Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres boicotean el inicio de curso en una escuela de Tarragona

Las familias se niegan a llevar a los hijos al centro público de Pinell de Brai por un conflicto con una maestra

Los padres boicotean el inicio del curso en la escuela Cèsar Martinell.
Los padres boicotean el inicio del curso en la escuela Cèsar Martinell.

Conflicto abierto en la escuela pública del Pinell de Brai (Tarragona). Prácticamente la totalidad de los 50 alumnos matriculados en el centro Cèsar Martinell no han empezado el curso porque los padres se niegan a llevar a los menores por las desavenencias que mantienen con una de las maestras. Las familias aseguran que las tensiones arrancaron el curso pasado por el malestar que causaban los métodos pedagógicos de la maestra y este año han decidido mantener a los críos apartados de la escuela hasta que el Departamento de Educación no releve la profesional.

Los padres, que aseguran que mantendrán su posición de fuerza hasta que Educación escuche sus reclamaciones, aseguran que el equipo directivo de la escuela apoya su petición. Desde la escuela no se han querido manifestar en este sentido, pero los padres mantienen que las tensiones entre el equipo directivo y la maestra también son constantes. Alegan que el conflicto que esto genera se traslada a los alumnos y que este es otro de los motivos que los han empujado a mantenerlos alejados de las aulas. Los padres apuntan también a que una hermana de la maestra recusada trabaja en la misma escuela y que el clima de discordia también se ha extendido a ella.

Representantes del Departamento y del servicio de inspección se han desplazado hasta la escuela para reunirse con los familiares y los responsables del centro con el objetivo de conocer de cerca los hechos e intentar mediar en el conflicto.

Los técnicos de Educación tratarán de convencer a las familias para que los alumnos vuelvan a clase y empiecen finalmente el curso este miércoles. El departamento ha confirmado que las dos maestras cuestionadas por los padres se encuentran de baja médica y que no hay razones para retrasar la vuelta al cole del medio centenar de escolares que hay matriculados en el centro. La Generalitat ha concretado que una de las maestras ya no llegó ni a empezar el curso.

En las últimas horas ha cogido la baja la otra hermana. Esta maestra mantuvo un duro enfrentamiento con el equipo directivo del Cèsar Martinell y Educación le ha abierto un expediente que podría derivar en sanción disciplinaria.