Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rascacielos de lujo que quiere cambiar el perfil de Málaga

Un hotel con casino y centro comercial prevé alzarse 135 metros en el puerto

Recreación del hotel de lujo proyectado en el puerto de Málaga.
Recreación del hotel de lujo proyectado en el puerto de Málaga.

Ha sido bautizado como Hotel Suites Málaga Port y está llamado a convertirse, superados todos los trámites administrativos, en el edificio que cambiará el perfil marítimo de la capital de la Costa del Sol. El rascacielos de lujo promovido por el grupo catarí Al Bidda se alzará 135 metros junto a la terminal de cruceros del puerto, en el dique de levante, y tendrá 35 plantas y 352 habitaciones, todas con vistas al mar. El futuro establecimiento, de cinco estrellas gran lujo, dispondrá de un centro comercial y de salas de congresos y exposiciones y pedirá autorización para incluir un casino. La inversión prevista se mueve entre los 100 y los 120 millones de euros.

La propuesta de Al Bidda Group, con diseño del estudio del arquitecto José Seguí, fue la reciente vencedora del concurso de concesión convocado por la Autoridad Portuaria de Málaga y este lunes se ha presentado en sociedad. El hotel aún tiene que superar algunos trámites de enjundia, pero todas las Administraciones han mostrado su respaldo a la iniciativa. Es necesario modificar el Plan Especial del Puerto y el Consejo de Ministros, el único que puede levantar el veto para incluir uso hotelero en un recinto portuario, tiene que dar el visto bueno a la operación. Según los cálculos de los promotores, la obra podría empezar a finales de 2017 y se trabajaría para abrir al público en 2020.

Los 135 metros de altura convertirán al Hotel Suites Málaga Port en el edificio más alto de Málaga. En Andalucía, solo Torre Sevilla, del arquitecto César Pelli y con 178 metros, será más alto que el hotel de la capital malagueña, que creará 350 empleos directos e indirectos. Durante las obras de construcción se empleará a mil personas, según las primeras estimaciones.

El diseño del rascacielos pensado para el puerto de Málaga es de líneas redondeadas. Se trata, según ha explicado el urbanista Seguí, de una elipse acristalada fortalecida por formaciones de bóvedas. Su perfil aerodinámico persigue una mayor resistencia al efecto del viento, que en este punto del puerto sopla con más fuerza que en otros rincones de la ciudad, y al empuje del rompeolas. “Es sencillo, esbelto y fácil de construir”, ha resumido el arquitecto.

Uno de los puntos fuertes de la exclusividad del hotel serán sus habitaciones, todas con vistas exteriores hacia el Mediterráneo. De las 352 estancias previstas, 12 serán suites reales, con tres dormitorios, otros tantos baños y un salón; y 16 superiores, con dos habitaciones, dos baños y salón. El auditorio para congresos tendrá capacidad para 550 personas y el resto de salas para exposiciones y otras actividades complementarias elevarán el aforo total a 1.000 personas. El proyecto incluye piscinas de agua de mar, jardines, locales de restauración y zonas VIP.

Abdullah Al Darwish, representante del grupo promotor, ha resumido durante la presentación el espíritu del proyecto: que el hotel se convierta en “el buque insignia” de la ciudad. Este grupo catarí, con inversiones en todo el Golfo Pérsico, se fijó en Málaga para invertir tras analizar el dinamismo económico y turístico de la capital de la Costa del Sol y se plantea esta iniciativa como el arranque de otros proyectos en el resto de España.