Iceta dice que la ‘vía canadiense’ es una propuesta federalista

El líder del PSC insiste en que el tema se debatirá en el congreso y sólo se ha aparcado

Miquel Iceta, líder del PSC.
Miquel Iceta, líder del PSC.Albert Garcia

Dos días después de que se produjese la rebelión que se produjo en el consejo nacional del PSC  que llevó a aparcar la ponencia que recogía la vía canadiense para resolver la situación política catalana, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, insistió este lunes en defender ese planteamiento y recordó que el tema deberá ser resuelto en el congreso de noviembre. “La propuesta que se plantea como último recurso es una posición federalista, no es soberanista, no es el derecho a decidir, ni la autodeterminación ni la unilateralidad”, ha dicho.

La vía canadiense, que rechaza de plano la dirección del PSOE, implica la celebración de un referéndum legal y acordado, pero siguiendo la senda que marcó en aquel país la ley de claridad, que define las condiciones para una consulta sobre la secesión de una parte del territorio. La revuelta y el posterior acuerdo del consejo nacional, insistió Iceta en una entrevista en TV3., no implica la renuncia a esa posición, sino solo su aplazamiento al congreso de los días 4, 5 y 6 de noviembre.

“Podríamos haber eliminado las frases de la ponencia y esconder el debate, pero lo que hemos hecho es llevarlo al congreso”, ha declaro. Hubo quien en el fragor del debate del pasado sábado pidió la votación de la propuesta para evidenciar una posible derrota de la dirección, pero finalmente se llegó al consenso de aplazar el tema. Iceta argumentó que se desconoce el apoyo que hubiera tenido, porque no se llegó a votar.

Los dirigentes territoriales que cargaron el sábado contra la propuesta evitaron ayer, en su mayoría, ahondar en la división. “Es un tema interno del partido”, dijo a través de un portavoz Antonio Poveda, primer secretario de la federación del Baix Llobregat, la de más peso en el PSC, y uno de los que cargó más duramente contra ese planteamiento.

Otra de las voces críticas que reclamó el anonimato no se privó de arremeter contra Iceta, al que acusó de puro tacticismo con su propuesta de la vía canadiense para menguar las aspiraciones de la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, de sucederle al frente del partido. Parlon representa la savia nueva de los socialistas catalanes y la candidata que Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, hubiese querido como cabeza de lista del PSC a la Generalitat en las elecciones autonómicas del año pasado, pero ella lo rechazó.

“La Declaración de Granada es lo que une al PSC”

Xavier Amor, primer secretario de la federación del PSC de la comarca del Maresme y alcalde de Pineda de Mar, fue uno de los pocos dirigentes territoriales que este lunes ha dado la cara y ha hablado con nitidez. “El PSC tiene una posición que genera mucho consenso, incluso con el PSOE, y es la Declaración de Granada”, ha explicado a EL PAÍS. “Si hay otras propuestas ya se verán en el congreso, pero lo que hemos de hacer es centrarnos en la reforma constitucional que defendemos todos los socialistas”.

El alcalde considera que si falla esta y hay que abrir otras vías, ya lo verán. “De momento yo lo dejaría así”, aseguró, para abundar en la idea extendida en el PSC de que no se puede explicar un plan b sin haber explorado primero el a de la reforma constitucional y sin constatar que ha fallado.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo, cargó contra la vía canadiense del PSC y dijo que le da exactamente igual lo que diga "un compañero del PSC, dos compañeros del PSC, uno de Extremadura o de otra comunidad", porque la posición del PSOE con relación al debate territorial está cerrada por el comité federal.

También arremetió contra la decisión, por razones diferentes, la coordinadora nacional del Iniciativa per Catalunya Verds, Marta Ribas, quien lamentó que el PSC aparcara la ponencia política que recoge un referéndum pactado.

Iceta quitó hierro a la división del consejo nacional, máximo órgano del PSC entre congresos, y vaticinó que no se repetirá la fractura de hace un año, cuando entregaron el carné los cuadros del sector más catalanista. “Igual nos hemos precipitado al escribir esta propuesta, pero el redactado no es inocente y lo que queríamos era abrir el debate”.

Será inevitable que la situación interna que vive el PSC ocupe parte de la entrevista que Iceta mantendrá el miércoles con Sánchez en el marco de la ronda de contactos con dirigentes territoriales para conocer su opinión sobre qué hacer ante la investidura de Mariano Rajoy. El líder del PSC tiene claro que le toca al jefe del PP intentarlo y que los socialistas no deben allanarle el camino, ni con la abstención ni con un voto favorable, y que su partido debe pasar a la oposición.

En otro momento, Iceta abundó en que la solución para resolver el encaje de Cataluña en España ha de venir de la reforma constitucional y que la vía canadiense sería el último recurso a tres o cuatro años vista. “Este tema lo vivimos con más angustia en Barcelona que en Soria, por ejemplo, por lo que nuestra exigencia ha de ser más alta”, apostilló.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS