Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelve la gran fiesta de los pájaros

Todo a punto para el gran festival ornitológico del Delta del Ebro

Una garza real ('Ardea Cinerea') alza el vuelo en el delta del Ebro.
Una garza real ('Ardea Cinerea') alza el vuelo en el delta del Ebro.

Ya hay quien está soñando en ver el chorlitejo mongol grande o algún limícola raro (acaso el correlimos acuminado, Dios lo quiera). En todo caso, todo el mundo piensa en pasárselo bien en torno a la afición por observar aves. Sí: vuelve el Delta Birding Festival, “el mayor acontecimiento ornitológico del sur de Europa”, la gran fiesta de los pájaros, que se celebra en el Delta del Ebro desde mañana viernes hasta el domingo (www.deltabirdingfestival.com).

Dirigido tanto al que ya es un consumado observador de aves como al que quiere iniciarse en un mundo que ofrece tantas emplumadas satisfacciones, el festival acomete su tercera edición con relativos pocos cambios respecto a la pasada pero de nuevo con el empeño de elevar el listón del interés por los pájaros en nuestro país.

Los organizadores son la tienda de ciencias naturales Oryx, la Fundación Catalunya La Pedrera y el Instituto Catalán de Ornitología (ICO).

Cosas que hacer en la cita del delta

Comprar prismáticos.  El festival es una excelente oportunidad para hacerse con los binoculares adecuados. Incluso hay un estupendo mercado de segunda mano.

Conseguir un autógrafo de Lars Svensson. Que te firme tu guía de pájaros el gran ornitólogo sueco, autor de la legendaria Collins Bird Guide es un puntazo.

Observar flamencos. El delta es un lugar excepcional para observar estas aves, entre otras muchas.

Aprender a distinguir cantos. Uno de los talleres del festival está dedicado a descubrir las distintas especies por su voz. 

Salir en barco a ver aves marinas. El festival propone diversas excursiones ornitológicas, entre ellas a mar abierto.

Ver 'The Big Year' en la mejor compañía. Durante el festival se proyectará esta comedia, el filme más conocido sobre birdwatching.

Con una parte de evento científico (las conferencias de expertos), otra comercial (la feria de óptica y de empresas de servicios relacionados con el birdwatching —la afición por ver aves—) y otra más festiva y educativa (talleres, cursos, excursiones), el Delta Birding Festival aspira a reunir a dos millares de personas en el recinto del centro Món Natura junto a la laguna de La Tancada y cerca de Poble Nou del Delta.

Allí, en medio de las viejas salinas, se vuelve a levantar el campamento de la feria, con las carpas de expositores y las destinadas a conferencias y talleres. La entrada, válida para los tres días, cuesta 6 euros (el domingo solo, 3 euros), y es gratuita para los menores de 14 años. Este año se incorpora a la oferta de restauración un servicio de Food Trucks (gastronetas o camiones restaurante).

Entre los invitados internacionales al festival destacan expertos mundiales en aves como Lars Svensson, Hadoram Shirihai, Yossi Leshem o Per Alström, que darán conferencias. Se han duplicado las salidas a mar abierto y al río en barcos para observar aves y de nuevo habrá sesiones de cine ornitológico, documentales y exposiciones de fotografía. Se añade también una proyección especial de la película The Big Year. “Aún es la gran película sobre birdwatching”, señala Francesc Kirchner, organizador del festival y propietario de Oryx. Retrata con bastante fidelidad este mundo de los que nos apasionan las aves aunque exagera cómicamente el espíritu competitivo”. Kirchner destaca la presencia de Svensson, autor de la guía más famosa de pájaros, la Collins (editada en España por Omega), con un millón y medio de ejemplares vendidos. El organizador apunta diversas fuentes de interés del festival: “Escuchar a los ornitólogos famosos, que es algo que atrae sobre todo a los que ya conocen este mundo; ver el material óptico y contactar con los representantes de las empresas que dan servicios a los que quieren observar pájaros, y participar en las actividades”. Kirchner recuerda que “nadie debe dejarse los prismáticos en casa”, pues el festival se desarrolla en una zona, el delta del Ebro, excepcional por su riqueza ornitológica y en el mejor momento del año, debido a las migraciones.

La cita permite también disfrutar de otros grandes atractivos como son los paseos en bicicleta —que combinados con la observación de pájaros resultan una delicia— y la playa (la del Trabucador, con sus salvajes extensiones de arena está muy cerca). “También se puede hacer un arrosset”. No hay que olvidar el repelente para los mosquitos. “Es recomendable para cuando se pone el sol, hay un momento en que te acribillan”.

El logo del Delta Birding es un morito, ave parecida al ibis. “Hace veinte años en el delta no había ni uno y ahora hay bandadas fabulosas”. El morito además de su belleza se come al invasor cargol poma, “¡aunque no los suficientes!”. Mientras que la imagen fotográfica del festival es una hermosa garcilla cangrejera.

La recaudación de las entradas (5.000 euros el año pasado) que se destina a proyectos ornitológicos, se empleará esta vez al estudio de las aves en el Este de Europa, donde hay un déficit de información. Otra parte se dirigirá a estudiar la collalba negra en las tierras del Ebro.