Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 20 hospitales superan el plazo máximo para visitas al especialista

El complejo hospitalario de Berga casi triplica el tiempo de espera estipulado de 90 días para consultas externas

Manifestación en el hospital de Bellvitge de Barcelona en 2014
Manifestación en el hospital de Bellvitge de Barcelona en 2014

Las listas de espera para visitar a un especialista en los hospitales catalanes acumulan más de medio millón de personas. Con respecto a diciembre de 2015, la cola se ha reducido en 100.000 personas y los tiempos de espera medios han pasado de 163 a 106 días (un 35% menos), pero estas cifras todavía están lejos de cumplir lo estipulado por ley. Según una instrucción de Salud, los pacientes en lista de espera para consultas externas no tendrían que superar los tres meses de demora. Sin embargo, en una veintena de hospitales, los retrasos superan, algunas veces con creces, el término máximo de 90 días.

El caso más paradigmático es el del hospital comarcal de Sant Bernabé (Berga), que tiene un tiempo medio de espera para visitar al especialista de 242 días, casi el triple de lo que marca la norma de Salud. Para visitar al oftalmólogo, la espera media es de 10 meses.

Pero el Sant Bernabé no es el único centro sanitario con tiempos disparados para consultas externas. El hospital de la Cerdanya tiene, en global, una lista de espera media de 167 días, pero el tiempo de espera alcanza cifras récord en especialidades como cardiología, con más de un año de retraso de media (397 días), o en visitas al médico digestivo, que tiene también 10 meses de espera media.

En Lleida, el único hospital que supera los 90 días de retraso es el Santa María, con retrasos especialmente significativos en cardiología y otorrinolaringología. En la comarca del Camp de Tarragona, el Santa Tecla (casi cuatro meses de espera media) y el hospital del Vendrell (100 días de retraso) son los centros que acumulan unos tiempos más dilatados. En Girona, son el de Campdevànol (162 días), el de Figueres (109 días), el hospital de Olot y comarcal de la Garrotxa (casi cinco meses) y el Santa Caterina (95 días), los complejos sanitarios que superan los plazos estipulados por ley. En la zona de la Cataluña Central, el hospital de Igualada, con 93 días de espera media, supera, por poco, el tiempo de espera máxima. El Espitau Val d’Aran (112 días) es el otro centro que, junto al de la Cerdanya, eleva los retrasos medio en la comarca del Alt Pirineu.

Centros que superan la espera máxima

Lleida: Santa Maria (122 días).

Camp de Tarragona: Santa Tecla (116), Vendrell (100).

Terres de l'Ebre: Verge de la Cinta (101).

Girona: Campdevànol (162), Figueres (109), Olot (141), Santa Caterina (95).

Catalunya Central: Sant Bernabé (242), Igualada (93).

Alt Pirineu i Aran: Vall d'Aran (112), Cerdanya (167).

Barcelona: Clínic (195), Esperit Sant (225), Terrassa (159), Granollers (103), S. Joan de Déu de Martorell (122), S. Joan de Déu de Esplugues de Llobregat (101), Sant Rafael (204), Sant Pau (192).

De los hospitales del Instituto Catalán de la Salud (ICS), la gran empresa pública sanitaria que gestiona ocho grandes centros sanitarios y el 80% de la atención primaria de Cataluña, sólo el Verge de la Cinta de Tortosa supera los 90 días de plazo máximo. La espera media es de 101 días y los retrasos son más pronunciados en oftalmología y urología.

En la región sanitaria de Barcelona, las demoras también se aprecian en los grandes hospitales, como el Clínic, que tiene 20.000 pacientes en espera para visitar al especialista y unos tiempos de retraso de seis meses y medio. Dermatología, oftalmología, otorrinolaringología y traumatología son las especialidades con más demoras. El Sant Pau, por su parte, comparte más o menos el mismo tiempo medio de espera que el Clínic, aunque en su caso, estos retrasos se reflejan en todas las especialidades de las que dispone, incluidas ginecología, neurología o digestivo.

Los dos hospitales de Sant Joan de Déu, el de Martorell y el de Esplugues de Llobregat, suman retrasos de 122 y 121 días de media, respectivamente. El Sant Rafael alcanza los siete meses y supera los plazos en todas las especialidades que oferta el centro. El hospital General de Granollers tiene un tiempo de espera de tres meses y medio y el Consorci Sanitari de Terrassa suma unas demoras de 159 días, con retrasos significativos en oftalmología. El Esperit Sant, que marca un retraso de 225 días, es el único centro sanitario que no ha facilitado todos los datos a causa de “problemas tecnológicos”.

En el conjunto de Cataluña, casi todas las especialidades superan ampliamente el tiempo máximo de 90 días. Se salvan, por los pelos, dermatología, cirugía general y otorrinolaringología, que suman unos retrasos de 89, 82 y 88 días respectivamente. Ginecología y oftalmología son las especialidades peor paradas en toda Cataluña (121 y 11 días de retraso respectivamente).

Más información