Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo ve “indigno” el proceso contra sus cargos por negar fármacos de hepatitis C

El presidente carga contra "políticos, periodistas y médicos" por dar "mala imagen de la sanidad" y AGE le afea que el "amigo de Marcial Dorado dé lecciones de catadura moral"

Feijóo, este miércoles durante la sesión de control en el Parlamento gallego.
Feijóo, este miércoles durante la sesión de control en el Parlamento gallego.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha calificado de "indigno” el proceso judicial abierto contra dos altos cargos de la Consellería de Sanidade, imputados por prevaricación al retrasar y negar la nueva y costosa medicación recetada a enfermos gallegos de hepatitis C, algunos de los cuales murieron antes de recibirla. Durante la sesión de control celebrada este miércoles en el Parlamento autonómico, Feijóo ha hecho extensiva a “la inmensa mayoría de los facultativos del Sergas” su percepción de lo indignante de la denuncia, presentada por la fiscalía, que ha dado lugar a la investigación judicial.

Las declaraciones se producen después de que el sindicato médico mayoritario en Galicia, CESM, acusara al presidente de la Xunta de “eludir responsabilidades” en este asunto y de “aplicar criterios economicistas” en la dispensación de estos fármacos a los enfermos. No obstante, el jefe del Eecutivo autonómico se ha reafirmado este miércoles, en sede parlamentaria, en las declaraciones realizadas hace unos días en una entrevista en Onda Cero en donde aludió a los impulsores de la denuncia (el colectivo Batas Blancas y la Plataforma de Afectados pola Hepatite C) para acusarlos de actuar movidos por intereses personales.

“Sé perfectamente los intereses que hay detrás”, afirmó Feijóo, precisando que la denuncia fue formulada por “médicos que están haciendo trasplantes a 100.000 euros”. El presidente aludió en esa entrevista, sin nombrarlo, al jefe de trasplante abdominal del Hospital Clínico de Santiago, Evaristo Varo, a quien el PP achaca que actúa desde el colectivo Batas Blancas por haber visto frenado un ascenso en su carrera profesional que consiguió el marido de la conselleira de Sanidade en aquel momento, Rocío Mosquera.

La reafirmación de Feijóo en estas declaraciones se ha producido en su respuesta a la intervención del viceportavoz de AGE, Antón Sánchez, que lo ha acusado de “calumniar y atacar a un trabajador público desde su poderosa posición” con una actitud “propia de un matón”, expresión que le supuso a Sánchez la llamada al orden del presidente del Parlamento. Feijóo ha respondido al diputado de AGE cuestionando su “catadura moral” y, tras expresar su respaldo “a los profesionales”, ha cargado contra los “políticos, periodistas y médicos que intentan extender una imagen falsa de la sanidad pública” de Galicia.

“No tiene sentido acusar a la Xunta de dejar morir a los pacientes por motivos económicos cuando gastó más de cien millones de euros en los tratamientos”, ha argumentado. Sánchez le ha respondido precisando que la denuncia judicial fue presentada por la fiscalía, no por los médicos, que la impulsaron “para salvar vidas” y ha recordado que la Xunta de Galicia es la única Administración del Estado encausada por esta cuestión.

“¿Está usted criticando a la Justicia?”, ha inquirido el diputado de AGE después de replicar que “el amigo de Marcial Dorado, de Pachi Lucas y el que mantiene a Baltar no me va a dar a mí lecciones de catadura moral”. Feijóo ha replicado reclamando tiempo para la instrucción, insistiendo en que se cumplieron todos los protocolos para tratar a los enfermos. Junto a ello, ha puntualizado que el juez no ha admitido la investigación por homicidio que pedía la fiscalía, aunque ha evitado mencionar que el juez instructor mantiene las imputaciones a sus dos altos cargos por prevaricación por retrasar y negar los nuevos fármacos a algunos de los enfermos que acabaron falleciendo.