla moderna y adaptada a las necesidades de la ciudad. El plan director no se cerrará nunca y estará en continua evolución.

P. ¿Cuál es su modelo de policía?

R. No tengo una policía de referencia. Hay buenas prácticas adaptables, pero no importables. Quiero un cuerpo que tenga un contacto más fluido con el ciudadano. Al ciudadano no se le puede abordar diciendo que colabore con la seguridad poniendo rejas y alarmas. Lo que hay que pedir es que se corresponsabilicen haciendo políticas conjuntas. Hay que preguntarles qué necesitan.

P. ¿Se dotará a los agentes de la Guardia Urbana de pistolas eléctricas?

R. Las funciones policiales que realiza la Guardia Urbana no necesita del uso ni taser, ni cañones, ni armas largas, ni espadas…

P. Aclárenos. ¿La urbana tiene o no antidisturbios?

R. Mientras yo esté aquí, la urbana no hará funciones de orden público. En el pasado sí que hizo actuaciones como antidisturbios. Ahora no. Eso no quiere decir que para la protección de edificios, personalidades, grandes acontecimientos… deba haber agentes que conozcan el uso de cascos, escudos…

P. ¿Hay cooperación con el resto de cuerpos?

R. Sí. Los Mossos tienen unas funciones y la Guardia Urbana otras. Todo lo que sea solaparse es perder recursos.

P. ¿Qué opina del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE)?

R. ¿Sirve para algo? Si no sirve para nada, mejor cerrarlo.

P. ¿Qué es un guardia urbano?

R. Un servidor público que mantiene y ayuda a mantener las reglas de convivencia.

P. ¿Es usted un político?

R. Toda mi vida he luchado para que exista una raza de politécnicos. En esta sociedad es necesario que los técnicos dialoguen con políticos. No pertenezco a ningún partido me han colgado el cliché de ser del PSOE, CiU… dependiendo de los cargos que he ocupado en mi vida laboral.

P. ¿Usted apostó por un ejército catalán?

R. En una ponencia que hice a invitación de la Assemblea Nacional Catalana dije que en el caso que Cataluña quiera ser independiente, tendrá que plantearse un modelo de seguridad —que yo no creo que deba ser un ejército— adecuada en conflictos asimétricos. Es decir, estructuras que impidan que Cataluña sea un espacio abierto a narcotráfico, crimen organizado o terrorismo.