Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera multa, de 300 euros, por insultos homófobos

La Generalitat sanciona a un joven que increpó a un empleado de una residencia por su orientación sexual

Miembros de asociaciones en defensa del colectivo LGTB celebran la aprobación de la ley contra la homofobia en el Parlament en octubre de 2014 Ampliar foto
Miembros de asociaciones en defensa del colectivo LGTB celebran la aprobación de la ley contra la homofobia en el Parlament en octubre de 2014

El Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias ha impuesto la primera sanción económica por insultos homófobos al amparo de la ley de Homofobia aprobada hace dos años por el Parlament, una multa de 300 euros a un joven que profirió insultos homófobos a una persona por su condición sexual.

La consejera Dolors Bassa ha informado de esta multa en un momento en que el colectivo homosexual ha denunciado la inacción del Ejecutivo catalán a la hora de implementar la ley contra la Homofobia, que prevé sanciones que hasta ahora no se habían aplicado pese a las 81 denuncias presentadas ante la Generalitat por actos de LGTBIfobia desde que se aprobó la ley el 2 de octubre de 2014.

Según Bassa, "la sanción tiene gran simbolismo, porque evidencia la tolerancia cero con conductas contra el colectivo LGTBI". Bassa ha confirmado que el infractor ha hecho efectivo el pago de la primera sanción impuesta por vulneración de los derechos de las personas LGTBI, según el procedimiento que regula la Ley 11/2014.

Los hechos sancionados son los insultos homófobos a un trabajador de un centro residencial para personas mayores que tuvieron lugar el pasado mes de marzo cuando el empleado fue increpado y menospreciado por su orientación sexual. La consejera ha destacado que "la sanción se ha podido instrumentar gracias a la valentía de la víctima, que lo denunció, y de las personas que fueron testigo". "Esto significa un paso adelante en la lucha por los derechos del colectivo LGTBI. Es importante que se sancione ya que significa que en Cataluña no aceptamos ninguna forma de agresión o comportamiento contra las personas", ha dicho la consejera, que ha alentado a denunciar cualquier vulneración de los derechos del colectivo.

Bassa ha recordado que "la Ley 11/2014 es positiva, propositiva y quiere garantizar los derechos de LGTBI, pero también se dotó, entre otras cosas, de un régimen de sanciones administrativas para perseguir aquellas conductas LGTBIfóbicas no contempladas en el Código Penal y que son formas de discriminación cotidianas".

Desde que se aprobó la ley en octubre de 2014 hasta el primer semestre de 2016, la Generalitat ha recibido 81 denuncias por homofobia, de la que 67 se refieren a insultos (34 en persona, 16 a través de las redes y 17 en otros medios), 5 son por amenazas y 5 por agresiones. De estos hechos denunciados, la Generalitat ha abierto 32 expedientes administrativos, el resto han sido derivados a la vía penal o laboral o están fuera de las competencias de la ley. Aparte de las denuncias, la Generalitat ha atendido 140 notificaciones de vulneraciones de derechos recogidos en la Ley durante estos dos años, y cientos de consultas en el teléfono 012.

La ley prevé que puede denunciar cualquier persona que por ser LGTBI sufra situaciones de violencia verbal; expresiones vejatorias; acciones de aislamiento, rechazo o desprecio público, notorio y explícito; exclusión; discriminación o acoso en el ámbito laboral o escolar, o limitación de acceso a espacios públicos o privados.

Bassa ha apelado a la responsabilidad del conjunto de la ciudadanía a denunciar cualquier acción de discriminación LGTBIfoba y ha recordado que por primera vez la Generalitat se ha presentado como acusación popular contra el vecino de Mataró (Barcelona) acusado de amenazar al colectivo LGTBI con perpetrar un atentado como el de Orlando (EE UU).

Con motivo del segundo aniversario de la aprobación de la Ley, la Dirección General de Igualdad ha organizado el próximo viernes en el Palau Moja de Barcelona un acto de reconocimiento de las personas y las entidades que han defendido históricamente los derechos de las personas LGTBI.

Según han informado a Efe fuentes del colectivo LGTBI, es probable que las entidades LGTBI no acudan al acto al estar disconformes con el lento despliegue e implementación de la ley que está haciendo la Generalitat.

La consejera ha recordado que "esta ley nació del consenso y gracias al impulso de los movimientos LGTBI" a quienes ha querido agradecer "la complicidad a la hora de impulsar políticas de respeto de los derechos de las personas". En alusión al posible boicot de los colectivos LGTBI al acto de mañana, Bassa ha dicho: "Aún nos queda mucho trabajo por hacer y tenemos mucho margen de mejora, somos conscientes. Debemos celebrar los avances hechos. Éste es un reto de país, un pilar de la República que queremos construir, en el que la igualdad de trato y oportunidades es fundamental en la construcción social".