MERCADO INMOBILIARIO

El Ayuntamiento censura que un fondo de inversión no renueve el alquiler de una activista

Los nuevos propietarios no dan opción a la familia para renovar el contrato del piso en Carabanchel

Bloque de viviendas sociales en la calle del Jacobeo 62, Carabanchel.
Bloque de viviendas sociales en la calle del Jacobeo 62, Carabanchel.samuel sánchez

El Ayuntamiento de Madrid (Ahora Madrid) ha criticado esta tarde que la empresa Fidere, filial del fondo de inversión Blackstone, no renueve el alquiler de Arancha Mejías en la calle de Jacobeo, en el barrio del Ensanche de Carabanchel. Esta activista, de 27 años, ha encabezado el movimiento de afectados por la venta de viviendas sociales a Fidere por parte de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) durante la etapa de Ana Botella en el Consistorio, y ha criticado duramente a la empresa que ahora gestiona los pisos. Mejías se queja de que a algunos de sus vecinos sí les han renovado el contrato de alquiler después de 10 años, aunque con condiciones más duras, mientras que a ella únicamente le han remitido un burofax comunicándole que debe abandonar su piso el próximo 6 de octubre.

La primera teniente de alcalde del Ayuntamiento, Marta Higueras, ha declarado que van a hacer todo lo que esté en sus manos para frenar este "desahucio".  Higueras ha explicado que se han puesto en contacto con el PSOE de Madrid para estudiar una iniciativa conjunta y llevarla al pleno, ya que creen que "Arancha ha pagado el hecho de dar la cara en la comisión de investigación".

El Ayuntamiento ofrecerá apoyo jurídico y buscará una alternativa de vivienda para Mejías y su familia si llega el caso en el que la sociedad no rectifique y no les ofrezca renovar el contrato.  La teniente de alcalde ha aclarado que se han puesto en contacto con el fondo y sus responsables le han explicado que "no van a revisar el caso". "Garantizamos que tendrán una vivienda lo más cerca de donde está ahora", ha concluido. Fidere ha declinado hacer ningún comentario sobre este tema.

Más información

Mejías ha recordado que la exalcaldesa popular, Ana Botella, aseguró en su día que nada iba a cambiar con la venta de pisos, "solo el nombre del arrendador". La activista ha ironizado sobre "los valientes de los fondos de inversión que nunca dan la cara y que dicen que solo desahucian en caso de impagos, delincuencia o problemas de convivencia con otros vecinos". "Siento que es una venganza", ha destacado, "porque en mi familia no hay ni delincuencia, ni impagos ni problemas de convivencia con otros vecinos. Hemos pagado religiosamente el alquiler los 10 años de arrendamiento", ha declarado.

Mejías accedió a su piso junto a sus padres y su hermana en octubre de 2006 con un contrato de arrendamiento con protección pública. Pero este, propiedad entonces de la Empresa Municipal de la Vivienda, pasó a pertenecer a Fidere, que compró un total de 1.860 viviendas.

Esta venta fue una parte de las que se produjeron a los fondos de inversión de la EMVS durante los años 2012 y 2013 (en total, se vendieron 6.844 inmuebles, de los que 2.956 eran viviendas, por 261,8 millones de euros). El equipo de Gobierno municipal, dirigido por Ahora Madrid, anunció recientemente que se querellará contra el antiguo consejo de administración de la EMVS por presuntas irregularidades cometidas en esa operación.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50