Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid regulará el aparcamiento en zonas limítrofes con la M-30 si los vecinos lo piden

Solo tendrían que pagar por estacionar su vehículo quienes no sean residentes en esos barrios

Un usuario saca un tique en un parquímetro nuevo con el viejo al fondo.
Un usuario saca un tique en un parquímetro nuevo con el viejo al fondo.

El Ayuntamiento de Madrid regulará el aparcamiento en los barrios de fuera de la almendra central de la capital que limitan con la M-30 "siempre que los vecinos lo pidan", según ha explicado la directora general de Sostenibilidad y Control Ambiental del Consistorio, Paz Valiente. Para ello, establecerá un sistema de pago por estacionamiento que sirva para "disuadir" del uso del coche.

Esta medida, en la que el área de Medio Ambiente y Movilidad lleva trabajando en el último año, se incluirá en el nuevo plan de calidad del aire y no supondrá coste alguno para los residentes en los barrios de fuera de la M-30, quienes, a diferencia de lo que sucede con los vecinos de la almendra central, no tendrán que pagar ninguna tasa anual por aparcar su coche en la calle.

Paz Valiente ha explicado que se va a incluir la regulación del aparcamiento fuera de la M-30 para evitar la saturación que padecen algunas zonas —como Arturo Soria y Ventas, por ejemplo— donde a muchos vecinos les es difícil usar su vehículo debido a que allí aparcan gran cantidad de personas que después se dirigen en transporte público al centro.

"Se va a incluir la regulación del estacionamiento, pero con muchos matices. Los propios vecinos nos dicen que el efecto frontera es espantoso y que en algunas zonas colindantes con la M-30 ellos no pueden ni moverse ni aparcar", explica Valiente. La idea del equipo de Gobierno de Ahora Madrid, según explica la directora general, es ir regulando el aparcamiento "a demanda" y "siempre a petición de los vecinos".

"Se buscará un sistema que no sea de pago para residentes, pero que a aquellos que vengan de fuera les suponga un coste", explica la directora general, que descarta dar fechas de cuándo se pondrá en marcha la medida. Esta va ligada al proyecto municipal de crear aparcamientos disuasorios, que todavía no se han comenzado a construir, para que "los coches vayan allí y no a esas zonas frontera".

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ya anunció que el Consistorio reservaría plazas de aparcamiento fuera de la M-30 sin implantar el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), aunque dijo: "La racionalización [de los aparcamientos] no tiene que ver con cobros". Sabanés hizo esas afirmaciones en una rueda de prensa para enmendar unas "reflexiones" que la consejera técnica del Área Elisa Barahona hizo en la Universidad Menéndez Pelayo en Santander sobre la posibilidad de extender el aparcamiento regulado a zonas fuera de la M-30, ampliar el horario hasta las doce y los fines de semana. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información