Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUP

Puigdemont arropa al edil de la CUP tras su plante a la Audiencia Nacional

Joan Coma ha apelado a su conciencia para no ir a declarar por un delito de sedición

Joan Coma, arropado por dirigentes de ERC, PDC, ANC i Òmnium, en Vic.
Joan Coma, arropado por dirigentes de ERC, PDC, ANC i Òmnium, en Vic.

Joan Coma, portavoz de la CUP en Vic (Barcelona), ignoró ayer la citación del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que quería interrogarle como supuesto autor de un delito de incitación a la sedición por defender en un pleno la resolución del 9-N de 2015 de inicio del proceso de independencia. El president Carles Puigdemont y los partidos soberanistas arroparon a Coma, mientras el juez comunicaba la incomparecencia a la fiscalía para decidir si se actúa contra él.

Fuentes de la fiscalía señalaron que estudiarán el asunto “debidamente” antes de dar una respuesta al magistrado, informa Europa Press. Joan Coma fue citado por el juez Moreno hace tres semanas y el domingo por la noche ya anticipó su decisión en las redes sociales: “Mañana [por el lunes] a las 10.00 estaré en Vic, obedeciendo conciencia, cumpliendo mandato democrático. El futuro de nuestro pueblo no lo decidirá ningún tribunal”, escribió en Twitter.

El caso de Coma ha generado una oleada de solidaridad de todo el soberanismo, tanto de los partidos independentistas como de los defensores del derecho a decidir (la expresión usada para aludir al derecho de autodeterminación). Decenas de cargos electos le respaldaron ayer en una rueda de prensa celebrada a las 10.00, justo a la hora que debía declarar, y unas 300 personas acudieron a una manifestación vespertina. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, mostraron su apoyo en Twitter.

Sienta un precedente peligrosísimo perseguir a alguien por expresar sus ideas", dice Fachin, el líder de Podem

El juez Ismael Moreno citó a Coma por la defensa que realizó durante el pleno del Ayuntamiento de Vic el pasado diciembre de la declaración de inicio del proceso de independencia aprobada un mes antes en el Parlament. El texto había sido anulado por el Tribunal Constitucional. En esa sesión, Coma sostuvo que para que la secesión se produzca algún día se deberá desobedecer. “Antes de hacer la tortilla se tendrán que romper los huevos”, dijo.

Ayer, arropado en la plaza Mayor de Vic por diputados de Junts pel Sí, la CUP y Podem, además de por los líderes de las entidades soberanistas Asamblea Nacional Catalana y Òmnium, Coma insistió en que no reconoce la autoridad o legitimidad “de ningún tribunal que quiera situarse por encima de los derechos fundamentales, como son la libertad de conciencia, de expresión y asociación”. Y agregó: “Tenemos la mala pata de tener un Estado que tiene fobia a la democracia”. Albano Dante Fachin, líder de Podem, afirmó que acusar a alguien por defender sus ideas sienta “un precedente peligrosísimo”.

Más información