Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una empresa química de Esparreguera sufre un vertido de ácido clorhídrico

Protección Civil pide a los vecinos del municipio barcelonés que no se acerquen a la zona

Un agente de la Policía Local de Esparraguera inspecciona la zona.
Un agente de la Policía Local de Esparraguera inspecciona la zona.

Una empresa química del polígono industrial Can Comelles de Esparreguera (Barcelona), Quality Chemicals, ha sufrido este viernes una fuga de ácido clorhídrico, por la que la Generalitat ha activado la alerta del plan de emergencia del sector químico. Aunque la fuga no ha afectado al núcleo de la población ni a ningún municipio colindante, Protección Civil ha pedido a los vecinos, especialmente a los más cercanos a la zona industrial, que si notan escozor en ojos o garganta se confinen dentro de sus propios domicilios cerrando puertas y ventanas y se pongan en contacto con el teléfono de emergencias del 112.

Los hechos han tenido lugar a las dos de la madrugada cuando el vigilante de una empresa vecina a Quality Chemicals ha comenzado a sufrir un fuerte picor en los ojos y ha avisado a la Policía Local. El cuerpo municipal se ha puesto en contacto con los servicios de emergencias.

Ha sido entonces cuando los técnicos de Protección Civil han activado el protocolo por fuga química y se han puesto en contacto con el alcalde de la localidad, Eduard Rivas (PSC). El producto que se ha vertido es ácido clorhídrico líquido en concentración del 35% que se encontraba en un depósito que podía albergar una capacidad para 20.000 litros pero que contenía 5.000. El primer edil ha explicado que “se han vertido cerca de 3.000 litros, lo que ha provocado que se evaporaran cerca de 2000 litros creando una nube tóxica mientras que el resto de químico se ha quedado estancado en dos naves”.

Rivas ha asegurado que poco después de las 9.00 de la mañana se ha abierto la circulación y el tráfico de personas en el perímetro de seguridad creado horas antes en las calles Fornal, Trepant y Gresol del polígono Can Comelles. Según el alcalde “si la nube tóxica ha afectado a algún vecino del municipio no ha necesitado, de momento, la ayuda de los servicios sanitarios”.

“La nube tóxica no es apreciable y solo recomendamos que los vecinos más cercanos —hay que tener en cuenta que es un polígono apartado cierren puertas y ventanas durante la mañana de hoy de forma preventiva”, ha alertado.

El alcalde ha añadido que durante la mañana de hoy el consistorio "revisará el expediente de la empresa que hace unos años, creo que en 2007, tuvo otro accidente con gente intoxicada. Una vez pasada la emergencia analizaremos el cómo y el porqué ha pasado todo y tomaremos las decisiones desde el Ayuntamiento que nos correspondan tomar."

En un primer momento Protección Civil pidió a los vecinos que no se acercaran a la zona afectada si no era imprescindible, para no interrumpir el operativo de limpieza. Según la Agencia Catalana del Agua, el vertido no ha afectado a la riera Can Dalmases, que discurre al lado dle polígono. El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) ha informado de que el accidente químico tampoco ha alterado el tráfico en el autovía A-2.

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado cinco dotaciones de los bomberos, incluyendo un furgón de riesgo químico, y diversas unidades de Policía Local, Mossos de Esquadra y una ambulancia del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), que no ha tenido que atender a nadie.