Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La capital se mira al espejo

El Festival Open House permitirá visitar 100 edificios emblemáticos, 50 de ellos por primera vez

El espacio de coworking de Izaskun Chillida mostrará su interior.
El espacio de coworking de Izaskun Chillida mostrará su interior.

Madrid y Nueva York son dos ciudades muy distintas, pero hay algo que tienen en común: ambas proyectan una gran cantidad de energía. Tienen una gran capacidad para reinventarse. “Madrid lo hizo con la inauguración de los Ayuntamientos democráticos en los años ochenta, por ejemplo. La ciudad siempre ha roto con el tópico de ser solo un centro burocrático y ha demostrado que también tiene una gran energía económica, que es un foco de innovación científica, tecnológica, cultural y artística”, dice José María Ezquiaga, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), que el próximo 29 de septiembre inaugura la XIII edición de la Semana de la Arquitectura. Nueva York será la ciudad invitada. “La metrópoli estadounidense es un ejemplo de creatividad y atracción de talento, y creo que es en ese ámbito donde la ciudad de Madrid también tiene que moverse”, apunta Ezquiaga.

Dentro del programa está el Festival Internacional Open House Madrid. El 1 y 2 de octubre se podrán visitar 100 edificios emblemáticos y espacios urbanos que tendrán las puertas abiertas. La mitad abren por primera vez y la mayoría pueden visitarse sin inscripción previa. “La arquitectura responde a cada uno de los momentos históricos de una forma muy distinta, y siempre deja la huella del autor”, dice José María Ezquiaga, refiriéndose a la variedad de inmobiliario que se podrá visitar este año, como El Senado, la vela BBVA, el Teatro de la Zarzuela, el campus Repsol o el Parque Móvil del Estado. “Es muy importante hacer las visitas sin predisposiciones, casi con una mirada ingenua, infantil, para percibir desde el espacio global, hasta los detalles pequeños”.

La Semana de la Arquitectura, que va hasta el 9 de octubre, también tendrá una serie de conferencias y coloquios con expertos como Richard Plunz, un arquitecto, docente e investigador que durante años se ha dedicado a estudiar, entre otros temas, la relación entre la Administración y la ciudad de Nueva York menos conocida y globalizada: la de los suburbios, la vivienda social y los barrios que concentran crisoles culturales debido a la inmigración. Plunz compartirá mesa con arquitectos españoles muy vinculados a la arquitectura estadounidense, como Carlos Mínguez, Juan Herreros, o Andrés Jaque.

Además se llevará a cabo la exposición Cartas a la alcaldesa, una iniciativa que tuvo su origen en el Storefront for Art and Architecture (Escaparate para el Arte y la Arquitectura) de Nueva York, comisariada por Eva Franch. En la versión madrileña, 100 arquitectos pondrán de manifiesto sus inquietudes con respecto a la ciudad de Madrid. Una iniciativa que ya se ha hecho en varias ciudades del mundo como Bogotá, Buenos Aires o Taiwán. ¿Hay alguna inquietud en común entre los arquitectos locales? “Preocupa el deterioro de la arquitectura, la histórica y la contemporánea. También cómo recuperar el espacio público”, afirma Ezquiaga. “Inquietudes similares a la ciudadanía”.