Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos exige que los gerentes de los hospitales los nombren el Sermas y la sociedad civil

Sanidad recuerda que se está redactando un proyecto de ley para profesionalizar el sector

Fachada del hospital de La Paz.
Fachada del hospital de La Paz.

El grupo de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid quiere acabar de forma radical con los nombramientos a dedo de los gerentes de los hospitales públicos de la región. Estos parlamentarios van a presentar una moción para que los directores de estos centros sean nombrados por parte del personal y por integrantes de la sociedad civil que tengan conocimientos en medicina y enfermería. Pretenden así que los responsables de la sanidad pública dejen de ser cargos políticos y que su mandato se reduzca a cuatro o cinco años. La Consejería de Sanidad recuerda que se está redactando un proyecto de ley de profesionalización de este sector y que habrá que debatir la enmienda de Ciudadanos en el marco de esta nueva norma.

La situación actual es que los gerentes de los 30 hospitales públicos de la región lo nombra directamente la Consejería de Sanidad. Esto supone que muchos directores puedan permanecer en el cargo durante muchos años, superando en algunas ocasiones los diez años. “Estos centros son auténticas empresas y gestionan presupuestos multimillonarios. En el caso de La Paz y el Gregorio Marañón, superan los 400 millones de euros al año”, recuerda el portavoz de Ciudadanos en temas de Sanidad, Daniel Álvarez Cabo. El resto de hospitales también se mueven, según este parlamentario, por cuentas muy altas. El Clínico, el Ramón y Cajal y el Doce de Octubre sobrepasan los 300 millones de euros. Los medianos llegan a los 100.

El problema que ocurra hasta ahora es que no se tienen en cuenta los criterios que se adoptan para nombrar a otras personas en cargos públicos. La normativa recoge que debe hacerse con los criterios de publicidad y libre concurrencia. Es decir, que todas las personas que no tengan incompatibilidades pueden concurrir al proceso de selección. Una vez analizados sus currículos, se elige al mejor dotado para el puesto en función de una baremación. En caso de incumplir ese concurso-oposición, se puede acudir a la jurisdicción contencioso-administrativa para que un juez determine si el proceso ha sido legal o no.

Eso no ocurre ahora con los gerentes de los hospitales, por lo que muchas veces estos puestos se han convertido en cargos a los que acceden personas vinculadas al partido político que esté en el gobierno o que han ejercido puestos de responsabilidad en otras Administraciones públicas.

La propuesta de Ciudadanos es que estos gerentes sean seleccionados ser seleccionados por las juntas de gobierno de cada hospital y no por la propia Consejería de Sanidad. Al exigirse las características de publicidad y libre concurrencia, se tendría que valorar “la formación y la experiencia profesional”, recuerda Álvarez Cabo. “Es imprescindible para despolitizar la gestión sanitaria”, añade el diputado regional.

En esas juntas de gobierno estarían los profesionales de otros centros hospitalarios y personas de la sociedad civil, como profesionales de asociaciones y colectivos vinculados al entorno sanitario. “Al provenir de otros hospitales, no se moverían por sus propios intereses ni por los de sus compañeros y elegirían a los mejores profesionales”, reconoce el diputado de Ciudadanos.

Mandatos limitados

Lo que también plantea el grupo de Albert Rivera es que los gerentes tengan un mandato limitado en el tiempo, que no superaría en ningún caso los cinco años. ¿Supone esto que, transcurrido ese tiempo, cesarían en sus funciones? Ciudadanos plantea que al final del mandato, la propia junta de gobierno de cada centro evaluará el trabajo desempeñado y se les renovará si han trabajado satisfactoriamente, añade Álvarez Cabo.

Ese nombramiento durante un periodo máximo de cinco años no supone un blindaje definitivo durante ese mandato. La propia junta de gobierno podrá proponer su cese, si no cumplen los objetivos del centro. “Siempre deberían obedecer a causas evidentes que debe valorar la propia junta. De esta forma, queremos acabar con ceses arbitrarios e injustificados”, describe el diputado.

Otra reforma que propone Ciudadanos es que los hospitales funcionen con mucha mayor autonomía en la contratación de personal, de bienes y de servicios. “Ahora si quieren aumentar la plantilla o cubrir una baja, deben informar antes a la Consejería de Sanidad. Lo que pedimos es que se respete escrupulosamente el marco legal y el presupuesto asignado. Esto mejorará la eficiencia en la gestión diaria de los centros”, describe Álvarez Cabo. Esta medida no afectaría a los cuatro hospitales gestionados mediante un convenio con una entidad privada. Son los de Valdemoro, Torrejón de Ardoz, Collado Villalba y Fundación Jiménez Díaz. “Justamente, en estos centros sí que se elige a los gerentes por su valor profesional y médico”, remata el diputado de Ciudadanos.

Un portavoz de la Consejería de Sanidad recordó que esta propuesta debe ser estudiada en el proyecto de profesionalización de la sanidad. Tampoco quisieron entrar a valorarla ya que desconocen los tiempos ni los cauces previstos por Ciudadanos. “Nosotros ya estamos trabajando en la profesionalización de la gestión sanitaria por lo que habrá que ver cómo lo plantean”, añadió este portavoz.

Cifuentes elegió a dedo a seis cargos el pasado mayo

Uno de los casos con los que quiere acabar Ciudadanos se produjo el pasado mes de mayo, cuando el Ejecutivo regional que preside Cristina Cifuentes nombró a seis gerentes de hospitales (La Princesa, Virgen de la Poveda, Niño Jesús, Fuenfría, Guadarrama y Getafe) a dedo.

Estas designaciones se produjeron justo seis meses después de que los socialistas presentaran una moción para profesionalizar la gestión del Servicio Madrileño de Salud (Sermas). Es decir, que los máximos responsables de los centros hospitalarios públicos concurrieran a las plazas tras abrir un procedimiento abierto. Para ello, se deberían escoger con mérito y capacidad. Se acababa así con los nombramientos de libre designación, también llamado a dedo.

Lo fundamental de aquellos nombramientos es que todos tenían un perfil político, justo contra lo que quieren luchar Ciudadanos y para lo que ya presentaron la moción los socialistas. Dos de los nuevos gerentes ya habían prestado sus servicios para María Dolores de Cospedal cuando era presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Fernando Jou, médico y responsable el hospital Virgen la Poveda, fue delegado de la Junta en Toledo. En esta ciudad ya había sido concejal por el PP. También representó a los ediles populares en el consejo de administración de la televisión castellanomanchega entre 2007 y 2011.

El responsable de La Princesa, Rodolfo Antuña, fue director de gestión y servicios generales en el servicio castellanomanchego de Salud (Sescam). Antes de su nombramiento, se había encargado de vigilar a los cuatros hospitales públicos de gestión privada de la región.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información