Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP quiere que San Isidro sea evento de interés general como el Orgullo

El grupo popular dice que la propuesta debe ser aprobada en el pleno por todas las formaciones "por coherencia"

Esperanza Aguirre en la plaza de Las Ventas.
Esperanza Aguirre en la plaza de Las Ventas.

El PP quiere que el Ayuntamiento califique la feria de San Isidro como evento de interés general, tal y como hizo el pasado junio con la fiesta del Orgullo. Ese estatus permite a los comercios en la zona donde se celebra el evento tener una legislación más laxa en cuanto a horario de apertura y ruido. En el caso del Orgullo, eso ocurre durante una semana; pero en el caso de San Isidro se prolongaría durante 31 días. La propuesta, que será presentada el miércoles en el pleno municipal, choca con el rechazo de Ahora Madrid a la fiesta de los toros.

El PP se abstuvo cuando el pleno municipal aprobó en junio el carácter de evento de interés general para la fiesta del Orgullo. Ahora, sin embargo, pide que la feria de San Isidro reciba el mismo reconocimiento. El estatus especial brindado al Orgullo puso un freno a las mutas que tenían que pagar los organizadores del evento por el ruido que se emitían desde algunos escenarios, entre ellos en el que finalizaba la manifestación reivindicativa y de caracter nacional que recorre la capital.

El pleno municipal declaró a finales de junio, unos días antes de que el Orgullo se celebrase en las calles del centro de Madrid, la especial significación ciudadana del evento. La propuesta fue presentada de forma conjunta por PSOE y Ahora Madrid. También obtuvo el voto afirmativo de Ciudadanos, pero no así el del PP, que se abstuvo. Entonces la portavoz socialista, Purificación Causapié, afirmó que de la medida pretendía "hacer posible celebrar el Orgullo sin penalizar a sus organizadores".

En 2015, por ejemplo, se impusieron más de 180.000 euros en multas durante la celebración del Orgullo. El pasado julio, el evento congregó a más de 1,5 millones de personas el día del desfile, según la organización y significó para Madrid la llegada de 300.000 turistas, según los hosteleros. Eso se tradujo en un incremento del 10% en la ocupación hotelera (con un 90% de las habitaciones del centro reservadas). En total, según estimaciones del gobierno municipal, el Orgullo lleva a las arcas públicas unos 150 millones de euros; además, fomenta "la marca Madrid como símbolo de libertad e igualdad".

Según la concejala del PP Carmen Castell, la "equiparación" de la feria de San Isidro a la fiesta del Orgullo tiene argumentos tanto políticos como económicos. "La feria tiene un claro atractivo turístico y económico", dijo. "Por ello pedimos que se proteja, exactamente como se hace con el Orgullo", explicó a EL PAÍS. Castell cifró en "600.000 personas" el flujo de turistas que llegan a la capital para asistir a las corridas de toros. "Eso genera una huella económica en toda la ciudad, pero sobre todo en los establecimientos, comercios, restaurantes y bares que hay alrededor de la plaza de toros", dijo. Agregó que los comerciantes del área colindante de la plaza de Las Ventas denunciaron el trato de favor con respecto a las tiendas y bares del centro durante el desfile del Orgullo. "Se preguntan por qué con aquellos la ordenanza se levanta y con ellos no", declaró.

Defensa de los toros

La propuesta del PP también responde a la sensación de "amenaza" que el mundo taurino comparte con respecto a las últimas decisiones del Consistorio. Preguntada sobre las razones de por qué los populares no llevaron adelante esta propuesta cuando estaban en el gobierno, Castell consideró que durante la época del PP no se daba la necesidad de proteger la fiesta. "Pero ahora surge una amenaza y te das cuentas de que tienes elementos para protegerla", afirmó.

En septiembre, Ahora Madrid retiró la ayuda de más de 60.000 euros que el Ayuntamiento venía entregando cada año a la escuela taurina Marcial Lalanda. En opinión de Castell, esa decisión revela la errónea lectura política del gobierno municipal sobre la tauromaquia: "Como representantes del gobierno de Madrid, tienen que dar protección a todo, les gusten o no los toros", sostuvo.

A pesar de su abstención en la decisión de proteger el Orgullo, el grupo popular espera ahora alcanzar un acuerdo con todas las fuerzas políticas en el pleno: "Confío en que impere la coherencia. Madrid ha sido siempre abierta y libre, y espero que entiendan que los toros no tienen nada que ver con la política. Proteger la feria de San Isidro es sobre todo una cuestión económica", concluyó la concejal.

El argumento del impacto económico

La feria taurina de San Isidro es la que más dinero genera a nivel español, según un estudio de la Universidad de Extremadura basado en datos de 2013. De media, una sola semana de feria taurina supone para la ciudad donde se celebra unos 5,8 millones de euros, según calcula este informe. No obstante, conforme a la estimación realizada por la universidad extremeña, la feria de San Isidro genera 61,8 millones. Una cifra que supera los 26,2 millones de los Sanfermines o los 17,9 millones de la Feria de Abril de Sevilla. La tauromaquia produce anualmente un impacto económico de 1.600 millones en todo el país, según este estudio, encargado por la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información