Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteles de Lloret de Mar deben al Consistorio 450.000 euros en recibos del agua y impuestos

El Ayuntamiento ha cerrado cuatro establecimientos que pinchaban la electricidad y tenian varias deudas de subministramientos

El hotel Marina Sand. Toni Ferragut

El Ayuntamiento de Lloret de Mar ha decretado el cierre de los hoteles Marina Sand y Savoy, como ya hizo la semana pasada con el Sun Village y el Mediterranean Sun. Los cuatro tenían la luz pinchada ilegalmente. Además, Marina Sand, el de más capacidad, tampoco tenía contrato con la compañía de gas y estaba conectado en la red de manera fraudulenta con un bypass. “Esto pone en peligro la integridad física de las personas y es inadmisible, de forma que, una vez confirmado, se ha decretado el cierre inmediato”, ha indicado el alcalde, Jaume Dulsat. “Hasta que no dispongan de un contrato con las empresas suministradoras y de un certificado, no podrán volver a abrir” asegura el alcalde.

En un comunicado, esta mañana el Consistorio ha informado de que ha acordado el cese inmediato de la actividad del hotel Savoy una vez agotado el plazo de 48 horas que otorgó a los propietarios para resolver las incidencias detectadas la semana pasada. “Como no hemos recibido ninguna respuesta sobre la certificación de los grupos electrógenos ni que hayan solucionado el tema del suministro eléctrico en el plazo otorgado, se ha procedido al cierre”, ha apuntado Dulsat.

La situación del hotel Marina Sand, con 244 habitaciones, es todavía más grave. Anoche, el Ayuntamiento tuvo conocimiento de incidencias referentes a suministros de gas no legalizados. Una vez los técnicos municipales se enteraron, se personaron en el edificio para contrastar estas incidencias y elaboraron un informe que, además de otras deficiencias detectadas los últimos días, han motivado el decreto de cese de la actividad con carácter inmediato.

El decreto de alcaldía, notificado esta mañana, concede, atendido el gran número de personas alojadas en los dos hoteles (unas 600), un plazo máximo de 24 horas para realojar a los clientes. La agencia de viajes que trabaja con los operadores turísticos que han traído a la Costa Brava a los turistas de estos hoteles lo está intentando recolocar. Hay que recordar que ya se hizo lo mismo con los más de 400 que quedaron en la calle después de cerrar, la semana pasada, el Sun Village y el Mediterranean Sand.

La decisión que ha tomado el Gobierno municipal ha sido comunicada a los Servicios Territoriales del departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat en Girona, que han mostrado su total apoyo a las medidas adoptadas.

Malas praxis inadmisibles

El alcalde de Lloret de Mar mantiene que “sin garantías de seguridad, tanto para los trabajadores como para los clientes, no hay calidad turística. Estas malas prácticas son siempre inadmisibles, y todavía más en el plan operativo de reconversión turística en el que estamos inmersos". Además, Dulsat ha asegurado que “el Ayuntamiento exigirá a los responsables de los establecimientos afectados que velen por ocasionar los menores daños posibles a los clientes y empleados”. En total, más de 1.000 clientes se han visto afectados por esta mala praxis del Grup Savoy, que ha provocado al cierre de todos los hoteles que tiene en Lloret. Los trabajadores, unos 130, se han reunido con el Ayuntamiento y con el Departamento de empresa, que intentan buscar una partida de ayudas.

Para Dulsat, "esta situación que ha afectado cuatro hoteles del mismo grupo empresarial, no se puede extrapolar al resto de establecimientos de la población, aún así el Gobierno municipal ha decidido emprender una campaña de inspecciones en alojamientos hoteleros para restablecer la confianza malograda a raíz de estos hechos”. En este sentido, ha recordado que hace años se hicieron campañas de inspección en diferentes actividades turísticas de Lloret y que el resultado, en cuanto al cumplimiento de las normativas, fue muy satisfactorio.

Atendida la reiterada constatación de incumplimientos y mala praxis del grupo empresarial Savoy, el Ayuntamiento ha decidido emprender las acciones legales procedentes, ya sea por la vía civil y/o penal, para garantizar que no se produce ningún tipo de impunidad a la hora de dañar la marca turística de Lloret de Mar.

El fraude eléctrico del Grup Savoy es de unos 380.000 euros. Endesa calcula que en total los cuatro hoteles acumulan una deuda de 210.000 euros y que la energía defraudada desde que se cortó el suministro en cada uno es de 170.000 euros. Además, el Consistorio ha averiguado que el grupo le debe 450.000 euros en recibos del agua y impuestos.

El nombre que aparece detrás del Grup Savoy es el de José Luis Velasco, un hombre poco conocido en la zona que no forma parte ni siquiera del gremio de hoteleros de la población. Es un gran desconocido que, según apuntan algunas fuentes, tiene unos 50 años y es originario de Segovia. Hace unos años se instaló en Blanes, donde su familia regentaba una agencia de viajes. Su carrera hotelera empezó en la recepción de un establecimiento de la cadena H-TOP. Un buen día alquiló el hotel Savoy y hace unos cuatro años puso en marcha una fuerte expansión con el alquiler con opción de compra de tres hoteles más, que rebautizó. Empezó con el antiguo Dex, que denominó Mediterranean Sand; el Capri, que convirtió en el Sun Village, y el Selvamar, que bautizó  Marina Sand.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información