Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud obligará a sus proveedores a revelar el sueldo de sus directivos

Los contratos a partir de 2017 contarán con una cláusula específica de transparencia

Las empresas que firmen un contrato con el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) tendrán que publicar o informar al Departamento de los sueldos de sus altos cargos a partir de 2017. Según ha podido saber EL PAÍS, los contratos a partir de 2017 contarán con una cláusula específica de transparencia que incluye, entre otras cosas, que todos los proveedores de servicios asistenciales, independientemente de su titularidad o su figura jurídica, han de hacer saber al CatSalut los sueldos de sus directivos. Hasta ahora, además de las retribuciones en los entes públicos, la Ley de Transparencia permitía conocer los sueldos de empresas privadas si los ingresos públicos de la compañía superaban el 25% del total.

Toni Comín, consejero de Salud, en el Parlament.
Toni Comín, consejero de Salud, en el Parlament.

La medida de Salud, no obstante, va un paso más allá y afectará a todas las empresas proveedoras, tanto públicas como privadas, con o sin afán de lucro, e independientemente de su volumen de facturación pública. La cláusula pondrá fin a un limbo administrativo que se cebó especialmente este verano con un ciudadano que exigió conocer las retribuciones de los altos cargos de una clínica de titularidad privada concertada con el CatSalut. El Departamento rechazó dar esa información alegando, entre otros motivos, una instrucción propia que imponía la confidencialidad de este tipo de retribuciones, la inconcreción sobre lo que significa “altos cargos” o que podía vulnerar la Ley de Protección de Datos.

Sin embargo, la Autoridad Catalana de Protección de Datos (APDCAT) y la Comisión de Garantía del Derecho de Acceso a la Información Pública (CGAIP) rechazaron su tesis e instaron a Salud a dar esos datos. El CatSalut aseguró que cumpliría con la orden y justificó su negativa con que aplicó “criterios corporativos establecidos para toda la Generalitat” para interpretar de forma homogénea la ley en toda la Administración. Sobre ese precedente, el pasado agosto, Salud recibió un aluvión de solicitudes (más de un centenar) del sindicato Metges de Catalunya (MC) para conocer los sueldos de los altos cargos de varios hospitales.

Con la nueva cláusula de transparencia sobre la mesa, el CatSalut delimitará el concepto “altos cargos” y pedirá a todos los centros de la red pública conocer las retribuciones de sus directivos. Fuentes consultadas por este diario señalan además que, a los proveedores que tienen menos del 25% de facturación pública y están amparados por la Ley de Transparencia a mantener ocultas las cifras de los sueldos directivos, la cláusula instará a que, aunque no las hagan pública, al menos se las den a conocer al CatSalut. La medida de transparencia en los contratos también implicará que todos los proveedores publiquen su organigrama directivo y que realicen auditorias sobre el cumplimiento de la Ley de Transparencia.

Lavado de cara en Salud

Las cláusulas de transparencia en los contratos no son la primera medida que toma el Departamento para enterrar las sospechas de opacidad y mala gestión que han rodeado al sistema sanitario en los últimos años.

Para empezar, Salud ha apostado por mejorar la accesibilidad a las listas de espera, incorporando el parámetro del tiempo de espera de cada usuario en las plataformas digitales de los propios pacientes (La Meva Salut). Además, para evitar el baile de cifras con las listas —una actualización de los registros de diciembre 2015 hizo aflorar en julio una bolsa de 36.000 pacientes en espera que no se habían computado—, el CatSalut ha decidido auditar los sistemas de información y unificar criterios entre los hospitales a la hora de trasladar la información. Otra de las grandes apuestas del Departamento ha sido poner en marcha una auditoría para fiscalizar las derivaciones y las externalizaciones de servicios que han hecho los proveedores contratados por el CatSalut en los últimos años.