Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El independentismo alienta una Diada incierta con los “ataques del Estado”

Unos 50.000 voluntarios se inscriben a la jornada, frente a los 130.000 de hace un año

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium preparan otra Diada masiva para el próximo 11 de septiembre, aunque mucho más incierta que en años anteriores. El acto descentralizado de este año solo ha captado hasta ahora 50.000 voluntarios —frente a los 130.000 que se habían apuntado hace doce meses para la edición de 2015— y la vicepresidenta de Òmnium, Marina Llansana, llamó a una amplia movilización para responder a los “ataques del Estado”. Los organizadores prevén captar 50.000 voluntarios más en el tiempo que falta.

Es difícil sacar conclusiones de cómo puede afectar el ambiente que rodea al acto descentralizado —en Barcelona, Salt, Berga, Lleida y Tarragona— de este año. Si puede pesar más el cansancio de la quinta convocatoria, el hecho de que quede un año para el final de la hoja de ruta de Junts pel Sí y la CUP, o los recursos del Gobierno central y las sentencias del Tribunal Constitucional contra las actuaciones del Ejecutivo y el Parlamento catalanes. Llansana, ex diputada de ERC, intentó sacar provecho ayer de ese último punto para alentar las inscripciones y asegurar que otra concentración multitudinaria pueda dar la vuelta del mundo de nuevo.

Sus afirmaciones llegaron desde Lleida, el mismo día que la ANC presentaba la que será la camiseta de la Diada para este año. Es blanca, lleva en su frontal el lema “A punt” —alusiva a la legislatura de la desconexión— y la R de República y en la parte posterior el número 11, por el número de día pero también para dar la sensación “de equipo”. “Cataluña ya está preparada para ser independiente y el punto final del proceso cada día está más cerca”, señalaron portavoces de la organización.

Los preparativos del Onze de Setembre avanzan mientras el Partido Popular y Ciudadanos buscan una muestra en los ayuntamientos de que hay diferentes puntos de vista respecto a la anulación por parte del Constitucional de las conclusiones de la comisión de estudio del Proceso Constituyente, las mismas que detallaban qué pasos se han de dar para llegar a la independencia. Los dos partidos han iniciado una campaña para que mociones en contra de esa resolución parlamentaria sean votadas en los plenos municipales.

La Associación Catalana de Municipis (ACM) celebró esa campaña al considerar que “cualquier iniciativa que fomente el debate y permita a los cargos locales poder expresarse en libertad” es positiva.

La presidenta de la AMI, Neus Lloveras, aseguró que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se comprometió a convocar una consulta tras el verano para decidir si el Ayuntamiento se sumaba al resto de municipios considerados independentistas. En declaraciones a Catalunya Ràdio, Lloveras aseguró que Colau le dijo entonces que “necesitaba un poco más de tiempo” y que quería “dejar pasar un par de meses”.

Más información