Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de contingencia de Vueling contempla cancelaciones anticipadas y más aviones

La Aviación Civil italiana amenaza a Vueling con sanciones por el caos en Roma

Retrasos en Vueling.  Viajeros de Vueling en el Prat de Barcelona.

Vueling ha presentado ya su plan de contingencia a las autoridades su plan de contigencia para afrontar el caos de los últimos días. El documento contempla un aumento de aviones y la cancelación anticipada de vuelos. Tras el análisis, las medidas han sido vistas como razonables por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) y la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), organismos dependientes del Ministerio de Fomento. Fuentes del Gobierno explican que representantes de Vueling, Aesa y Aviación Civil volverán a reunirse el jueves por la mañana en el Ministerio de Fomento para evaluar las medidas y la planificación para todo el fin de semana del plan presentado por la aerolínea.

En una entrevista a EL PAÍS, el presidente de la aerolínea, Javier Sánchez-Prieto, explicó este martes que el plan contempla medidas como agrupar vuelos, aumentar el tiempo de escala de 35 a 45 minutos, incrementar los aviones y las tripulaciones de reserva y acordar medidas de flexibilidad con los trabajadores. La aerolínea adoptará y comunicará en breve a los usuarios las decisiones que adopte. "Estamos valorando si hay que hacer cambios, siempre avisando, con rembolsos e incluso con algún tipo de compensación para beneficiar al resto de la operación", explica.

La alcaldesa de BArcelona, Ada Colau, pidió anoche a Vueling, en una entrevista concedida a BTV, que la compañía haga lo que haga falta, pero que garantice el servicio a los ciudadanos, aparentemente no parece qu ehaya sido rápida la intervencion". Colau apuntó qe la crisis de los retrasos y cancelaciones está afectando "a la inagen de la ciudad y también a los vecinios, ciudadanos que han pagado un servicio para ir de vacaciones". Con todo, la alcaldesa ha recordado que las competencias no son suyas: "Ya nos gustaría", ha dijo.

Pero la aerolínea del grupo IAG no solo puede tener problemas con las autoridades españolas. Al caos que hubo en el aeropuerto de Barcelona por las cancelaciones y retrasos generalizados de Vueling, hay que añadir el que padecieron los aeropuertos italianos lo padecieron, en especial Roma-Fiumicino, donde Vueling tiene su segunda mayor base operativa, y Palermo. Además de reunirse con el ministerio de Fomento y la Generalitat, ayer la cúpula de Vueling tuvo que dar explicaciones también a la Aviación Civil italiana (ENAC). Según ha difundido en un comunicado, el organismo amenaza a la aerolínea con la aplicación de sanciones en caso de que de sus indagaciones se desprenda que ha violado el reglamento sobre asistencia e información a los pasajeros.

La nota de la Aviación Civil italiana recuerda que desde el jueves los vuelos de la compañía experimentaron “cancelaciones y retrasos”, en especial en Roma y Parlermo, que causaron “malestar a los pasajeros”. La compañía justificó los incidentes en “fallos técnicos de las aeronaves” y dio garantías “sobre la asistencia proporcionada a los pasajeros” por los retrasos y las cancelaciones, según el organismo italiano.

La Autoridad de Aviación Civil reclamó a la empresa información detallada sobre el número de aviones de la flota, de las aeronaves en reserva y la programación para los próximos meses, incluida la rotación de las tripulaciones “con el fin de evitar que se repitan situaciones similares durante el verano”. Además, la autoridad italiana ha reclamado a Vueling una mejor coordinación, también con los servicios de tierra.

El verano pasado la Aviación Civil italiana ya llegó a amenazar a Vueling con retirarle las licencias de vuelo para Italia después de registrar numerosos retrasos y cancelaciones en el aeropuerto de Roma-Fiumicino. Un incendio cerca de las pistas del aeropuerto y un corte eléctrico hicieron mella en la operativa de la compañía. La Aviación Civil italiana dio un aviso a la aerolínea integrada en IAG por la lentidud en recuperar la normalidad.

Los pasajeros de Vueling sufrirán hoy nuevas cancelaciones por la huelga de controladores franceses. La aerolínea informó este lunes que prevé anular 40 vuelos, de los cuales 18 tenían origen o destino Barcelona y 22 a otros aeropuertos españoles, en concreto Valencia, Alicante, Palma de Mallorca, Málaga, Ibiza y Sevilla.

La protesta, que arrancará hoy a las 19.00 y culminará a las 6.00 del miércoles, afectará a otras aerolíneas. Iberia anunció la cancelación de seis vuelos que debían sobrevolar el cielo francés, en concreto de la ruta Madrid-Londres y Madrid-París.También Ryanair anunció que deberá cancelar 102 vuelos sobre Francia para el martes, lo cual supone dejar en tierra 18.000 pasajeros. Otros 100.000 sufrirán retrasos.

Por otra parte, la organización de consumidores Ceaccu recomendó este lunes a los afectados por las cancelaciones y retrasos acudir a los tribunales y puso a disposición de los usuarios un modelo de demanda judicial gratuito para reclamar una compensación económica por los perjuicios sufridos.

El Ministerio de Fomento obligó este lunes a Vueling a presentar un plan de contingencia que garantice que podrá llevar a cabo todas las operaciones previstas para este verano. Lo hizo tras constatar una "posible falta de recursos" de la aerolínea para cubrir las 700 operaciones diarias previstas para los próximos meses. La Generalitat de Cataluña, con quien también se reunió la cúpula de la compañía tras el caos en Barcelona, también consideró que los aviones alquilados para afrontar la crisis son insuficientes y hará que Vueling le rinda cuentas cada semana.

Tras cuatro días de caos en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, a los responsables de Vueling les tocó este lunes dar explicaciones a todo el mundo: a los ciudadanos, a los trabajadores, a la Generalitat y al ministerio de Fomento. La compañía admitió los "fallos de organización" que denuncian los sindicatos y aseguró que se ha reforzado con más aviones y pilotos para volver a la normalidad. Sin embargo, si para la aerolínea del grupo IAG el origen de esos errores estaba en las huelgas de controladores aéreos de Francia, para los sindicatos los paros dieron solo la puntilla a una "nefasta gestión y planificación" que efectuó la anterior dirección de la compañía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información