Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Alfaro más jazzístico inaugura la temporada del colegio Rector Peset en Valencia

Una exposición del artista recuerda su vinculación con este género musical

Una de las obras que se pueden ver en la exposición de Alfaro. Ampliar foto
Una de las obras que se pueden ver en la exposición de Alfaro.

En 1994 Andreu Alfaro presentaba en la galería Gamarra y Garrigues de Madrid una exposición que reunía una serie de trabajos, dibujos y esculturas, con el jazz como argumento plástico, como motivo experimental. El proyecto revelaba la fascinación del artista por este estilo musical, que se sumaba a sus colaboraciones con otros géneros, como la Nova Cançó y las figuras de Raimon y Ovidi Montllor.

Más de veinte años después, muchas de las piezas de aquella exposición, que durante un tiempo se pudieron ver en el Espai Alfaro de Godella, salen de nuevo a la luz en la sala de la muralla del Rector Peset, inaugurando su temporada cultural. La exposición se presenta bajo el rebautizado titulo de Alfaro i el jazz y los versos de un poema de Marc Granell, Quan la nit es trenca en mil sons, que el poeta dedicó en su momento a la serie escultórica.

“Andreu Alfaro”, señala la comisaria de la exposición, Toni Picazo, "fue un apasionado del jazz, sobre todo de sus figuras más carismáticas, Billie Holiday o Louis Armstrong, protagonistas de algunas de las piezas que se exhiben en la exposición del Peset”. El propio Alfaro, como recuerda Picazo, se referiría en su momento al origen del proyecto como “un tributo a la música de los negros norteamericanos que tanta alegría me ha proporcionado desde el corazón a los pies, a lo largo de toda mi vida”. Como comenta su hijo Andrés Alfaro Hofmann, “la música de jazz era la única banda musical que le acompañaba siempre en el estudio mientras trabajaba”.

“El jazz y sus intérpretes han gozado desde sus inicios de una gran fascinación, de un poder de seducción para numerosos artistas, sobre todo en disciplinas como la fotografía o la ilustración", señala Picazo. "Pero desde la escultura no se conocen muchos ejemplos de colaboración, de ahí el interés que ofrece este proyecto”, resalta.

La exposición está formada por una quincena de esculturas y cerca de treinta dibujos que revisten los muros de la sala de exposiciones con la estilizada escritura plástica del escultor. También se pueden ver una serie de dibujos de carácter más privado o íntimo, poco conocidos, procedentes de diferentes cuadernos de viaje que el escultor fue realizando a lo largo de su vida. En ellos se puede contemplar el proceso de depuración que el artista realizaba antes de transportar el dibujo a las formas escultóricas.

“Además de la primacía de la línea", explica Picazo, "en este proyecto tan especial concurren otros acentos característicos de la obra de Alfaro, como el carácter autobiográfico, el diálogo con la tradición o la interpretación de la escultura como esa forma genuina de dibujar en el espacio”. “Nos acerca, quizás, al Alfaro más alegre y gozoso”, comenta.

Con esta exposición la Universitat de València rinde homenaje al artista valenciano que el pasado mes de febrero fue distinguido, a título póstumo, con la medalla de la institución, que cumple con su compromiso de mostrar a los grandes artistas contemporáneos. Ya ha producido las exposiciones de Michavila y Artur Heras . Y el próximo mes de noviembre mostrará a Yturralde. La inauguración de la exposición de Alfaro, hoy miércoles, estará amenizada por la música del cuarteto Folkenjazz.

Alfaro i el Jazz. Quan la nit es trenca en mil sons. Del 28 de septiembre al 23 de octubre.

Más información