Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal de Castellón destituye a su secretario general, imputado por fraude

Rafael Montero, investigado por fraude, será sustituido de manera accidental por Germán Bellvís

Rafael Montero tras ser destituido por la Confederación Empresarial de Castellón. Ampliar foto
Rafael Montero tras ser destituido por la Confederación Empresarial de Castellón.

La Confederación de Empresarios de Castellón (CEC) ha destituido a su secretario general, Rafael Montero, quien seguirá vinculado a la patronal como trabajador pero sin funciones ejecutivas. Montero está en espera de la apertura de juicio oral por un fraude de 1,8 millones de euros de ayudas públicas en cursos de formación, en el que también está imputada la CEC.

Rafael Montero, que fue gobernador civil de Castellón entre 1979 y 1982, accedió a la CEC en 1980 y en 1987 fue nombrado secretario general. Vinculado a Carlos Fabra, Montero entró en la patronal de la mano de José Roca. Ambos gobernaron la asociación de empresarios sin oposición hasta la reciente dimisión de Roca y la ahora destitución de Montero.

La patronal castellonense atraviesa una situación delicada y por parte de algunos sectores se ha llegado a plantear la disolución y la integración en una patronal de nuevo cuño y de carácter autonómico. A su salida, el equipo liderado por Roca deja a la CEC en preconcurso de acreedores por una deuda cifrada en 1,5 millones de euros e imputada por el fraude de los cursos de formación.

Tras la dimisión de Roca, los empresarios de Castellón nombraron una junta gestora que ha de guiar el periodo de transición. En su reunión de hoy, la junta directiva ha ratificado los acuerdos tomados por la gestora y ha aceptado la propuesta de remoción del secretario general, Rafael Montero.

La gestora ha alegado “pérdida de confianza” y “falta de transparencia” para argumentar su decisión. De manera accidental, Germán Bellvís, representante de la patronal azulejera Ascer, la industria más importante de Castellón, ha sido nombrado nuevo secretario general. Una vez ratificada por la asamblea la gestora, formada por seis miembros, tiene plenos poderes de representación de la CEC para empezar a trabajar y tomar decisiones.

En este sentido, Maite Balada, representante de la gestora y miembro de la Asociación de Mujeres Empresarias de Castellón, ha explicado que “la realidad es que no sabemos a qué nos enfrentamos. Vamos a ir desmenuzando poco a poco porque la finalidad es hacer lo mejor posible para todos, a nivel de personal, de proveedores, de todo, para que la CEC siga siendo una entidad representativa de Castellón”.

Por su parte, Néstor Pascual, representante de la Federación Provincial de Agricultores y Ganaderos y también miembro de la gestora ha manifestado que “la junta gestora no ha tomado ninguna decisión aún porque no sabemos dónde estamos. Al tiempo que nos irán informando los asesores, tomaremos decisiones. Hay un vacío de poder y tenemos que ponernos al día”.

En cuanto a la relación con la patronal valenciana, desde la CEC se ha explicado que existe un plazo hasta el 31 de octubre para tomar una decisión sobre su composición y la participación castellonense y abrir un proceso de negociación de la deuda que mantiene con Cierval. No obstante, la asamblea ha transmitido hoy a la junta gestora la voluntad unánime en la continuidad como institución de la Confederación de Empresarios de Castellón.

Más información