Denuncia contra la Sagrada Familia por vulnerar la legalidad urbanística

La asociación de vecinos del barrio insta al Ayuntamiento de Barcelona a que obligue al templo a respetar la alineación de una de sus fachadas

Las columnas de la fachada de la calle de Mallorca de la Sagrada Familia.
Las columnas de la fachada de la calle de Mallorca de la Sagrada Familia.ALBERT GARCÍA

La asociación de vecinos de la Sagrada Familia presentó el miércoles una denuncia en el área de Ecología Urbana del consistorio barcelonés por vulneración de la legalidad urbanística contra el templo. La denuncia apunta que las obras se están realizando sin las licencias y permisos preceptivas pero se centra, especialmente, en la fachada del templo de la calle de Mallorca. Sostiene que las columnas del pórtico de la fachada de la Glòria invaden la acera y no respetan la alineación del vial en una distancia que sitúan entre 20 y 50 centímetros "vulnerando la legalidad urbanística prevista en el Plan General Metropolitano (PGM)". "Esas normas establecen un margen de tolerancia de 15 centímetros que en este caso se excede", ha señalado Juan Ichaso, firmante de la denuncia en representación de la asociación de vecinos. Hacen responsables de esa vulneración a la junta del templo y sostienen que es el Ayuntamiento el que debe "controlar y supervisar la ejecución de las obras y del cumplimiento de las normas urbanísticas".

Lo que solicitan los vecinos en la denuncia es que los servicios de inspección ratifiquen la anomalía y que el consistorio obligue a la junta del templo a la "restitución de la legalidad urbanística". "Eso supondría tener que intervenir en las columnas, no sé cómo pero esta claro que no se puede tolerar la impunidad y la prepotencia con la que actúan los responsables de la Sagrada Familia", ha precisado Ichaso.

Lo cierto es que el Ayuntamiento de Barcelona conoce hace tiempo que las columnas sobrepasan la alineación del vial tal como reconocieron a este periódico cuando publicó esa noticia en julio de 2007. Admitieron entonces que precisamente la falta de control de la ejecución de las obras y la ausencia de permisos y planos había propiciado que el templo adelantara impunemente la fachada en una distancia que calcularon entre los 20 y los 50 centímetros. Un adelantamiento que no fue del todo perceptible hasta que el templo retiró las vallas que cerraban el perímetro de las obras. En su día, ese hecho generó controversia en el propio consistorio: mientras algunos apuntaban que había que parar las obras, otros optaron por no hacer nada. Y eso es lo que ocurrió.  "El distrito quería intervenir y hacer algo pero desde otras áreas del Ayuntamiento no estaban por la labor", ha apuntado Ichaso. "Si denunciamos ahora esa vulneración urbanística es por la impunidad con la que se mueve el templo", ha añadido. Desde la Sagrada Familia se ha negado esa vulneración de la alineación del vial, solo se reconoce que el voladizo del pórtico sobresale algo.

Más información
La Sagrada Familia trepa por el cielo de Barcelona
Colau fiscalizará las obras de la Sagrada Familia
Los vecinos denunciarán a la Sagrada Familia por invadir la calle Mallorca

Si en el plazo de 30 días el ayuntamiento no da trámite a la denuncia y no responde a lo que en ella se solicita, los vecinos promoverán un recurso ante los tribunales de lo contencioso administrativo para que sea la justicia la que se pronuncie.

Y no es la única iniciativa de una asociación de vecinos que expresa el malestar que provoca, cada vez más, el templo. "Son profundamente insolidarios, son prepotentes y actúan con completa impunidad", ha continuado Ichaso que invita a los responsables de Hacienda a que miren la liquidación del IVA que presenta la junta del templo. "En todas las entradas de cualquier sitio se especifica el IVA o si está ya incluido y eso no pasa en las entradas de la Sagrada Familia", ha destacado Ichaso. Desde la asociación de vecinos ven con preocupación como el incremento constante del turismo está cambiando, a peor, un barrio residencial de la ciudad. El año pasado el templo recibió 3,7 millones de turistas, una cifra a la que hay que sumar los que se quedan en la calle, sin entrar. "Es imposible la presión, el barrio está sufriendo un proceso de gentrificación. Los pisos turísticos han invadido lo que antes eran comunidades de vecinos, se ha roto la cohesión social, se ha provocado un encarecimiento del alquiler y el comercio de proximidad ha desparecido", ha descrito.Se quejan de que la "ambición" de la Sagrada Familia de atraer a cuantos más turistas está colapsando el barrio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Hay otros modelos de edificios y conjuntos emblemáticos que funcionan mejor, con un límite de capacidad de 800 visitas por día que es el que se aplica al Park Güell o en la Alhambra de Granada, algo así se debería hacer en la Sagrada Familia", ha añadido. La junta del templo cuenta con la buena marcha de las visitas turísticas porque son su forma de financiar las obras y hace un mes explicaron que a un ritmo de 25 millones de euros anuales para las obras, el conjunto estará acabado en 2026. "Pero el templo ingresa mucho más por la actividad turística. A una media de 18 euros por entrada, el año pasado obtuvieron 66 millones de ingresos. Nosotros proponemos al Ayuntamiento que introduzca una tasa de un euro por turista que acceda a la Sagrada Familia, un dinero que revertiría en los servicios y el desgaste que sufre el barrio precisamente por la invasión de millones de turistas". Pone como ejemplo la estación del metro de la Sagrada Familia con un registro de validaciones similar a la de plaza de Catalunya, uno de los intercambiadores centrales de la ciudad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS