Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont ratifica el plan independentista en otra Diada multitudinaria

Miles de personas llenan el centro de cinco ciudades en la movilización soberanista del 11 de septiembre

Manifestación de la Diada en Barcelona en el Passeig de Sant Joan.

El independentismo hizo en la Diada de este domingo otra demostración de fuerza al salir en masa a las calles de Barcelona, Tarragona, Lleida, Berga y Salt (Girona). Por quinto año consecutivo, la convocatoria de la Assemblea Nacional (ANC) y Òmnium ofreció una contundente imagen de participación, aunque esta fue bastante inferior a la de 2015. El plan secesionista del Gobierno catalán salió reforzado, según entendió el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quien explicó que en un año espera haber acabado el trabajo y convocar nuevas elecciones. Pese a ello, explicó que volverá a demandar al Estado un referéndum pactado.

Un día después de sostener que el Estado se ha “desconectado” de Cataluña al haber desatendido sus compromisos y obligaciones, Puigdemont ofreció ante los corresponsales extranjeros un talante supuestamente pactista, según el cual iba a proponer al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, que convocara un referéndum pactado, como lo hizo Reino Unido con Escocia. Pero sea como sea, aseguró que su Ejecutivo mantiene su calendario, el de culminar los trabajos de la denominada “desconexión” a tiempo para convocar elecciones a finales de julio de 2017. Y tras la concentración en la que participó, en Salt (Girona), apuntó que si no hay propuesta estatal se analizarán otras alternativas.

En los últimos días, el plan de Puigdemont ha pasado de estar tocado de muerte por las dudas de la CUP a seguir manteniéndolo, a salvarse. Los anticapitalistas le han garantizado su apoyo en la cuestión de confianza del 28 de septiembre y ayer recibió el respaldo en la calle. Jordi Sànchez, presidente de la ANC, le reclamó “determinación” para poner las urnas.

Los cálculos de asistencia

Barcelona. La Guardia Urbana cifró ayer en 540.000 personas la asistencia en la capital catalana, mientras que el Gobierno central contabilizó 190.000.

Tarragona. La policía municipal se negó a ofrecer datos de asistencia, mientras que la Delegación de la Generalitat en Tarragona calculó 110.000 personas. El Gobierno central, contabilizó 50.000.

Lleida. A la manifestación acudieron 60.000 personas, según las cifras del Ayuntamiento, mientras que esa cifra se quedó en la mitad según el Gobierno central.

Berga. La policía local contó 60.000 personas. La Delegación del Gobierno calcula 40.000.

Salt (Girona). Según la Guardia Urbana del municipio participaron 135.000 personas. Fueron 60.000 si se toman en cuenta los datos de la Delegación del Gobierno.

Las cifras de participación son inferiores a las de un año antes. Si en 2015 la Guardia Urbana estimaba los asistentes en 1,4 millones, la celebrada ayer en cinco municipios se quedó en 875.000, según recuentos municipales y de la Generalitat. La ANC calculó algo más de un millón de personas. La Delegación del Gobierno en Cataluña redujo esa cifra a 370.000 asistentes. Aunque las cifras de participación son inferiores a las del año pasado, como ya habían previsto las entidades organizadores, el espacio ocupado por los asistentes desbordó las previsiones de la organización.

Los casi dos kilómetros del paseo de Sant Joan y del de Lluís Companys de Barcelona se quedaron pequeños para albergar las 540.000 personas, según la Guardia Urbana, que finalmente asistieron. Algo similar ocurrió en las otras cuatro ciudades donde se había decidido descentralizar el acto de la capital catalana.

En cada una de las ciudades se leyó una parte del manifiesto en la que se reclamaba “la anhelada república catalana”, tras lo cual los asistentes levantaban una cartulina amarilla al aire y la movían como si se tratara de un latido del corazón. Los presidentes de la ANC y de Òmnium, Jordi Cuixart, hicieron un llamamiento a la unidad soberanista y animaron a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a mostrar desobediencia si el Tribunal Constitucional la sanciona por permitir la votación que abre la puerta a convocar un referéndum unilateral. El cineasta Pere Portabella, quien participó en Barcelona, pidió que “la impaciencia no haga temblar la unidad”.

Como en ediciones anteriores, las distintas concentraciones se distinguieron por un ambiente intergeneracional, festivo y familiar, además de reivindicativo. Y también más transversal, como destacó el presidente catalán una vez finalizó el acto en Salt. Como había anunciado, Puigdemont participó en el acto independentista, a lo que se había negado Artur Mas mientras fue jefe de Gobierno por mantener un perfil institucional.

Una muestra de esa transversalidad fue la presencia de Ada Colau y la plana mayor de En Comú Podem. La alcaldesa evitó asistir a la concentración del año pasado para preservar la “neutralidad institucional” dada la cercanía entonces de las elecciones del 27-S. Pero esta vez fue distinto y primó su incuestionable defensa del derecho a decidir, uno de los pilares de su coalición. “Desde hace tiempo miles y miles de catalanes salen a la calle para exigir una salida democrática al conflicto”, dijo defendiendo la necesidad de que se convoque un referéndum en el que todo el mundo se sienta legitimado. Colau no se puso la camiseta blanca con la leyenda A punt y evitó situarse en la primera fila de autoridades.

En Comú Podem

Horas antes, En Comú Podem marcó perfil propio y se desmarcó del plan secesionista pactado por Junts pel Sí y la CUP. La coalición electoral de la que forma parte Podemos y que ha ganado las dos últimas elecciones generales en Cataluña rechazó de plano la unilateralidad en la celebración de la Diada en Sant Boi de Llobregat, donde hace 40 años tuvo lugar el primer 11-S de la democracia.

“No hay espera que valga, pero tampoco prisa que valga porque no queremos construir un muro de choque para quedar atrapados en hojas de ruta y acrónimos como DUI o RUI”, dijo Xavier Domènech, portavoz de la coalición electoral, en alusión a la declaración y al referéndum unilateral de independencia que barajan los partidos con mayoría en el Parlament.

En Comú Podem hizo bandera de la reclamación de una consulta pactada, aunque Domènech no insistió ayer. “El pueblo catalán tiene el derecho a decidir su futuro”, dijo, y después se limitó a añadir que nadie lo ha defendido tanto como ellos.

 

Con información de Dani Cordero, Àngels Piñol, Pere Ríos, Marta Rodríguez, Cristian Segura, Andrea López, Camilo Baquero y Josep Catà.

Varias decenas de personas queman imágenes de Rey y de la Constitución

Varias decenas de personas quemaron imágenes del Rey y la Constitución en la manifestación de la izquierda independentista y anticapitalista con motivo de la Diada, marcha que bajo exigencia de "desobediencia" ha reunido a varios miles de personas, con la CUP al frente.

Cinco mil personas según los organizadores y 2.300 según Guardia Urbana se han manifestado por el centro de la ciudad hasta el barrio del Born, convocados por la CUP, Arran, Endavant, el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes, Candidatura Obrera Sindical y Alerta Solidaria.

Cuando ya concluía el acto final en el Born, se han encendido diversas antorchas entre el público que han servido para que varias decenas de manifestantes quemaran folletos que se habían repartido previamente, en los que aparecía una imagen del Rey en una cara y de la primera página de la Constitución en el dorso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información