Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Collboni se estrena con un plan de apoyo a bares y restaurantes

El Gremio de Restauración aplaude que "por fin" el Ayuntamiento les reconozca como "activo económico"

Jaume Collboni, al pleno del Ajuntament  de Barcelona.
Jaume Collboni, al pleno del Ajuntament de Barcelona.

El teniente de alcalde de Empresa del Ayuntamiento de Barcelona, el socialista Jaume Collboni, presentó ayer su primera medida de gobierno como integrante del ejecutivo de la alcaldesa Ada Colau: un plan de apoyo al sector de la restauración, “una forma de impulsar en positivo un sector clave”.

La batería de medidas, valoradas en un millón de euros, supone firmar una tregua con los bares y restaurantes, que el verano pasado declararon la guerra a Colau por la aplicación de la polémica ordenanza de terrazas del ex alcalde Xavier Trias. Una ordenanza que el actual gobierno se ha visto obligado a suavizar en sus aspectos más controvertidos, porque de aplicarse como estaba prevista suponía retirar miles de mesas. Ayer el Gremio de Restauración aplaudió que “por fin” el consistorio les “reconozca como un activo económico de primer orden”.

“Punto de inflexión”

“Esperamos que sea un punto de inflexión en positivo con un sector inmerso en polémicas evitables con propuestas en positivo”, manifestó Collboni, que subrayó que se trata de “la primera medida” de su tenencia de alcaldía. La concreción de la propuesta de modificación de la ordenanza estará lista a finales de año y tendrá en cuenta la singularidad de los establecimientos y su ubicación. El redactado dependerá de la realidad de cada barrio o calle.

Las medidas presentadas pasan por “políticas integrales para tener un modelo de restauración propio basado en la calidad y la sostenibilidad”, en palabras de Collboni. El concejal del PSC recordó que en la ciudad hay 7.000 bares y restaurantes que emplean a 63.000 personas.

“La restauración aporta a la ciudad parte de su marca, es una fuente de ingresos, elemento de cohesión y de dinamización y aporta empleo”. Entre las medidas propuestas figura la creación de un Observatorio de la restauración, impulsar unas jornadas internacionales para analizar el sector, la creación de un sello de calidad desde el punto de vista del servicio, el producto y el empleo.

Más información