Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP apoyará a Puigdemont en la cuestión de confianza

Los anticapitalistas desvinculan el 'sí' del referéndum y empiezan a negociar los Presupuestos

Puigdemont amb les diputades de la CUP Anna Gabriel i Mireia Boya en una imatge d'arxiu. rn
Puigdemont amb les diputades de la CUP Anna Gabriel i Mireia Boya en una imatge d'arxiu.

Moción de confianza del 28 de septiembre, presupuestos para 2017 y referéndum sobre la independencia a mediados del próximo año. Esas son las tres etapas que, según su hoja de ruta, en los próximos meses deberán superar Junts pel Sí y la CUP para consumar la secesión. Y la primera la dan por hecha.

La presidenta del grupo parlamentario de la CUP, Anna Gabriel, ha anunciado este lunes en TV3 que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, puede contar con los 10 votos de su formación y que, por tanto, logrará la confianza de la Cámara tras el debate que se celebrará a finales de mes. La formación anticapitalista había amagado con condicionar ese apoyo al compromiso para celebrar un referéndum unilateral de independencia el próximo año, pero Gabriel admitió ayer la evidencia: ERC y Convergència, los dos integrantes de Junts pel Sí, no han acordado aún si debe celebrarse esa consulta y de qué manera.

A cambio de esa cesión, Puigdemont también ha soltado lastre y no exigirá a la CUP que prometa que su voto en la moción de confianza irá ligado también a un apoyo a las cuentas para el próximo año. Entre otras cosas porque, si finalmente hay acuerdo sobre ese referéndum unilateral, debería hacerse una reserva presupuestaria para los gastos derivados de su celebración.

Gabriel explicó que esta misma semana se celebrará una primera reunión con el Departamento de Economía y Hacienda, dirigido por el republicano Oriol Junqueras, para acordar un “entendimiento de mínimos” sobre los Presupuestos. En ese sentido, la CUP reclamará que se incluyan partidas que acompañen el proceso constituyente"  y, si se acuerdan, el referéndum unilateral. Los anticapitalistas también exigirán medidas para que “los ricos paguen más” y parar privatizaciones de la etapa de Artur Mas. La CUP pondrá sobre la mesa la reclamación de que las cuentas incluyan "

El acercamiento entre la CUP y Puigdemont se produce después de que el pasado viernes mantuvieran una reunión en la que se analizaron cuestiones que fueron desde la situación política española hasta el discurso que el presidente catalán pronunciará el 28 de septiembre. “Hablamos sin presión ni contaminación del entorno”, dijo Gabriel.

El apoyo de la CUP a la moción de confianza disipa el fantasma de nuevas elecciones en Cataluña para enero con el que había amenazado Puigdemont si no superaba el debate del día 28. Con dificultades, pero el independentismo parece seguir unido en sus planes.

 

Más información