Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En libertad el dueño del restaurante Yaburi tras un mes en prisión

La Audiencia alega que no se informó de que se le acusaba

Uno de los detenidos durante el registro.

La Audiencia de Barcelona ha dejado en libertad a Arman Mayilyanm, el propietario del lujoso restaurante Yubari, que llevaba un mes en prisión provisional acusado de pertenecer a una organización criminal dedicada al blanqueo de capitales. El tribunal entiende que el letrado del acusado no tuvo acceso a las pruebas esenciales que le incriminaban, por lo que pudo causarle indefensión.
El pasado 12 de julio una operación conjunta de los Mossos d’Esquadra y la Policía Nacional acabó con la detención de Mayilyanm del hijo del ex alcalde de Kiev, Stephan Chernovettsky, y de nueve personas más —la mayoría de nacionalidad ucraniana—. Todos ellos están acusados de pertenecer a una banda que blanqueó diez millones de euros procedentes del crimen organizado a través de la compra de inmuebles. Seis de los arrestados acabaron en prisión preventiva.
La Audiencia reconoce ahora que el abogado del restaurador “no tuvo acceso a los elementos de las actuaciones que resultaban esenciales para impugnar, rebatir y aportar prueba para fundamentar la inocencia de su defendido y/o la petición de libertad”. Según el tribunal, “se incumplieron las disposiciones legales… y eso generó indefensión”.

El hijo del alcalde

Arman Mayilyanm llevaba un mes encarcelado después de que la juez le enviara a prisión tal y como solicitaba la Fiscalía.
El pasado 12 de agosto, la Audiencia decretó la puesta en libertad del hijo del exalcalde de Kiev por un motivo idéntico al del restaurador. El tribunal consideró que en el auto de prisión “no se detallan, ni fundamentan, la existencia de indicios suficientes de la comisión del hecho imputado”, en referencia al fraude fiscal, que es uno de los tres delitos que se le imputan, además del blanqueo y la pertenencia a organización criminal, lo que provocó indefensión del acusado. La Audiencia dejó entonces en libertad a Chernovetskyi y a dos de sus socios, Roman Valesiuk y Sergiy Lazuyk.